Noches de ensueño frente al mar

María Ángeles Ródenas, José de Prada, María Rodríguez, Hermenegildo Martínez, Victoria Sánchez, Paco Hernández, Alicia García y José Miguel Huertas. / ANTONIO GIL / AGM
María Ángeles Ródenas, José de Prada, María Rodríguez, Hermenegildo Martínez, Victoria Sánchez, Paco Hernández, Alicia García y José Miguel Huertas. / ANTONIO GIL / AGM

ÁNGELA DE LA LLANA

De blanco impoluto y en un lugar de ensueño. Así se celebró el pasado viernes una de las fiestas más bonitas e impactantes de la costa, un clásico que cada año reúne junto al mar a muchos visitantes y autóctonos, que no se quieren perder la mejor noche del verano. Y es que todo es perfecto en la noche blanca de La Manga Club. La llegada a la cala, situada en pleno Parque Natural de Calblanque, rodeada de montañas y bañada por el Mar Mediterráneo, ya es todo un espectáculo para los asistentes que visitan por primera vez el complejo.

Así lo fue para un grupo familiar de Bilbao que no dejaron de inmortalizar el lugar con sus teléfonos. María Luisa Moratalla, José Manuel González, Jesús y María Amenedo, Bixente del Moral y Lucía Ruiz aseguraban que «solo el sitio merecía la pena».

Las noches blancas de la cala son todo un clásico del complejo, una cena que se prepara con esmero por el equipo de restauración. Un pasillo de camareros con copas de champán daban la bienvenida a los asistentes, como a María Ángeles Ródenas, José de Prada, María Rodríguez, Hermenegildo Martínez, Victoria Sánchez, Paco Hernández, Alicia García y José Miguel Huertas.

El horario de la fiesta coincidió con un atardecer que se proyecta en las rocas y cuya música de fondo fue el rugir de las aguas que bañan la arena. Un sofá a pie de playa decorado con elementos marroquíes, sirvió como 'photocall' para todos los asistentes, que no dejaban de fotografiar el lugar.

Restaurante al aire libre

Al anochecer, el entorno se convirtió en un restaurante al aire libre, en el que los asistentes pudieron disfrutar de un magnífico bufete. El flamante director de alimentos y bebidas del complejo, Andreas Schandl, explicaba que la cena «está diseñada para los paladares más sibaritas. Se trata de una celebración de los sabores de la gastronomía mediterránea, con arroces y pescados a la sal, marisco, sushi, ensaladas de diseño, pulpo, presa ibérica y un mostrador de fantásticos postres y frutas».

Todo ello regado con champán y vino blanco, con el que brindaron algunos asistentes, como David Padial, Ana Teresa Groh, Ginés Abellán, Gema Morales, José Martínez y Elizabeth John.

Tampoco faltaron a la cita empresarios como Ginés Navarro y José María Cano, acompañados por Nati Vallés, Ángel Rafael Rodríguez, José Pérez Acosta, Mariana Navarro y Pilar Cano. Para ellos es «una apuesta imprescindible, un clásico del verano del que siempre disfrutamos con los amigos».

En mesas redondas en las que casi rozaban las olas, adornadas con esmero e iluminadas con velas, los asistentes comentaban lo espectacular del lugar. La brisa de la noche hacía aún más agradable la estancia, en la que se disfrutaba también de la luz de la luna en un cielo cuajado de estrellas.

La velada fue amenizada por el grupo musical Mena Roset, que al terminar la cena hizo salir a los asistentes a una pista de baile situada frente al mar. Azucena Mondéjar, Pepa Paredes, Paco Blasco y Ángel Sánchez llegaron de Murcia y compartieron noche con Aurora Ruiz y José Antonio García. Ellos, que venían de Madrid, era la primera vez que se alojaban en el complejo y estaban muy sorprendidos por la belleza de la zona.

Planes de futuro

Andreas Schandl explicaba que con la entrada del grupo Hesperia en el complejo hotelero tenemos «muchos proyectos que iremos poniendo en marcha de manera paulatina. De entrada, el restaurante que se encuentra en lo alto de la cala va a sufrir una profunda remodelación». Planes de futuro y mejora para una de las zonas más bellas y paradisíacas de nuestra Región.