Ana Belén Castejón: «Pacté con el PP y con Cs porque lo necesita Cartagena. Si mirara solo por mí, estaría más cómoda en la oposición»

Ana Belén Castejón, en la ventana de su despacho, con el monumento a los Héroes de Cavite y el puerto al fondo. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM
Ana Belén Castejón, en la ventana de su despacho, con el monumento a los Héroes de Cavite y el puerto al fondo. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM

La alcaldesa de Cartagena asegura que «le toca al Gobierno regional pasar a los hechos para que el municipio recupere el protagonismo que merece»

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

Cuando están a punto de cumplirse cincuenta días de su reelección como alcaldesa de Cartagena, la socialista Ana Belén Castejón Hernández (Cartagena, 1979) habla por primera vez del inesperado pacto de gobierno que el pasado 15 de junio alcanzó con el PP y Cs para evitar un gobierno en minoría del candidato más votado, José López, de MC. Expedientada por el PSOE, que amenaza con expulsarla si no dimite, termina de recuperarse de una inesperada operación que la ha obligado a bajar su actividad por consejo médico. «Fue un buen susto. Y todavía hay quien dice que fue de estética», reprocha a los maledicentes.

-¿Cómo se encuentra?

-Me encuentro muy bien, con fuerza, muy cómoda y trabajando internamente, desarrollando todo el acuerdo programático que queremos llevar a cabo esta legislatura. Estoy serena, tranquila y con la experiencia de la anterior legislatura.

- ¿Lo ha pasado mal estos días?

- Afronto las situaciones como van viniendo. A las situaciones hay que plantarles cara y resolverlas. No me gusta hablar de lo que pasa en la intimidad de un despacho. Eso se queda para mí. Creo que es importante guardármelo para mí.

- ¿Por qué pactó sin autorización del PSOE con PP y Ciudadanos?

-Voy a hacer mías unas palabras del presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez. Siendo candidato, dijo que si tenía que elegir entre su interés personal o pensar en España apostaría por lo segundo. Yo hice lo mismo. Si hubiera pensando en mis intereses probablemente no habría pactado. Si pacté fue por Cartagena. Paradojas de la vida, históricamente al PSOE le ha tocado ese papel: por ejemplo, diseñó una Constitución negociando con quienes pensaban ideológicamente distinto. Y lo hizo porque era momento de amplitud de miras y de pensar en España. Mi grupo municipal y yo antepusimos los intereses generales. Cartagena no podía estar bajo el mandato de quien ha demostrado ser todo lo contrario a un servidor público; un alcalde debe dar ejemplo a sus conciudadanos. Por eso pactamos 'in extremis'. Cartagena precisaba estabilidad, sensatez, experiencia y solvencia. Y si hubiéramos dejado gobernar a la lista más votada todo eso habría faltado. ¿Es normal que tengamos que celebrar los plenos con tres policías en la sala, porque hay un señor que ha demostrado cierta agresividad?

-La candidatura de MC fue la preferida por un mayor número de cartageneros. ¿No debía gobernar?

-Tampoco la pasada legislatura gobernó la lista más votada [el PP de Pilar Barreiro]. Pactamos y configuramos gobierno la segunda y tercera fuerza política [el PSOE y MC].

-¿A qué peligros se enfrentaba Cartagena en caso de que hubiera gobernado MC en solitario?

- A no poder cumplir los retos apasionantes que tiene el municipio. Otro peligro son las formas. Cartagena tiene que ser ejemplo de coherencia y sensatez. También de dirigentes políticos que están a la altura. La amenaza era que se instalara aquí todo lo contrario de lo que se espera de un dirigente y de su partido. Era una situación a la que había que hacer frente con valentía poniendo por delante los intereses generales. Si yo hubiera pensado en mÍ, estaría más cómoda en la oposición, cobrando casi lo mismo, con menos responsabilidad, trabajo y quebraderos de cabeza y más tiempo para mis hijos... Lo que nos une a PSOE, PP y Cs es Cartagena, que precisaba este pacto porque peligraba su estabilidad y su buen nombre. No se merecía estar gobernada por ese partido.

-¿Se arrepiente de algo?

- ¿De qué sirve arrepentirse? Hay que apechugar con las decisiones que uno toma.

- Ha dicho antes que el pacto fue 'in extremis', que no hubo premeditación. ¿Quién se lo propuso?

- La mañana del pleno estaba en la esteticista. La señora [Noelia] Arroyo me llamó y me dijo que si podíamos vernos antes de la sesión. Así que dejé el tratamiento a medias y salí corriendo. Vivimos una serie de circunstancias en el Palacio Consistorial, todos nos miramos, Manuel Padín también se incorporó y se nos planteó: '¿Es que no vamos a ser capaces de ponernos de acuerdo por Cartagena?' Fue todo tan rápido que no daba crédito a lo que estaba ocurriendo. Es verdad que me dio un poco de vértigo pero había que tirar para adelante. Y mire si fue tan 'in extremis' que aún estamos elaborando el acuerdo programático para presentarlo al inicio del curso político. En lo que estemos de acuerdo, saldrá adelante. En lo que no, cada partido tendrá libertad para plantearlo. Yo misma tengo que pasar ese acuerdo por los filtros de mi partido, como me piden: la gestora y la Ejecutiva federal.

-¿Hay algún empresario o alguna concesionaria municipal detrás del acuerdo de gobierno?

- Rotundamente, no. Mire, he recibido más de novecientos mensajes de apoyo. Ahí puedo comprobar el clamor social de la ciudadanía. Asociaciones de todo tipo, gente del tercer sector, gente de izquierdas...

-El PSOE ha pedido a sus seis ediles que dejen los cargos de gobierno y no lo han hecho. Están expedientados por ello y amenazados de expulsión. ¿Se siente aún dentro del partido?

- Voy a ser socialista hasta el día que me muera. Y voy a seguir trabajando desde el gobierno municipal gestionando una sociedad más progresista, más justa y más social. En cuanto a su pregunta, prefiero no hablar de cuestiones internas de mi partido, por respeto al proceso interno.

-¿Cómo cree que se resolverá? ¿Será expulsada del PSOE?

- [Largo silencio, pensativa]. No está en mi mano. No he iniciado yo este proceso. Pero espero y deseo que puedan cerrarlo bien.

-¿Se ve fuera del PSOE?

- Me cuesta mucho verme fuera del partido, en el que llevo veinte años como militante. Mi proyecto ha estado siempre en torno a unos ideales, que son los del PSOE, un partido con más de 140 años de historia. Y allá donde esté, seguiré trabajando por el Partido Socialista.

-¿Cómo ha arrancado el gobierno de coalición? ¿Qué le ha sorprendido de sus socios de gobierno?

- Es un equipo de quince hombres y mujeres que da mucha estabilidad al municipio. Nos permite tener presupuesto y sacar adelante todos los proyectos. En todos ellos veo un cartagenerismo exigente, personas que quieren tanto a su tierra que han sido capaces de poner Cartagena por delante de unas siglas. Eso hace grande el pacto y el equipo.

-¿Qué asuntos son inaplazables esta legislatura?

- El Mar Menor es una asignatura pendiente de otras legislaturas y un gran objetivo para la actual. Tenemos que demostrar a los ciudadanos que todas las administraciones somos capaces de ponernos de acuerdo y buscar una solución a este problema. En materia sanitaria, hay que cumplir la ley del Rosell y tener Hemodinámica las 24 horas del día en el Santa Lucía. Vamos a poner a trabajar a quien sea.

-¿Cree que sus socios del PP van a ser igual de exigentes con consejeros de Medio Ambiente y de Sanidad nombrados por su partido?

-La respuesta la tiene en que la moción aprobada por mayoría en el último pleno para la defensa del Hospital del Rosell y otras actuaciones en materia de sanidad fue del PSOE y la apoyó el PP. Este gobierno tiene muy claro que hay que quitarse la gorra de partido para pensar por y para Cartagena. Y hasta el día de hoy lo estamos haciendo así.

-¿Cartagena está siendo bien tratada por el Gobierno regional? ¿Cómo se explica que una comarca que triplica su población en verano tiene servicios sanitarios esenciales bajo mínimos?

- Esa es otra de nuestras reivindicaciones. No vamos a bajar la exigencia. Ni la vicealcaldesa, Noelia Arroyo, ni el teniente de alcalde, Manuel Padín, ni yo misma. Es una línea que el equipo de gobierno tiene clarísima y va a ser su seña de identidad. Le digo más en relación a los barrios: vamos a exigir la ampliación del plan de barrios y diputaciones. Una valoración que hago yo de la anterior legislatura es que fuimos capaces de atender y responder a los pueblos. Esta legislatura le toca a los barrios, al segundo cinturón urbano. Para ellos tenemos que tener una respuesta del Gobierno regional.

-¿Cartagena pierde oportunidades por carecer de un Plan General Urbano actualizado?

- Ese es el gran reto de la legislatura y debemos tenerlo acabado en 2023. Queremos hacerlo de forma consensuada, con participación. Tenemos que demostrarle a la ciudadanía que tenemos un proyecto de municipio, que queremos desarrollarlo con un modelo sostenible y sostenido en el tiempo. Porque el medio ambiente tiene que ser otro gran reto. Tenemos que hablar más de transición ecológica y ser capaces de avanzar en política medioambiental. Hay asignaturas pendientes, como la descontaminación del Hondón y de la Sierra Minera.

-¿Qué quiere hacer en el Hondón y con la Sierra Minera?

- Como gran tema del municipio, vendrá recogido en el acuerdo programático que estamos terminando. Estamos diseñándolo. Pero le adelanto que seremos referencia. Ya le digo que estamos diseñando actuaciones muy concretas que revelarán un proyecto de ciudad y de municipio, con sus barrios y pueblos, muy ambicioso. El medio ambiente estará en el eje central de la acción de gobierno.

-¿Están tardando más de lo previsto en elaborar su programa?

-Estamos tardando, pero queremos que esta legislatura sea la del resultado. No queremos prisas. Tampoco pausas, pero no debe haber improvisaciones ni ocurrencias. Queremos que haya certidumbre y hacer de Cartagena un lugar atractivo para los inversores, con agilidad burocrática.

-¿Llegará el AVE antes de 2024?

- Vamos a trabajar para ello. Se está cumpliendo la hoja de ruta diseñada por la sociedad Cartagena Alta Velocidad. Pero también hay que apostar por unos Cercanías del siglo XXI para estar mejor comunicados y vertebrados.

-¿Teme perder las ayudas comprometidas por el Gobierno de España por la inestabilidad política y su situación en el PSOE?

- No. Confío plenamente en la sensibilidad del Gobierno con Cartagena. El presidente en funciones lo tuvo claro y Cartagena no tiene nada que temer. Hubo una primera fase en que ese compromiso se materializó con la firma de protocolos y esta legislatura será la de licitaciones y obras en el Anfiteatro, en la Catedral, en la estación...

- Ha recibido cientos de mensajes apoyando su decisión de pactar con el PP y Ciudadanos. ¿Recibe también de personas que no entienden el pacto?

- No. Hay quien me ha dicho que este pacto era impensable, pero luego añaden que Cartagena lo precisa y lo merece. He recibido mensajes de representantes vecinales pidiéndome que resista.

-¿Qué papel debe jugar Cartagena en el contexto regional?

- El que merece por historia, por justicia y porque ya le toca. Dicho de otro modo: esta legislatura tiene que demostrarse que Cartagena recobra el protagonismo que debe tener por tamaño e idiosincrasia. Y se tiene que demostrar con hechos. Ya sabemos que es preciosa, que tiene un puerto espectacular de los más beneficiosos de España, que es la capital turística de la Región... Todo eso está muy bien. Lo sabemos. Ahora queremos pasar a los hechos. Y le toca al Gobierno regional mover ficha y demostrarlo.

- ¿Cómo? ¿Con más presupuesto?

- Sí. Y con actuaciones.

- Dígame alguna.

- Lo primero es celeridad en los trámites, por ejemplo en los del Plan General o en aquellos que determinen una obra de mejora en una diputación. Debe haber gestos con Cartagena. ¿Por qué no se puede celebrar aquí el día de la Región, por ejemplo? Hay que hacer más región desde Cartagena con pequeños guiños y también con asuntos grandes. Le recuerdo que tenemos una asignatura pendiente con la retirada de amianto de los colegios, que lo vamos a liderar desde Cartagena. Nos comprometimos con la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos y no vamos a fallar.

- ¿Le ha pedido ya una entrevista al presidente López Miras?

-En cuanto esté en marcha su gobierno. Ya tengo escrita la carta. Cartagena debe ser de las primeras y vamos a ser muy exigentes.