El Perpetuo Socorro abrirá en julio una UCI para hacer operaciones complejas

Dos médicos revisan los puestos de la Unidad de Cuidados Intensivos. / Pablo Sánchez / AGM
Dos médicos revisan los puestos de la Unidad de Cuidados Intensivos. / Pablo Sánchez / AGM

Junto a la del Hospital Santa Lucía, será la segunda del municipio y estará equipada con cinco puestos, uno de ellos de aislamiento

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La dirección del Hospital Perpetuo Socorro ya lo tiene todo preparado para abrir una Unidad de Cuidados Intensivo (UCI) en las próximas semanas, con toda probabilidad en el mes de julio. Este nuevo servicio, que tendrá cinco puestos, uno de ellos de aislamiento y otro específico para enfermos renales, tan solo tiene que pasar la última revisión, la del Registro de Establecimientos Sanitarios (RES). Así, la que será la segunda UCI del municipiom podrá funcionar para atender operaciones más complejas, según el director médico del centro sanitario, Juan Manuel Castillo.

«Esta nueva unidad supone todo un salto cualitativo para el centro. Es lo que le faltaba para ser un hospital completo y así poder realizar operaciones más complicadas», explicó Castillo. Este servicio evitará que pacientes con complicaciones tengan que ser trasladados al Santa Lucía, como ocurre ahora.

En la UCI se podrá realizar cuidados individualizados en función de las necesidades de los pacientes. En sus puestos será posible controlar las constantes vitales a través de monitores y registrarlas de manera permanente las 24 horas del día.

Cuidados postoperatorios

De esta manera, ninguna variación en las constantes ni ningún comportamiento físico anómalo pasarán desapercibidos para los trabajadores de esta unidad. En ella se podrá atender a personas con politraumatismos, en situaciones críticas de determinadas enfermedades que sean potencialmente recuperables y los cuidados postoperatorios de grandes intervenciones.

A lo largo de cada turno, el Perpetuo Socorro necesitará al menos dos médicos intensivistas, cuatro enfermeros y dos auxiliares de enfermería. «Necesitábamos seguir ampliando nuestras instalaciones, pero, sobre todo, lo hemos hecho para garantizar la seguridad de nuestros pacientes. Teniendo una UCI de estas características, nuestros enfermos van a estar atendidos de manera intensiva y por especialistas», añadió el director médico. Con este nuevo servicio, el hospital, ubicado en la Calle Sebastián Feringán, podrá hacer operaciones más complicadas, por ejemplo cirugía bariátrica, para tratar la obesidad a través de la reducción de estómago.

«Son tipos de intervenciones que sin UCI sería imposible llevarlas a cabo», añadió Castillo. De esta forma, también están preparados para atender partos, aunque no es uno de sus objetivos prioritarios en estos momentos, según la dirección del centro hospitalario.

Reanimación

La UCI complementará el área quirúrgica del hospital, compuesta por cinco salas de operaciones y otra de reanimación. Se trata de la Unidad de Reanimación Postquirúrgica con dos boxes, a cargo del Servicio de Anestesia y Reanimación. Por ello, en la zona no podrá entrar nadie más que personal sanitario.

Los vecinos insisten en abrir los cuidados intensivos del Rosell

La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública Salvemos el Rosell insiste en la necesidad de que el hospital del Paseo de Alfonso XIII tenga Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), para que en sus salas de operaciones se puedan realizar intervenciones quirúrgicas más complicadas y así poder reducir las listas de espera. De hecho, reclaman que la Ley del Rosell, que obliga al Gobierno de la Comunidad Autónoma a equipar ese centro con todo lo que tiene un hospital general, incluye dicho servicio. Fuentes de la Gerencia del Área de Salud explicaron que la nueva unidad de semicríticos, que pronto abrirá en el Rosell, tendrá soporte vital con los mismos profesionales de una UCI, entre ellos un intensivista. Y argumentaron que no se puede abrir otra unidad de cuidados intensivos en Cartagena cuando hay otras áreas de salud que no la tienen.