Padres del Vicente Ros denuncian los retrasos en la apertura del comedor

Padres y alumnos saliendo ayer del colegio Vicente Ros. / J. m. Rodríguez / agm
Padres y alumnos saliendo ayer del colegio Vicente Ros. / J. m. Rodríguez / agm

Critican que la comida no será elaborada en la cocina del centro, como preveía el proyecto inicial, y que la Consejería la llevará de un catering

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

El enfado de los padres del colegio Vicente Ros es monumental. Los retrasos en la puesta en marcha del comedor escolar, proyectado por la Comunidad Autónoma «en 2014», les ha llevado a denunciar una situación «insostenible», ante las continuas «promesas incumplidas» y las «contradicciones», de la Consejería de Educación. Así lo explicó ayer la vicepresidenta de la Asociación de Padres de Alumnos de este centro público, Ana Esther Roca.

La responsable del departamento regional de Educación, Adela Martínez-Cachá, se comprometió, según los padres, a que el comedor estaría en funcionamiento en el tercer trimestre del curso pasado, después a principios de este y, por último, a lo largo de este mes de marzo. Pero, como en las dos primeras fechas, parece que niños y padres tendrán que esperar aún más para ver satisfecha su reivindicación.

En el Vicente Ros, situado en la calle Carmen Conde (Ciudad Jardín), ha sido cerrado el porche para la creación del comedor, una cocina y otros servicios complementarios a esa infraestructura. La superficie es de 177 metros cuadrados y tiene capacidad para 88 personas. La inversión ha rondado los 145.000 euros. Las instalaciones también podrán ser usada por alumnos del colegio Cuatro Santos, ubicado en la calle Burgos.

Educación asegura que está pendiente de la contratación y que el servicio empezará en mayo

Equipamiento

Fuentes de la Consejería de Educación indicaron ayer que una vez finalizada la obra, «ahora estamos en fase de contratación del servicio de comedor y del equipamiento del mismo, para que entre en funcionamiento en mayo».

Ayer, los padres se llevaron la última sorpresa. Pese a que está previsto el equipamiento de la cocina, «el pasado lunes recibimos una respuesta vacía del señor García Iborra, responsable de Dirección General de Atención a la Diversidad y Calidad Educativa, en la que expone que nuestro comedor se pondrá en marcha en la modalidad B, esto es, con catering, y no con cocina, como estaba estipulado en el proyecto inicial», explicó Roca.

Los padres creen que este nuevo retraso hará que los alumnos no puedan disfrutar de este servicio hasta el curso que viene, y no en las condiciones que ellos habían pactado con la Comunidad Autónoma en un principio. Desde el curso pasado «no hemos dejado de presionar y de insistir, pero quienes nos representan y debería velar por el bienestar de sus representados y quienes deberían defender la transparencia y honestidad de la gestión pública, prefieren mirar para otro lado».