Planean reconvertir Casco Antiguo en una empresa de vivienda municipal

La alcaldesa propone darle viabilidad cambiando el objeto social y asignándole los suelos de El Hondón, para lograr otro préstamo y poder actuar en barrios

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

El equipo de gobierno local convocó ayer de forma urgente, para hoy, una reunión del Consejo de Administración de la Sociedad Municipal Casco Antiguo, donde la alcaldesa planteará la aprobación de un plan de viabilidad. Según informaron a 'La Verdad' fuentes municipales, Ana Belén Castejón solicitará el apoyo de los consejeros delegados, cargos ocupados por concejales de los cinco grupos políticos del Ayuntamiento (PSOE, PP, MC, Cs y Podemos), para reorientar la actividad de esta empresa pública. También instará a ampliar el ámbito de actuación y a cambiarle el nombre, para librarse de la imagen negativa que lleva asociada. Por ahora, no sugerirá ninguna denominación nueva.

La sociedad, creada por el PP con Pilar Barreiro en la alcaldía, atraviesa desde hace años una crisis derivada de la fallida venta de los terrenos expropiados en el Molinete y el Monte Sacro, y del fiasco del barrio universitario, proyecto que gestionó Residencial Puerta Nueva.

Tras esquivar la liquidación forzosa con inyecciones de dinero del Ayuntamiento -la última fue de 4,7 millones de euros- para reducir la deuda con los bancos , la compañía sigue en la cuerda floja. Tiene que abonar 4 millones a Caixabanc por un préstamo y más de 500.000 euros a varios vecinos, por tres sentencias relativas a la tasación municipal y al justiprecio de enajenación de parcelas fijado por el Jurado Provincial de Expropiaciones. Faltan dos resoluciones, lo que puede agrandar el 'agujero'.

Nuevas sentencias judiciales

En este contexto, y sin apenas liquidez, Castejón busca un giro. El año pasado llegó a plantear la disolución, pero, según fuentes del Ejecutivo, tras informes de técnicos de Urbanismo, Servicios Jurídicos y Servicios Sociales piensa que «cerrar la empresa ahora, en plena reactivación del sector inmobiliario, sería perder una gran oportunidad de mejorar la gestión urbanística y social del municipio».

Castejón defiende que la sociedad «tiene futuro», sobre la base de la puesta en venta inmediata -la enésima- de los solares de la Morería Baja y del entorno del centro de salud de la calle San Vicente, así como de una ampliación de capital. Se trata de incorporar los terrenos de El Hondón comprados en verano por el Consistorio a Solvia (inmobiliaria de Banco Sabadell) por 500.000 euros. Con este activo, unos terrenos que deben ser descontaminados por tener residuos industriales de Potasas pero que «están libre de cargas hipotecarias», el PSOE entiende que podrá acceder a nueva financiación bancaria.

Estos fondos sostendrían proyectos «de marcado carácter social» en tres ámbitos: la promoción y gestión de vivienda pública, como hacen ayuntamientos de toda España; la regeneración de barrios deprimidos, como Las Seiscientas, Santa Lucía, Los Mateos, Lo Campano y San Antón; y la gestión de unas 80 viviendas públicas de Servicios Sociales.

De cara a la Junta General de Accionistas, convocada también para mañana, la alcaldes advertirá a los ediles sobre «la responsabilidad contable» en que incurrirán si no toman una decisión sobre la Cuenta General de 2017, como máximo en el mes de octubre. Castejón espera el apoyo de la mayoría a su plan, y confía en especial en PP y Ciudadanos.