El Politécnico construye un robot que limpia el mar

Alumnos del Politécnico trabajan este curso en el montaje del dron 'Sibiu Nano'. / lv
Alumnos del Politécnico trabajan este curso en el montaje del dron 'Sibiu Nano'. / lv

Alumnos de FP inician el montaje del dron submarino 'Sibiu Nano', que será botado antes de que acabe el año

LA VERDAD CARTAGENA

Un robot de reducidas dimensiones, capaz de retirar la basura del fondo del mar o de medir la cantidad de lodos acumulados en una balsa de riego. Ésa es la nueva herramienta de aprendizaje que la empresa murciana Nido Robotics ha puesto al servicio de los alumnos de formación profesional del Instituto Politécnico. Desde este primer trimestre, los estudiantes de Electricidad y Electrónica compaginan sus clases teóricas con sesiones prácticas, donde trabajan en el montaje del submarino 'Sibiu Nano', el «más compacto, ligero y eficiente de cuantos ha fabricado hasta la fecha» esta empresa emergente murciana, señaló ayer en un comunicado la firma Lanzadera, que le da apoyo. La idea es que los jóvenes del centro educativo de Las Seiscientas puedan sumergir el dron antes de que acabe el año.

Con la implantación de estas clases prácticas, el Politécnico da un paso más en su consolidación de módulos de formación profesional. El centro ya fue pionero en la Región de Murcia, al poner en marcha la FP Dual, un tipo de enseñanza donde el alumno compagina sus estudios con las prácticas remuneradas en una empresa. La primera promoción se graduó en 2014, tras un periodo en la planta de Repsol ubicada en Escombreras.

En el caso de la formación con el dron de Nido Robotics, tanto el centro como la propia empresa colgarán y compartirán en sus páginas web todas las experiencias y avances relacionados con el submarino. No es la primera vez que el departamento de Electricidad y Electrónica del centro formativo, al frente del cual está Germán Villalba Madrid, participa en proyectos de innovación educativa.

El submarino Peral

En 2016, más de 200 estudiantes fabricaron una réplica del submarino Peral, a escala 1:50. Fue botado en la dársena del Puerto, gracias a sus baterías de litio y a un sistema teledirigido a través de un mando a distancia. A lo largo de seis años, los alumnos trabajaron en la confección del sumergible, de 4,7 metros y una manga de 59 centímetros. En 2010 también construyeron un vehículo propulsado por energía solar, y que compite en la Solar Race, una carrera donde lo hacen otros automóviles confeccionados en los institutos y universidades de España.

En esta ocasión, los alumnos del Politécnico trabajarán junto a Juan Carlos López Palazón, tutor de Formación en Centros de Trabajo, y a Elena Hernández Gómez, profesora de Sistemas Electrónicos. El instituto tiene un convenio de colaboración con Nido Robotics desde principios del año pasado, para mejorar «la cualificación profesional de sus alumnos». Fruto de esa colaboración, la 'startup' tiene ya en su plantilla a dos antiguos alumnos de dual, más otro estudiante en formación.

El 'Sibiu Nano' es un dron de modelo básico, mayoritariamente hecho de plástico, y que por lo tanto no necesita ningún tipo de titulación para su uso. Pesa cinco kilos, no llega al medio metro de longitud y tiene dos focos y dos baterías que le permiten una autonomía de dos horas. En Nido Robotics lo tienen en venta y, con el modelo que le han prestado al Politécnico, lo que hacen los alumnos es conocer en profundidad su funcionamiento, con el montaje y desmontaje de su estructura, y saber actuar en el caso de que sufra una avería.

El apoyo de la firma Lanzadera genera 500 puestos

La 'startup' Nido Robotics tiene el apoyo económico de la también empresa emergente Lanzadera, que funciona con capital privado y colabora en cinco programas a nivel nacional con otras firmas experimentales. En cinco años ha prestado apoyo a 250 proyectos, generado más de 500 puestos de trabajo directos, así como atraído inversión externa por más de 21 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos