«¡No nos pidan más tiempo!»

Dos activistas, entre zapatos de niño y cruces, en la balsa La Cabaña, en Llano del Beal./ANTONIO GIL / AGM
Dos activistas, entre zapatos de niño y cruces, en la balsa La Cabaña, en Llano del Beal. / ANTONIO GIL / AGM

Vecinos de Llano del Beal denuncian la falta de medidas para atajar la contaminación minera, que afecta a zonas donde hay niños

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

«¡No nos pidan más tiempo! Nuestros hijos e hijas tienen plomo». Con esta frase, reproducida en carteles que dos activistas colocaron en el depósito minero La Cabaña, padres de escolares de Llano del Beal llamaron ayer de nuevo la atención sobre los efectos que la contaminación minera está teniendo en la salud de los niños. Plantando cruces sobre la terrera, a cuyos pies colocaron también 250 pares de zapatos infantiles, la Plataforma de Afectados por los Metales Pesados y Metaloides de la Sierra Minera de Cartagena denunció la pasividad de la empresa Portmán Golf y de las administraciones públicas a la hora de atajar la dispersión de residuos por efecto del viento y de la lluvia.

El colectivo ciudadano lamentó que la Comunidad Autónoma no haya forzado aún a la compañía propietaria de los terrenos a actuar en el sellado y la restauración ambiental ni haya intervenido de forma subsidiaria. Todo ello, pese al «riesgo para la población» que reflejan los «valores muy elevados de plomo, cadmio y arsénico en el organismo» de niños y adultos, indicó el portavoz de la plataforma, Juan Francisco Ortuño. Este citó el estudio Emblema, realizado por la Consejería de Salud, y el Programa Centinela, impulsado por la Unidad de Salud Medioambiental del Hospital Virgen de La Arrixaca.

Los vecinos también criticaron la lentitud de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) y la Demarcación de Costas, que pertenecen al Ministerio para la Transición Ecológica, a la hora de tomar medidas para impedir la contaminación por erosión de las ramblas de Mendoza (o del Beal), así como del Mar Menor y su ribera: el humedal de Lo Poyo y las playas de Los Urrutias, Perla de Levante, Los Nietos, Islas Menores, Mar de Cristal, Playa Honda y Marchamalo. También avisaron del riesgo de transferencia de metales pesados al acuífero, así como a los campos de cultivo de la zona de Arco Sur.

Afectados por los metales estudian una demanda por vulneración de derechos fundamentales

En cuanto al Ayuntamiento, la Plataforma exigió de nuevo la construcción de una red de recogida de aguas pluviales, para bloquear la llegada de residuos «a escasos metros de nuestras viviendas y de áreas de recreo infantil, educativas y deportivas». Y añadieron que «las escorrentías de residuos peligrosos y la alteración química de estos, como consecuencia de la extremada acidez de las aguas, supondrá un gasto añadido a las arcas municipales en caso de que deba proceder a la reposición de los daños causados» en infraestructuras y servicios, como calles, carreteras, farolas y el resto del mobiliario urbano.

Ortuño instó, por enésima vez, a las autoridades a reaccionar y aprobar medidas «sin mayores dilaciones, a fin de minimizar la exposición de nuestros hijos e hijas a estas fuentes de contaminación». Y advirtió de que los vecinos estudian presentar ante la Fiscalía y los juzgados «demandas por vulneración de derechos fundamentales y por responsabilidad patrimonial de la administración».

Postura de Portmán Golf

Fuentes de la empresa propietaria de los depósitos indicaron que «corresponde al explotador de las instalaciones, que no es Portmán Golf sino las empresas que obtuvieron las concesiones de las distintas administraciones, asumir las posibles actuaciones». Todo ello sin menoscabo «de la colaboración que la empresa viene prestando» a la Comunidad Autónoma.

La Plataforma invitó a recorrer Llano a todos los grupos municipales. Solo fueron miembros de MC y Unidas Podemos-Equo. También asistió una representación de Somos Región. El concejal de MC, Jesús Giménez, denunció el «lamentable estado» del Llano y criticó que «desde el verano de 2017 los vecinos esperan que la alcaldesa, Ana Belén Castejón, y sus socios del PP cumplan las promesas que hicieron para conformar al AMPA del colegio». Además, solicitará celebrar, antes de final de año, «un Pleno monográfico sobre la contaminación en Cartagena».

La concejal de Podemos Leli García calificó de «espeluznante comprobar la situación de vulnerabilidad del Llano, con ramblas sin limpiar, balsas mineras al lado de los colegios y escorrentías que no se encauzan». Además, exigió al Gobierno local (formado por PSOE, PP y Cs) que construya con urgencia las conducciones de pluviales, con cargo al superávit de Hidrogea, concesionaria del servicio de aguas.