Pilar Juárez, una mujer singular

Pilar Juárez, en su restaurante María Zapata, en el año 2002. / ANTONIO GIL / AGM
Pilar Juárez, en su restaurante María Zapata, en el año 2002. / ANTONIO GIL / AGM

JOSÉ SÁNCHEZ CONESA

Pilar Juárez Conesa nació el día 6 de marzo de 1945 en Cartagena, marchando hacia Barcelona para estudiar periodismo cuando llegaba la ola del mayo parisino. Se abría una venturosa etapa catalana que comprenderá los años de 1966 a 1988, un periodo de rica actividad profesional que muchos cartageneros desconocen.

Se ayuda con la venta de libros a puerta fría para afrontar los gastos de la carrera, mientras conoce a una parte de la 'gauche divine' en la discoteca Bocaccio, gracias a sus anfitriones Oriol y Rosa Regás.

La Barcelona de aquellos años es la de escritores, editores, periodistas y artistas de mil raleas: García Márquez, Vargas Llosa, Serrat, Vázquez Montalbán, Juan Marsé, Gil de Biedma, los Goytisolo, Carlos Barral, Román Gubern, Ricardo Bofill y dos hombres que contribuirían, años después, a la transformación de la ciudad: Pascual Maragall y su concejal de Urbanismo, el arquitecto Oriol Bohígas. Bocaccio será la barricada lúdica, la democracia en hervor.

Tras vivir en Barcelona y trabajar varios años en el mundo editorial, abre un restaurante en Los Puertos

Junto a la escritora y editora Rosa Regás se sumerge profundamente en el ámbito editorial, entrando como editora en la Gaya Ciencia. De aquella etapa recuerda con agrado la colección de literatura infantil 'Moby Dick'. Otro grato recuerdo fue 'Arquitectura Bis', una revista abierta a las novedades mundiales del sector en la que mucho contaba Oriol Bohigas. A las tareas directivas en La Gaya se fueron sumando sucesivas responsabilidades en editoras como Bruguera, el grupo Grijalbo y Crítica.

Inolvidables son algunos episodios como la organización de la presentación de la biografía de Ian Gibson sobre García Lorca en Madrid con el alcalde Tierno Galván y el escritor Paco Umbral, o las asistencias a las grandes ferias del libro, como la de Frankfurt. Otros hitos en su trayectoria serán la fundación de la primera asociación de animadores socioculturales de España o la gestión de actividades culturales como los Lunes de la sala Villarroel, con diversas actuaciones musicales y teatrales, en las que se dio a conocer el actor Rafael Álvarez 'El Brujo'.

María Zapata

Pilar siempre tuvo una referencia vital en su abuela, María Zapata, una mujer nacida en 1903. En realidad se llamaba María Martínez Sánchez, pero era conocida con el apodo Zapata, que todos creían apellido cierto, debido a que sus empresas estaban ligadas al mundo del calzado. Así fue conocida en la Cartagena emprendedora de los años 20, donde brillaba con luz propia, aunque sus orígenes emprendedores se remontan a cuando contaba tan sólo 18 años de edad, solicitando entonces a su progenitor que le diese su parte de la herencia para adquirir una arruinada fábrica de calzado en Elche. Abrió la zapatería Tacón de Oro en la calle del Carmen de Cartagena y otro establecimiento en Mazarrón, además de un taller de alpargatas de cáñamo y esparto que empleaba a 25 mujeres en esta última población.

El restaurante

Pilar hereda de su abuela María Zapata una vivienda de más de 200 años de antigüedad en el paraje Las Gabinas, perteneciente a Los Puertos de Santa Bárbara. En 1987 abre como restaurante blasonando el nombre de la querida abuela, porque supuso todo un regreso a las raíces. Dice Pilar: «Me gustan las relaciones de la gastronomía y la literatura, los recuerdos personales que evocan los sabores». En efecto, cocina tradicional con productos de calidad, muchos de su huerta ecológica, criando ella misma gallinas y conejos. Recuperó recetas de la tradición oral de aquella zona como el potaje de castañas pilongas, que descubrió en Los Jarales de Perín, gracias a la mujer de su maestro de trabajos con esparto. Abre una granja escuela y un museo etnográfico, legado de bienes patrimoniales que pasaron a formar parte del Museo Etnográfico de Los Puertos de Santa Bárbara.

Entre los comensales del restaurante se encuentran Rocío Jurado y Ortega Cano, los reyes Juan Carlos y Sofía, y el entonces príncipe Felipe. Y eso que María Zapata era republicana.

Su compromiso con el sector aupó a Pilar a la presidencia de Hostecar, la asociación que agrupa a los hosteleros para trabajar a favor de los pequeños empresarios. Fue vicepresidenta de COEC, la gran asociación de los empresarios de la comarca, contribuyendo a la apertura de la primera Escuela de Hostelería de la región, a la creación de cursos de especialización y reciclaje o a la puesta en marcha del reconocimiento oficial de enfermedades crónicas profesionales propias de la hostelería. Presentó varias ponencias en congresos del gremio, abundando en el desarrollo arqueológico para cimentar un turismo más cultural en nuestro municipio.

Mujer comprometida, integró la Plataforma por la Provincia de Cartagena y fue la primera presidenta de la Asociación de la Memoria Histórica de Cartagena. Aunando su amor a la historia, a las tradiciones y al periodismo, dirigió y presentó el programa semanal 'Cartagena, taller de historia', en Radio Cartagena de la cadena SER. El restaurante cerró sus puertas hace dos años pero Pilar no se detiene. Sea por mucho tiempo.