Portmán Golf asegurará una balsa minera con riesgo para el Mar Menor

Un ciclista pasa junto a los terrenos del depósito minero El Descagador II, en el municipio de Cartagena. Al fondo, el Mar Menor. / ANTONIO GIL / AGM
Un ciclista pasa junto a los terrenos del depósito minero El Descagador II, en el municipio de Cartagena. Al fondo, el Mar Menor. / ANTONIO GIL / AGM

La Comunidad reclamó hace un año estabilizar la terrera El Descargador II, donde otra compañía depositó restos que la lluvia podría arrastrar

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La empresa cartagenera Portmán Golf tiene previsto invertir 100.000 euros en la realización de obras de estabilización de la balsa minera El Descargador II, situada en el municipio de Cartagena, cerca del Instituto Sierra Minera, de La Unión. Es una actuación exigida hace un año por la Comunidad Autónoma, al detectar la existencia de riesgo de filtración de residuos contaminados por metales pesados hacia el Mar Menor. Los trabajos para impedir las escorrentías de agua, en caso de lluvias torrenciales, aún no han comenzado, por discrepancias técnicas entre la administración regional y la mercantil.

Según confirmaron a 'La Verdad' fuentes de la compañía, una inspección realizada por técnicos de la Dirección General de Minas tuvo como consecuencia el envío de un requerimiento por parte de la Consejería de Medio Ambiente. Aunque los restos fueron depositados allí por Montesoria, empresa de Madrid que tenía una concesión minera -y que montó a pocos metros un lavadero de mineral-, la Comunidad se dirigió a Portmán Golf como compañía propietaria de los terrenos.

La sociedad remitió hace meses un proyecto de seguridad minera a la Consejería dirigida por Javier Celdrán, que no ha informado públicamente de este asunto, y está a la espera de la autorización para acometer las tareas. Fuentes de Medio Ambiente aseguraron a 'La Verdad' que «el requerimiento para la estabilización» de esta balsa y de otra denominada Los Blancos II «está ahora mismo a la espera de que la mercantil subsane errores». «La documentación presentada no satisfacen las condiciones mínimas de seguridad exigibles», indicaron en la Consejería. Fuentes de la compañía sostuvieron que su plan sí cumple los requisitos legales, e hicieron hincapié en que la mercantil está «asumiendo una reparación cuya obligación corresponde a una empresa que ya está liquidada».

La empresa cartagenera prevé invertir 565.000 euros en cuatro zonas repartidas por la Sierra

En el mismo paraje, está ubicada la terrera El Descargador I, que también es de Portmán Golf y que está en La Unión. Es una balsa con estériles para cuya restauración los Presupuestos de la Comunidad de 2019 reservan 500.000 euros, una factura que luego sería pasada a los propietarios de la parcela. Pues bien, dentro de las conservaciones iniciadas por la Consejería para evitar este desembolso de dinero público, a través de acuerdos de actuación voluntaria de los dueños de terrenos en la Sierra Minera de Cartagena y La Unión, Portmán Golf ha aceptado hacerse cargo de la estabilización.

La compañía entiende que no tiene obligación de ejecutar una rehabilitación ambiental, puesto que no fue la causante de la contaminación, pero ha presentado un proyecto de 130.000 euros para preservar la terrera frente a posibles derrumbes, filtraciones y otros accidentes. También en este caso, la empresa está a la espera de la respuesta regional.

Entre tanto, la sociedad -que integra a los conocidos empresarios de Cartagena Alfonso García, Antonio García y Mariano Roca- continúa con los trabajos de estabilización en la antigua mina Brunita, situada en Cartagena y La Unión. El proyecto, que supone un desembolso de unos 203.000 euros, incluirá también la restauración paisajística de la zona, a través de la plantación de más de 8.500 árboles y plantas. Estas últimas tareas empezarán en primavera y, cuando las acabe, la mercantil solicitará a Minas la devolución de un aval de unos 300.000 euros, por la caducidad de la concesión de explotación minera.

Asimismo, dentro de un paquete de inversiones que suma 565.000 euros en cuatro emplazamientos de la Sierra Minera, Portmán Golf gastará 132.000 euros en el sellado y la revegetación de la antigua mina Los Blancos III, en la zona de El Sabinar, dentro del municipio de Cartagena.

Plomo y zinc

La restauración abarcará el perímetro de la mina, donde la compañía mantiene en suspenso la concesión minera, ante la expectativa de poder sacar algún día plomo y zinc y, si el precio lo permitiera, magnetita. En el caso de Los Blancos III, la empresa también espera recuperar un aval cercano a los 200.000 euros. Los proyectos de Brunita y El Descargador I fueron autorizados por la Comunidad en 2001, pero según la compañía no tenían un plazo de ejecución.

«No nos sentimos obligados a restaurar la Sierra. Solo trabajamos en el 2% de ella»

«Portmán Golf no se siente obligada a la restauración ambiental de la Sierra Minera, para subsanar consecuencias de una actividad minera realizada por terceros hace ya más de 50 años y autorizada, en su día, por la propia Administración», sostiene la empresa. Reacciona así a la polémica sobre los planes de la Comunidad Autónoma para tratar de forzar el sellado y la restauración de antiguas minas, de terreras y de suelos afectados por los residuos en Cartagena y La Unión.

Fuentes de Portmán Golf aseguraron a 'La Verdad' que esta mercantil «solo trabajó en una superficie de 300.000 metros cuadrados y que ya presentó y avaló los dos proyectos de restauración que, según la normativa, le correspondía desarrollar por las labores realizadas en dichas zonas».

Añadieron que la mayoría de las concesiones mineras que tenía la sociedad Peñarroya «siguen estando a su nombre, ya que solo se realizó el traspaso a Portmán Golf de aquellas en las que se realizó un estudio de factibilidad y de las que Peñarroya tenía identificadas como rentables».

Según la compañía, se trata del 20% de 800 concesiones mineras. Desde que compró los terrenos de Peñarroya en 1988, solo continuó las actividades «en el 2% de la superficie total de la Sierra, que tiene más de 15 millones de metros cuadrados». Lo hizo «solo durante dos años» y se centró «en las áreas de Los Blancos y Brunita».

La compañía aseguró que las balsas que el Instituto Geológico Minero de España identificó como susceptibles de ser recuperadas «se originaron mucho antes de que Portmán Golf se creara como mercantil». El Prasam incluye los 29 emplazamientos que estudió el Estado.

La empresa añadió que «ni siquiera Peñarroya España realizó las balsas, pues fueron creadas por otras mercantiles que trabajaron en minería de interior desde finales del siglo XVIII a mediados del siglo XX». Por último, recordó que en 2001, el Tribunal Superior de Justicia le dio la razón sobre qué superficie debía restaurar».

El Gobierno regional ha admitido problemas legales para obligar a los dueños a realizar las obras previstas en el Plan de Recuperación Ambiental de los Suelos Afectados por la Minería (Prasam). Las empresas que contaminaron ya no existen y hay concesiones mineras sin caducar y suelos no declarados contaminados.

El departamento que dirige Javier Celdrán busca fórmulas para cumplir con la Asamblea Regional y preservar la salud de la población y el medio ambiente. Según la Consejería, «con independencia de la existencia de concesión minera vigente o no», cabe «exigir al causante y a los responsables subsidiarios eliminar riesgos en función de los usos existentes y futuros», dicen en Medio Ambiente.