La Policía Nacional persigue a varias bandas por una docena de asaltos en pisos este verano

Agentes de la Policía Nacional patrullando por las calles de Cartagena./LV
Agentes de la Policía Nacional patrullando por las calles de Cartagena. / LV

Los agentes desactivaron a finales de julio un grupo organizado en Torrevieja y trabajan para atrapar a más responsables de los robos de joyas y dinero

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Dos o incluso tres bandas distintas han consumado desde julio hasta ahora al menos una docena de robos en viviendas de pisos altos, de las que se han llevado joyas y dinero en metálico, con un procedimiento muy profesional en dos fases: una primera de detección de domicilios vacíos y una segunda, a los pocos días, de asalto a los que están desocupados en busca de dinero y enseres valiosos fáciles de vender después. Fuentes de la Comisaría confirmaron ayer que hay un operativo permanente para localizar a esos ladrones, que ya ha dado algunos frutos y ha reducido los asaltos en este tramo final del verano.

Las víctimas de esa oleada de robos, que aumentaron entre junio, julio y principios de agosto, no solo los han denunciado ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. También han dado parte a sus representantes vecinales, que abordaron ayer el problema en una reunión de la Federación de Asociaciones de Vecinos. También han adoptado más medidas de autoprotección, con la contratación de sistemas de alarma y videovigilancia, cuya instalación se ha incrementado sobremanera.

Ciudad Jardín, el Ensanche y el Sector Estación son los caladeros principales de estos grupos organizados formados sobre todo por personas de países del Este. En su campaña de robos, también han actuado en el casco antiguo y en otros barrios del centro, siempre con la vista puesta en los últimos pisos de grandes edificios y con un modus operandi cada vez más sofisticado, según indicaron las fuentes policiales consultadas. Para empezar, porque se mueven entre la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia y el norte del litoral de Almería. Pero también por su forma de organizarse.

Papeles e 'hilos' de silicona

La primera labor de inspección lleva a los cacos a colarse al descuido en las comunidades de propietarios a las que le han echado el ojo, sobre todo por la presencia de viviendas con las persianas bajadas. Para ello utilizan estratagemas como hacerse pasar por inspectores de servicios o simular que buscan a algún conocido. En algunos casos, también se cuelan por los garajes. Una vez dentro, los ladrones se aseguran de si los inquilinos estarán fuera algún tiempo. Para ello, los últimos trucos detectados son la colocación de papeles en la parte baja de las puertas y de 'hilos' de silicona, que les permiten saber si la puerta ha sido abierta sin que nadie más lo detecte.

A los pocos días, se presentan los miembros de la banda especializados en allanamientos. Primero comprueban que los pisos siguen marcados y hacen gala de distintas técnicas según lo requerido. Los agentes han detectado el uso del 'bumping', para forzar una puerta con golpes reiterados al hueco entre el dintel y la hoja con una ganzúa. También han hecho uso de tarjetas plastificadas, si el único obstáculo para entrar es el resbalón de la cerradura. Tras salvar esa barrera, los cacos entran y lo revuelven todo en busca de dinero en metálico y joyas, fundamentalmente. En casi ningún caso los propietarios han echado de menos objetos voluminosos porque lo que pretenden los ladrones es salir cuanto antes sin ser descubiertos y poder pasar desapercibidos en su huida.

Más información

La Comisaría participó a finales de julio en la desactivación en la localidad alicantina de Torrevieja de una de estas bandas, formada por mujeres de nacionalidad croata y a la que se imputan varios robos de este tipo en Cartagena. Las bandas femeninas proliferan porque generan menos sospechas en el vecindario, indicaron fuentes de la Policía Nacional.

La Federación vecinal pide más coordinación entre cuerpos

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca se reunió ayer para hacer balance del verano, con el tema de la seguridad y de los robos en primer término. Entre los asuntos tratados destacó el de las oleadas de robos en el casco urbano y en los barrios y diputaciones en los que abundan las viviendas que se quedan vacías durante esta época del año. Las fuentes vecinales consultadas por 'La Verdad' informaron de que se echa en falta una mayor coordinación entre cuerpos policiales. En el caso de la Policía Nacional y la Policía Local hay menos descontento. La principal reivindicación de la Federación tiene que ver con la Guardia Civil. Por eso, esta organización vecinal insistirá en su petición, remitida ya a la Delegación del Gobierno, para que incorpore el Polígono Santa Ana a la demarcación de la Policía Nacional y libere a la Guardia Civil de su vigilancia, dada su escasez de efectivos en la zona rural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos