La Policía deja libres en la calle a 30 inmigrantes llegados en pateras

Policía y Cruz Roja atienden a inmigrantes llegados a Cartagena, en una foto de archivo. / p. Sánchez / agm
Policía y Cruz Roja atienden a inmigrantes llegados a Cartagena, en una foto de archivo. / p. Sánchez / agm

El Ejecutivo local denuncia que la Delegación del Gobierno no activó el protocolo para que ONG del municipio pudieran asistir a los 'sin papeles'

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La Policía Nacional puso ayer en libertad a una treintena de inmigrantes magrebíes llegados en pateras a las costas cartageneras durante los últimos días. Ya estaban identificados, habían pasado un reconocimiento médico básico y esperaban en los calabozos de la Comisaría a ser trasladados a un centro de internamiento de extranjeros (CIE). Ese es el paso habitual antes de que un juez ordene su devolución a su país de origen. Sin embargo, la suerte de los 'sin papeles' cambió y vieron cómo los agentes los dejaron en libertad, en parejas y en grupos de tres. Casi todos estuvieron un rato deambulando por la Plaza de España y alrededores. Pero a mediodía se les perdió el rastro.

Esta situación creó un hondo malestar entre los miembros del equipo de gobierno local. En noviembre de 2017, cuando la Delegación del Gobierno dio orden de soltar a unos sesenta magrebíes, este organismo estatal y el Ayuntamiento acordaron que cuando se repitiesen situaciones similares había que avisar inmediatamente a la Concejalía de Servicios Sociales para dar asistencia básica a las personas.

Fuentes municipales atribuyeron el proceder policial a la situación de colapso en los calabozos de las comisarías de la Región y sobre todo del centro de internamiento de extranjeros de Sangonera.

Es la segunda vez en menos de dos años que la Policía Nacional deja en libertad a inmigrantes después de una oleada de pateras. En la primera llegaron a la costa de Cartagena casi 300 a bordo de 27 botes rescatados por Salvamento Marítimo, Guardia Civil y la Armada. La situación ahora es más relajada aunque solo el miércoles llegaron 63 argelinos en seis pateras.

Se van a Francia

Como entonces, fuentes policiales explicaron que lo más probable es que casi todos los argelinos puestos en libertad viajaran anoche en autobuses de línea camino de Francia. Las mafias que les traen a España les proporcionan contactos en Cartagena que les ayudan a comprar los billetes y localizan a familiares y conocidos que les esperan en países de centro de Europa. Muy pocos se quedan aquí.

Al conocer cómo estaba procediendo la Policía, la alcaldesa, Ana Belén Castejón, convocó de urgencia a la vicealcaldesa, Noelia Arroyo, y a la concejal de Servicios Sociales, Mercedes García, que junto con técnicos de ese departamento, analizaron la situación e informaron a la Mesa de Trabajo de Inmigración del Ayuntamiento de lo sucedido. Este grupo está compuesto por varias asociaciones y colectivos sin ánimo de lucro, que son los responsables de atender a los inmigrantes en caso de necesidad.

Desde el Ayuntamiento mostraron su malestar con el delegado del Gobierno, Francisco Jiménez, al considerar que debía haber avisado por cuestiones sanitarias y de seguridad. 'La Verdad' preguntó a la Delegación las razones por la que la Policía abandonó en la calle a los inmigrantes. No hubo respuesta.

Más