Nelken y Conde

1. Margarita Nelken, dando una conferencia en 1932./
1. Margarita Nelken, dando una conferencia en 1932.

LUIS MIGUEL PÉREZ ADÁN

En 2019 se cumple el cuarenta aniversario de la toma de posesión por parte de la cartagenera Carmen Conde Abellán del sillón K de la Real Academia Española. Fue la primera mujer en lograrlo en este país. Al mismo tiempo también se cumplen noventa años de la publicación de su primer libro, 'Brocal', editado en 1929.

El Patronato Carmen Conde-Antonio Oliver de nuestra ciudad conmemorará a lo largo de todo el año ambos recuerdos para recordar la figura y la obra de una de las escritoras más importantes de la literatura española del siglo XX.

Entre el valiosísimo archivo que custodia este Patronato se encuentran unas cartas en donde se personifica la relación de amistad existente entre Carmen Conde y Margarita Nelken y que, a continuación, me gustaría esbozar como homenaje a esos recuerdos.

Margarita Nelken Mansberger (Madrid, 5 de julio de 1894-México DF, 9 de marzo de 1968) fue una crítica de arte, escritora y política española, una de las representantes del incipiente movimiento feminista en España durante la década de 1930; una mujer controvertida y apasionada, culta, vanguardista y romántica.

Como política fue además, junto con Clara Campoamor y la malagueña Victoria Kent, una de las tres primeras diputadas en la historia parlamentaria española con el estreno de la II República, en 1931, con la particularidad de que fue la única que estuvo tres legislaturas hasta el final del Gobierno republicano, cuando tuvo que marchar al exilio.

Militante del partido socialista y después del comunista, sus propias contradicciones la llevaron a un sectarismo errático, convirtiéndose, como expresó el cronista Francisco J. Franco en su libro 'Mujeres de la España Republicana', en alguien adorada por los suyos y odiada por sus enemigos y por aquellos que rechazaban sus hábitos de poder y estilo.

Pero volvamos a la relación que se estableció entre ambas escritoras: debemos situarnos en la Cartagena de 1932. Carmen Conde junto a su marido Antonio Oliver han puesto en marcha la Universidad Popular de Cartagena, en este contexto cultural se organizan conferencias a las que acuden los más brillantes exponentes de la intelectualidad de aquellos momentos.

Nelken lo era ya entonces, fue invitada por Carmen Conde a pronunciar una conferencia en este marco. Aquí comenzó una relación de amistad que perduraría en el tiempo.

Fue el lunes 7 de marzo de 1932 cuando Margarita Nelken llegó a Cartagena. En el emblemático edificio del Ateneo Cultural, sito en la Plaza de Prefumo (hoy San Sebastián), todo estaba dispuesto para que, en uno de sus bellos salones, se produjera el evento.

La prensa local se hizo eco de la presencia de esta diputada socialista y la asistencia fue multitudinaria.

Bajo el título 'Las musas del Romanticismo', Nelken desarrolló una brillante disertación en un tono de emoción hondamente femenino, algo que dejó impresionada a Carmen Conde y al resto de asistentes.

El acto comenzó con la presentación por parte del directivo de la Universidad Popular, el doctor Más Gilabert; a continuación tomó la palabra Carmen Conde dirigiéndose a los presentes recalcando el privilegio que tenía esta Universidad contando con la presencia de esta diputada.

Comenzó la interviniente haciendo una relación somera de las claves del Romanticismo en diversos países europeos, pero enseguida derivó a la importancia que el elemento femenino tendía en él, afirmando lo siguiente:

«El movimiento romántico no solo no prescinde, como el clásico, de la colaboración femenina, sino que más bien se debe a ella. Amor se escribe entonces con mayúscula y es grande el número de poetisas que en Francia y España existen. Este país nuestro, que es un país de monstruos, en el sentido de supra normales o extrahumanos, de hombres que se adelantan dos siglos a su época, no se ha encontrado acorde consigo mismo sino en el romanticismo, y este equilibrio se ha mostrado, por paradoja, del modo menos clásico posible».

Describió después pintorescamente aquel Madrid romántico de Gertrudis de Avellaneda y de Carolina Coronado haciendo una bella descripción paralela sobre la vida y obra de ambas escritoras, la primera de ellas como toda emoción amorosa, un romanticismo sereno, resignado, la segunda toda emoción liberal que cantaba y luchaba, por la libertad de los pueblos, pero ambas reivindicando el papel de la mujer en la sociedad.

Terminó Nelken reclamando que» el mejor modo de asociarnos nosotras, las mujeres españolas en estos momentos en que la palabra 'libertad' ha dejado de ser negada, es irnos juntas detrás de la bandera de Gertrudis y Carolina».

Curiosamente, Carmen Conde, en su discurso de entrada en la Real Academia Española en 1978, citó a estas dos mujeres como lo había hecho Nelken en Cartagena hacía 46 años.

Mantuvieron correspondencia con posterioridad, e incluso a petición de Carmen Conde, se facilitó una subvención por parte del Ministerio a la Universidad Popular de Cartagena que, tras numerosas dificultades, Margarita Nelken gestionó personalmente en Madrid.

 

Fotos

Vídeos