El plan director del Anfiteatro, en el aire hasta que lo validen en Cultura

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La Dirección General de Cultura advirtió ayer de que el proyecto de excavación del Anfiteatro Romano y de incorporación de los muros de la plaza de toros al recorrido visitable no puede ser considerado válido y susceptible de ser llevado a la práctica hasta contar con el visto bueno de sus técnicos.

La Comunidad Autónoma es la administración competente para dar los permisos de intervención en edificios protegidos y catalogados. Pero «hasta el día de hoy no se ha recibido ese proyecto para que lo informemos», aseguró el director general. Recordó que su ejecución ha estado rodeada de continuos retrasos. El primer encontronazo tuvo lugar respecto a la financiación, entre 2016 y 2017, cuando el alcalde era José López (MC). «La Comunidad envió peticiones y más peticiones para que el Ayuntamiento pidiera la subvención correctamente. En verano de 2017, la situación fue desbloqueada, al llegar a la alcaldía Ana Belén Castejón, del PSOE, que negoció con la entonces consejera de Cultura, Noelia Arroyo.

La Comunidad dio 100.000 euros, parte de los cuales fueron utilizados en la primera fase de las obras del Anfiteatro. Estos trabajos han permitido consolidar un cuadrante de unos 30 metros del doble muro de la plaza de toros. Ese sector servirá de modelo para rehabilitar el resto y convertirlo en una pasarela que los visitantes podrán recorrer, para ver el Anfiteatro desde arriba. Sin embargo, incluso después de solucionar ese problema, han seguido las fricciones. La Comunidad sostiene que solo ha habido un encuentro de coordinación para conocer los avances en la ejecución de ese plan director, pese a que todo se financia con fondos regionales. Desde el Ayuntamiento aseguran que los encuentros han sido al menos dos, uno de ellos con el plan acabado. Además, un portavoz municipal aseguró que el documento definitivo, presentado hace diez días por Castejón, ha sido enviado ya a Cultura para que dé su visto bueno.

En esencia, lo que el proyecto plantea es conservar tres cuartas partes del muro exterior del coso taurino, en el sector en el que lo forman dos paredones, y echar abajo el resto porque amenaza ruina. También desenterrar y restaurar el Anfiteatro por cuadrantes, en hasta siete fases. El presupuesto, incluida la musealización de la plaza de toros, ronda los cuatro millones y la obra estaría hecha en 2023. De momento, Fomento pondrá un millón por subvención directa, según Castejón, y hay pedidos 400.000 euros con cargo al programa estatal del 1,5% Cultural.