La Policía Nacional asume un mayor control de las Fiestas

Sus agentes harán casi la mitad de los servicios de seguridad ciudadana para que los locales atiendan el dispositivo de lluvias y los barrios

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La Policía Nacional se hará cargo el 47% de los servicios de vigilancia durante las fiestas de Carthagineses y Romanos, para permitir que la Policía Local atienda también la emergencia creada por las lluvias torrenciales caídas hace cuatro días. La alcaldesa, Ana Belén Castejón, informó ayer, tras una reunión de la Junta Local de Seguridad, que la Delegación del Gobierno ha atendido su petición y permitirá al Ayuntamiento no dejar desamparados a los afectados por el temporal DANA. Con su ayuda, podrán vigilar las celebraciones que fueron aplazadas en La Manga, Los Dolores y El Algar, y repartirse con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado el control de Carthagineses y Romanos.

La Policía Local realizará 1.333 jornadas y la Nacional, 1.181. Esto supone que habrá más de 85 agentes en la calle, de media, en cada uno de los turnos de los diez días de fiesta, dedicados a su seguridad. De ellos 45 serán del cuerpo municipal y el resto, del estatal. La Comisaría hará especial hincapié en el control de los accesos y del interior del campamento, y en la vigilancia del casco histórico, sobre todo los días de crucero. Asimismo, respaldará el control de los actos festeros. Como en años anteriores, se ocupará también de inspeccionar zonas como el Ensanche y barrios cercanos al centro para evitar que los ladrones aprovechen la concentración de efectivos en el casco histórico y el campamento. La Guardia Civil se encargará de dar fluidez al tráfico en los accesos a la ciudad, donde habrá controles.

En cifras

1.333
servicios hará la Policía Local, lo cual supone una media de 45 agentes por turno.
1.181
servicios hará la Policía Nacional, lo cual supone una media de unos 40 funcionarios por turno.

Celebraciones locales

Las lluvias torrenciales llevaron a las comisiones de fiestas de tres zonas del municipio a aplazar una semana las celebraciones. El problema es que eso obliga a hacerlas coincidir con el primer fin de semana de Carthagineses y Romanos. En todas hay eventos que necesitan de la asistencia de la Policía Local para asegurar su buen desarrollo. También será necesario que las brigadas municipales que trabajan en el montaje de escenarios se multipliquen esos días.

Los Bomberos y Protección Civil contarán con puntos de vigilancia las 24 horas tanto en la entrada al campamento festero como en el casco histórico.

Asimismo, en los días previos a los desfiles, los técnicos municipales inspeccionarán los recorridos, para señalizar las vías de evacuación. Además, garantizarán que la delimitación de las terrazas de los bares y restaurantes es compatible con la instalación de las sillas para los espectadores y con el tránsito de los viandantes.

Frenar abusos machistas

Este año, se consolidará el funcionamiento de un Punto Violeta o lugar de información y denuncia contra agresiones machistas. Estará en el campamento, a disposición de cualquier persona que quiera recibir asistencia. Carthagineses y Romanos ya ensayó esta medida en la pasada edición.

Con ese Punto Violeta se pretende prevenir y, en su caso, reprimir los abusos que pueden tener lugar en las aglomeraciones del recinto festero. Es algo que han hecho en fiestas populares de toda España y que se generalizó a raíz de lo sucedido en el caso de la llamada 'Manada', en los Sanfermines de Pamplona. La caseta estará abierta durante todo el horario de funcionamiento del campamento y será fácilmente identificable por su llamativo color.