El PSOE busca a los críticos con Castejón para movilizar el voto de cara al 10-N

El partido comunicará en las próximas horas la expulsión de los ediles socialistas, que se consumará en vísperas del inicio de la campaña

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El PSOE hará efectiva, en las próximas horas, la comunicación oficial al Ayuntamiento de que los seis ediles socialistas del equipo de gobierno local ya no pertenecen a sus filas. Sin embargo, esa decisión no se hará efectiva, con la disolución del grupo municipal, hasta un Pleno previsto para la última semana de octubre. Será en vísperas de la campaña de los comicios generales del 10 de noviembre. Entretanto, el secretario de Organización del PSRM, Jordi Arce, ya ha iniciado contactos con militantes socialistas críticos hacia la alcaldesa, Ana Belén Castejón, para impulsar la movilización que les reporte votos y lograr un número suficiente de vocales en las mesas electorales.

Los seis ediles socialistas en el Ayuntamiento fueron expulsados de forma definitiva, el pasado viernes, por pactar un gobierno local de coalición con el PP y Ciudadanos, a espaldas de la dirección regional y federal de su partido. El expediente para echarlos se consolidó al negarse Castejón y los suyos a entregar el acta de ediles, como se les exigía, para que corriera la lista.

Al cierre de edición, Castejón, Juan Pedro Torralba, Mercedes García, Irene Ruiz, Alejandra Gutiérrez y David Martínez seguían integrados en el Grupo Socialista, porque el aviso por correo electrónico de que están expulsados no tiene validez para el Ayuntamiento. Los Servicios Jurídicos esperan la comunicación oficial para preparar el escrito de disolución.

La Ejecutiva Regional, que el sábado respaldó la expulsión, entiende que «no ha lugar a que ni Castejón ni sus colaboradores participen en ninguna reunión ni acudan a ningún acto de partido a partir de ahora». «En los actos institucionales podrán estar en nombre del gobierno local», indicó Arce.

Por eso no serán invitados al encuentro que el secretario regional de Organización, tiene previsto mantener, esta semana en Cartagena, con los miembros de la gestora y con los secretarios de las agrupaciones locales. En esa reunión, con casi toda probabilidad, se creará el comité electoral local, que diseñará la estrategia de campaña en el municipio. El secretario general de la Agrupación Sur, Manuel Torres, indicó ayer que será el primero en «colaborar en la movilización y en conseguir vocales para las mesas electorales»

PP: «No somos una aldea»

La vicealcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, acusó ayer al PSOE a nivel regional y federal de «deslealtad» con el Ayuntamiento. Arroyo expresó su temor a que «las rencillas en el seno del partido» lastren los compromisos adquiridos por el Gobierno central en la financiación de proyectos estratégicos, como la llegada del AVE y la recuperación del Anfiteatro Romano y de la Catedral Antigua.

La concejal del PP elogió la «valentía» de Castejón al liderar un pacto que ha evitado «el bloqueo» que habría supuesto un gobierno municipal de MC. A su juicio, en lugar de entender eso, en Cartagena «nos tratan como una aldea». Arroyo recordó también que el PSOE «no expulsó a nadie por el pacto con Ciudadanos en Lorca».

El portavoz municipal de MC, José López, indicó ayer que su grupo ya ha pedido al Ayuntamiento «el inicio de los trámites de extinción del grupo municipal del PSOE y que reasigne las representaciones de los grupos en las comisiones informativas». A su juicio, la desaparición del grupo podría obligar incluso a que Ana Belén Castejón tuviera que abandonar la presidencia de la de Urbanismo.

Militantes afines a la alcaldesa irán a las juntas vecinales

Hasta los socialistas críticos con Ana Belén Castejón admitieron ayer que la designación de los vocales socialistas en las doce juntas vecinales no tiene vuelta atrás. Formará parte de ellas una treintena de representantes designados por la alcaldesa, Ana Belén Castejón, en julio, cuando todavía lideraba el Grupo Municipal Socialista. La intención de la primera edil es encomendarles que reediten el pacto municipal con PP y Ciudadanos, para que cada junta la presida el partido de los tres que tenga más representación. Eso otorgaría la junta de Perín al PSOE, que controlará sin problemas Pozo Estrecho, El Llano y en Alumbres. Por su parte, el PP se asegura El Albujón, La Puebla y La Palma, en la que ayer consiguió un vocal más, en un sorteo de desempate con el PSOE. Asimismo, en Los Dolores, ambos partidos podrán pactar para evitar que la controle MC.