Luz y pólvora para iniciar las Fiestas

Un momento del encendido del fuego sagrado en la pasada edición, en el Molinete. / Pablo Sánchez / AGM
Un momento del encendido del fuego sagrado en la pasada edición, en el Molinete. / Pablo Sánchez / AGM

Cuatro castillos de fuegos artificiales adornarán el encendido del fuego sagrado

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Cuatro castillos de fuegos artificiales anunciarán desde el frente portuario, el viernes 21, el comienzo de los diez días de fiestas de Carthagineses y Romanos. El faro de La Curra, el Fuerte de Navidad, la terminal de cruceros y las estribaciones del monte San Julián son los lugares elegidos para poner un colorido final al encendido del fuego sagrado, que cambiará este año de forma radical su itinerario, para acabar con el remate en la dársena de Cartagena. El objetivo es darle la máxima visibilidad al comienzo de las celebraciones.

El inicio del acto está previsto a la siete de la tarde en el punto en el que concluyó en años anteriores: el Arx Asdrubalis o cima del cerro del Molinete, con una segunda etapa en el Teatro Romano y la última, en la Escala Real, frente a los castillos de fuegos. En el primer emplazamiento tendrá lugar la invocación del fuego sagrado, con un oratorio protagonizado por los pueblos primitivos. «Allí, los sacerdotes y las sacerdotisas de los grupos festeros que representan a los pobladores íberos y de otras civilizaciones prerromanas protagonizarán un acto teatral iniciático», explicó el director de escena, Alfonso Martínez. Además, sobre el lugar en el que la leyenda sitúa el antiguo palacio del general Asdrúbal se recordará también el esplendor de Qart Hadast, la ciudad púnica.

A la conclusión de este primer epígrafe, se formará el cortejo del fuego sagrado, integrado por las personalidades invitadas, incluida la pregonera, la alcaldesa Ana Belén Castejón, y el festero honoris causa, Joaquín García-Estañ, en representación de Repsol y su refinería de Escombreras, además de las huestes festeras. Todos juntos llegarán al Teatro Romano, en pocos minutos, tras pasar por la Plaza San Francisco, la calle Honda, la Puerta de Murcia y la calle Mayor.

El acto inaugural cambia de formato para que pueda ser seguido por más público

En el seno del Monumento se representará la 'Invocación de la triada capitalina'. Dioses romanos solicitarán a la deidad Vesta que Cartago Nova reviva durante diez días de gozo y alegría. A continuación, la comitiva marchará por el paseo de la Muralla del Mar y bajará por la escalinata hasta el Muelle. Ya en la Escala Real tendrá lugar el 'Encendido de las tres ciudades', con los tres castillos de fuegos del Monte San Julián, de La Curra y junto al dique de Navidad, que se sucederán y superpondrán. El último, en la terminal de cruceros, simbolizará la unión de todas esas culturas en la actual Cartagena.

«Nadie se quedará sin verlo»

Este cambio radical del acto inaugural se debe a que el encendido de las cinco colinas, llevado a cabo en los últimos años «no era realmente visible para casi ningún cartagenero. Con la elección de emplazamientos que se encuentran a campo abierto, en el puerto, nos garantizamos que nadie que esté cerca se quedará sin verlo», apuntó Alfonso Martínez.

A las nueve de la noche el espectáculo deberá acabar para dar paso al pregón, desde el balcón principal del Palacio Consistorial. El formato no diferirá apenas del de otros años, con un primer acto basado en efectos especiales de luz, sonido y pirotecnia. En segundo término serán los festeros los protagonistas, con la presentación de las tropas y de las legiones y las arengas de sus dos generales: Escipión (romano) y Aníbal (carthaginés), desde el escenario montado a las puertas del Palacio Consistorial. Por último, desde el balcón, Ana Belén Castejón pronunciará el pregón y Joaquín García-Estañ, director de la refinería de Escombreras, tendrá la oportunidad de decir unas palabras como 'festero honoris causa». La organización pretende que la duración de toda esa parte del acto no pase de una hora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos