«Los niños tienen muchas más capacidades de las que imaginamos»

Maribel Alcolea muestra su libro. / a. campoy
Maribel Alcolea muestra su libro. / a. campoy

Maribel Alcolea Hernández Directora de la Escuela Municipal de Música de Archena

ANDRÉS CAMPOY

Maribel Alcolea es una archenera en la que se cumple el dicho de ser profeta en su tierra. No en vano, fundó en 1996 la Escuela Municipal de Música de la localidad, de la que es directora y profesora desde su apertura. Desde su juventud le acompaña el gusanillo de la innovación y la investigación, motivación esta que le ha llevado a la publicación de cuadernos para el aprendizaje de la música en la especialidad de guitarra. También es conferenciante en congresos musicales por toda la geografía española.

-¿Cómo se inició en su importante bagaje musical?

-Ya desde niña me gustaba mucho la música. Mis padres me regalaron mi primera guitarra. Durante mis estudios de Secundaria, Bachillerato y Magisterio los compartía con el aprendizaje de la música, estudiando en el Conservatorio Superior de Música Manuel Massotti Littell de Murcia, con Manuel Díaz Cano. También hice cursos de didáctica de los métodos Kodaly, Orff-Schulwerk y Dalcroze. Además, completé mi formación guitarrística estudiando con grandes maestros, como Leo Brower, David Russell, Roland Dyens, Joaquín Clerch, Jorge Fresno, Egberto Gismonti, Angelo Gilardino, Jorge Cardoso y Óscar Herrero entre otros.

-¿Y qué me dice de su actividad profesional?

-En realidad he trabajado en todos los ámbitos de las enseñanzas musicales. También colaboré como guitarrista en la grabación del disco 'Ayer', del compositor y pianista Pedro Contreras, y participo desde hace muchos años como moderadora en la prestigiosa web 'Guitarra. Artepulsado'. He publicado algunas entrevistas a importantes guitarristas y actualizo diariamente mi web: www.mairbalalcolea.net.

-De sus múltiples publicaciones, ¿cuál destacaría?

-En el año 2009 se publicó mi método 'Los colores de mi guitarra', que tuvo una gran difusión y acogida mundial, ya que no existían métodos para trabajar con el alumnado de edades menores de ocho años. Desde entonces he ido investigando y desarrollando, dentro del ámbito de la Escuela Municipal de Música de Archena, un programa de iniciación a la guitarra a edades tempranas, al cual he llamado Maguit. Este abarca las edades comprendidas desde los tres a los nueve años de edad. Este programa tiene una serie de cinco libros de trabajo. En mis libros, además de estudiar las notas, la técnica de la guitarra... también trabajamos el cuidado del cuerpo. El músico está considerado como un atleta, con lo que se trabajan estiramientos adecuados. También le doy mucha importancia a trabajar el reconocimiento de las emociones. Sentir la música para hacerla sentir cuando la interpretamos.

-¿Qué objetivos tiene el método?

-La curiosidad es el gran motor interior que mueve al niño y la niña. Hay que activarlo para que empiecen a circular todos los engranajes y poner en marcha su capacidad de absorber la información siempre que esta sea adecuada a su edad y de buena calidad. Los niños tienen muchas más capacidades de las que nosotros podemos imaginar. Solo hay que ver el dominio que tienen con los ordenadores y videojuegos desde pequeños. Hay que canalizar esas destrezas. Tenemos que competir con ese gran mundo de juego que les tiene abstraídos y no es fácil... pero hay que modernizar las metodologías a una nueva era. No podemos enseñar a niños del siglo XXI con medios que no van a llamar nunca su atención. Este es el gran objetivo del método Maguit.

-¿Cuáles son sus retos de cara al futuro?

-Mi reto más inmediato es terminar con el quinto libro de la saga Maguit. A partir de ahí, difundir esta escuela de guitarra para los más pequeños, con el fin de dejar mi legado para que cada vez más niños puedan acercarse y sentir la magia de la guitarra a través de un arco iris de sonidos desde la guitarra a sus corazones.

 

Fotos

Vídeos