La población británica desciende un 38% tras el anuncio del Brexit

Un estudio sobre la población municipal concluye que uno de cada cuatro extranjeros ha salido del padrón en los últimos diez años

LA VERDADCARTAGENA.

En un escenario incierto para la comunidad británica residente en Cartagena por efecto del Brexit, 1.423 personas de esta procedencia han optado por marcharse de la ciudad, según los datos aportados ayer por un estudio sobre la población municipal realizado por el departamento de Estadística y Población del Ayuntamiento. Ese número supone el 38% de los que había empadronados en el año 2016, año del referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El número de ingleses y de otros ciudadanos británicos residentes en el municipio alcanzó su máximo en 2014, cuando había 3.743 personas con ese origen, según los datos de la corporación local.

Un descenso destacado también ha habido en nacionalidades como la colombiana y boliviana. En 2010, Cartagena tenía en su padrón cerca de mil personas procedentes de ambos países y este año su población es prácticamente residual.

AL DETALLE

23.904
es el número de extranjeros empadronados, tras bajar un 26,5% en los últimos nueve años.
1.976
es el número de británicos que aún quedan empadronados en Cartagena.
2.891
es el número de ecuatorianos que aún hay, después de la marcha de tres de cada cuatro.

En general, la bajada del número de extranjeros en el municipio ha sido gradual en los últimos ejercicios. «Los primeros resultados que ha arrojado el estudio muestran que en los últimos diez años, los extranjeros han experimentado un descenso del 26,54%. De hecho, de los 32.541 personas de otras nacionalidades que residían en Cartagena en el año 2010, actualmente quedan 23.904, lo que significa que se han ido uno de cada cuatro personas», explicó la concejal delegada de Transparencia, Servicios Generales y Administración Electrónica, Alejandra Gutiérrez.

Las nacionalidades con mayor representación en el municipio en la última década eran la marroquí y la ecuatoriana. Les seguían los grupos de británicos y de rumanos. En todos estos grupos hubo un descenso significativo. Concretamente, la población marroquí ha bajado en 1.546 personas; la ecuatoriana en 2.891, con la marcha de tres de cada cuatro ciudadanos; y la rumana, que ha pasado de las 1.249 personas de 2010 a 318 en 2019.

Más venezolanos

Es de destacar también que en estos 10 años, la población procedente de Venezuela ha pasado de los 121 de 2010 a los 253 que viven actualmente en Cartagena.

«Con estas primeras cifras podemos concluir que la reducción del número de habitantes en el municipio no está condicionado por el descenso de población autóctona, sino por la disminución de los ciudadanos procedentes de otros países», aseguró la edil.

La Concejalía de Estadística y Población, que dirige Alejandra Gutiérrez, está elaborando un estudio para conocer la situación demográfica del municipio y poder prestar un mejor servicio a la ciudadanía.