Las pruebas de Navantia para contratar a 106 obreros provocan un aluvión de solicitudes

Un soldador, en el astillero de Navantia en Cartagena. A la derecha, un grupo de aspirantes a 42 empleos, en la Escuela de Ingeniería Industrial de la UPCT./ Antonio Gil / LV
Un soldador, en el astillero de Navantia en Cartagena. A la derecha, un grupo de aspirantes a 42 empleos, en la Escuela de Ingeniería Industrial de la UPCT. / Antonio Gil / LV

La compañía comienza a hacer la selección a través de los primeros exámenes, que tendrán su continuidad durante septiembre y octubre

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

El proceso de rejuvenecimiento de la plantilla de Navantia, el astillero público perteneciente la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ya está en marcha. Las pruebas para adjudicar los 106 puestos de trabajo que la compañía naval tiene que cubrir en los próximos meses dieron comienzo el pasado miércoles, con el primer examen de uno de los tres grupos profesionales que la empresa constructora prevé contratar. Se trata del compuesto por las ramas de electricidad, electrónica, ajustadores mecánicos y servicio posventa. Para ellos hay 42 empleos y si todo continúa según lo previsto, podrían entrar a trabajar a lo largo del mes de septiembre u octubre, según el presidente del comité de empresa, Eduardo Aranda.

Fue un examen tipo test al que se presentaron más de quinientas personas. El lugar elegido por la empresa fueron las aulas del Campus de la Muralla del Mar, de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).

AL DETALLE

Electricistas, electrónica, ajustadores mecánicos y servicios posventa
Los aspirantes tienen que superar un examen tipo test, una prueba piscotécnica y otra práctica. Quienes las pasen tandrán que someterse a una entrevista personal.
Técnicos superiores
Han de afrontar una prueba de selección y dos entrevistas de la empresa.
Personal de oficina
Deben acreditar el certificado de profesionalidad y superar una prueba teórica. También hay otra práctica y un reconocimiento médico, cuya superación es obligatoria.

El próximo lunes se conocerán los resultados de las pruebas, aunque el martes y el miércoles se han establecido como jornadas para reclamar. El 9 de agosto se publicarán las notas definitivas. Los aprobados tendrán que someterse, del 2 al 5 de septiembre, a un examen psicotécnico y a una prueba práctica en el astillero. Los aspirantes que las pasen tendrán que someterse en última instancia a una entrevista personal, que harán técnicos de la compañía estatal.

Solo para cubrir 42 plazas de operario se han presentado más de 500 aspirantes

Técnicos y oficinistas

La evaluación de los otros dos grupos profesionales, los que corresponden a técnicos superiores y empleados de oficina, con 42 y 22 puestos de trabajo, respectivamente, se celebrarán durante los primeros días de septiembre. Para esos puestos, según fuentes sindicales, aún se pueden apuntar los interesados. Deben hacerlo a través de la página web de Navantia, en el Portal de Empleo, según explicó a 'La Verdad' el secretario de la sección sindical de Comisiones Obreras en Navantia Cartagena, Ramón José Buendía.

Para los titulados habrá huecos diferentes, dependiendo de si tienen o no experiencia laboral. No obstante, respetando el plan de rejuvenecimiento de la plantilla, el 70 % de las plazas será para personal sin experiencia y, el 30 % restante, para aquellos que ya se han estrenado en el mercado de trabajo.

Así, los técnicos superiores que tengan bagaje profesional a tendrán que pasar por un proceso de selección que llevará a cabo una empresa externa, en este caso la cartagenera Idea, y posteriormente por dos entrevistas, que serán realizadas por personal de Navantia. En todas las fases tendrán participación los sindicatos. Para los titulados noveles, habrá una primera fase de selección, pero además de las entrevistas, se realizará una dinámica de grupo.

Los nuevos empleados entrarán a trabajar ya a finales de este año, como muy tarde

Para el personal de oficina, el proceso será similar al de los obreros. En este caso, los aspirantes, después de acreditar el certificado de profesionalidad para los puestos a los que se presentan, tendrán que superar una prueba teórica. Esta será eliminatoria y solo pasarán tres candidatos por cada puesto. También habrá otra práctica. Posteriormente, también tendrán que pasar un reconocimiento médico. Aquellos que no lo superen, quedarán descartados, aunque hayan rebasado las fases anteriores.

Se trata de un proceso de selección pionero en Navantia, diseñado, según fuentes conocedoras del proceso, para demostrar la transparencia de la que hace gala.

375 salidas en cuatro años

En los próximos cuatro años, la compañía incorporará en Cartagena a 375 trabajadores, aproximadamente, con unos perfiles, en la mayoría de los puestos muy diferentes a lo que actualmente hay, según la constructora naval. La intención de la dirección del astillero es aprovechar esa circunstancia para modernizar todos sus procesos productivos. El rejuvenecimiento supondrá un total de 1.658 nuevas incorporaciones en todos los centros: Cartagena, Cádiz y Ferrol. Incluye también los que haga el área de dirección, cuya sede está en Madrid.

Este plan de modernización también prevé la salida de alrededor de 500 obreros, gran parte de ellos, más de 200 este mismo año. Según Buendía, el cupo de 2019 ya casi ha salido. Dicho plan afectará a todos aquellos que hayan alcanzado o hayan superado los 61 años desde principios de este año hasta finales del 2022. La dirección de los astilleros públicos y los representantes sindicales mantuvieron en abril y mayo reuniones en Madrid para firmar la documentación, que recoge las claves del proceso que ahora está en marcha, para elevarlo a la Dirección de Trabajo.

La salida anticipada de ese número de trabajadores y las cerca de 400 contrataciones que debe hacer el astillero en los próximo cuatro años son dos de las principales repercusiones que tendrá en Cartagena la aplicación del programa estratégico y que, precisamente, regula el nuevo convenio. Este contempla que entre 2019 y 2020 se aplicará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). En 2021 y 2022, se aplicará la ley de relevos, ya que el contingente que abandonará la empresa será menor.

Solo quedarán exentos de esta medida algunos puestos de alta responsabilidad cuya salida decida retrasar la empresa, por cuestiones estratégicas, hasta encontrar un relevo de garantías y para mantener la transferencia de conocimiento a nivel interno.

Más