La Policía desmantela otro garito en Los Mateos y detiene a diez personas

Uno de los detenidos, trasladado al vehículo policial./Antonio Gil / AGM
Uno de los detenidos, trasladado al vehículo policial. / Antonio Gil / AGM

Los agentes intervienen pequeñas cantidades de cocaína y heroína

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La segunda redada del año contra el tráfico de drogas a pequeña escala en la ciudad llevó ayer de nuevo a los agentes de la Comisaría al barrio de Los Mateos, concretamente a la Plaza de la Iglesia, donde la llegada de varias furgonetas y coches cargadas con agentes alertó a los vecinos sobre las cinco de la tarde. En una operación desarrollada por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía fue desmantelado un garito de venta de droga y detenidas diez personas, nueve hombres y una mujer, según fuentes policiales.

Allí, agentes adscritos a la Brigada de Estupefacientes establecieron un perímetro de control en torno a una vivienda de planta baja, donde se encontraban los supuestos narcotraficantes. Todos ellos afrontan presuntos delitos contra la salud pública por tráfico de drogas.

Según informaron fuentes policiales, durante el registro del domicilio, que tuvo la obligatoria autorización judicial, los agentes decomisaron «pequeñas cantidades de cocaína y heroína». También había papelinas, varios mecheros y, en una de las habitaciones, herramientas para la manipulación de la mercancía.

Puerta metálica

Para entrar al inmueble, los agentes tuvieron que romper una puerta metálica. Dentro había tres estancias, que eran usadas para la venta de los estupefacientes. El inmueble estaba equipado con un sistema de cámaras con circuito cerrado de televisión para detectar presencias incómodas.

El equipo incluía tres pantallas conectadas a esos dispositivos para registrar todos los movimientos que había fuera de la casa y poder reaccionar ante una eventual llegada de la Policía. Sin embargo, nada de eso sirvió para eludir la operación llevada a cabo de ayer.

Además de la zona de vigilancia y la de manipulación de la droga, los miembros del grupo habían dispuesto una habitación para que los clientes pudieran esperar tranquilamente su turno para la compra o consumo de las drogas.

Los vecinos del barrio se mostraron satisfechos con la actuación de los agentes y con la presencia «continua», tanto de la Policía Nacional como de la Policía Local, para erradicar esta práctica.

Se trata de la segunda redada del año. La primera fue en un barrio inusual para estas prácticas: Torreciega. Fue el pasado 10 de enero y entonces, los arrestados fueron dos mujeres y un hombre, todos ellos españoles y de edades entre los 30 y 58 años. Afrontaron presuntos delitos contra la salud pública por tráfico de drogas. En el registro de las casas de los sospechosos, los policías encontraron 155 gramos de cocaína, 37 gramos de sustancia de corte, 76 bellotas de hachís y varias balanzas de precisión y útiles relacionados con el negocio.

 

Fotos

Vídeos