Navantia comienza a llamar a empresas auxiliares para iniciar el montaje del S-82

Un grupo de obreros trabaja en una de las secciones del primer submarino S-80, en Navantia, en una foto de archivo. / a. gil / agm
Un grupo de obreros trabaja en una de las secciones del primer submarino S-80, en Navantia, en una foto de archivo. / a. gil / agm

El astillero adjudica ya los primeros trabajos de ensamblaje de los soportes y polines para instalar los aparatos y los equipos del sumergible

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Una vez desbloqueado el horizonte económico de los submarinos de la clase S-80 con la aprobación, hace dos meses, del incremento del techo de gasto en 1.771 millones de euros, Navantia ha puesto velocidad de crucero en el proyecto. Tanto es así que, mientras ultima los trabajos en la construcción de la primera unidad, el 'Isaac Peral', ya ha comenzado a sacar la contratación los proyectos para el montaje de los equipos de la segunda, concretamente del S-82 'Narciso Monturiol'. Es una buena noticia para las empresas auxiliares de la comarca, que ven en los astilleros un foco de trabajo difícil de encontrar en otro lugar.

En la construcción de las diferentes secciones, de las cinco que componen el buque, ya trabaja la plantilla de Navantia desde hace varios meses. Ahora, las subcontratas comenzará a instalar los soportes y polines de los aparatos y equipos que posteriormente serán instalados, según explicó a 'La Verdad', el presidente del comité de empresa, Eduardo Aranda. Son unas estructuras de hierro, colocadas en el interior de la nave.

Los primeros de las auxiliares que entrarán a trabajar serán los montadores y mecánicos y, después, pasarán electricistas y electrónicos, entre otros, que se encargarán también de equiparlo. Para realizar estos trabajos, la constructora naval precisará de un pico máximo de trabajadores que rondará los 500.

El primero, a flote en 2020

Mientras, otros tantos continúan en los trabajos que suponen la recta final del primer S-80. Este está previsto que sea botado a lo largo del año que viene. Desde el comité de empresa aseguran que los trabajos van muy adelantados. «Estamos muy satisfechos, porque estamos cumpliendo los plazos, y aunque van surgiendo algunos problemas, estos los vamos solventando muy rápidamente», dijo.

Será entonces, en 2022, cuando comiencen las pruebas en el agua. La entrega a la Armada española, esta prevista para dos años después, concretamente la fecha inicial que se dio fue septiembre. El segundo será en mayo de 2024, el tercero, en marzo de 2026 y el cuarto, en julio de 2027.

Compromiso para mejorar la igualdad entre los empleados

Navantia y los sindicatos CC OO, UGT, CSIF, CAT, CIG y MAS, que componen la comisión negociadora del primer convenio colectivo intercentros, constituyeron ayer la Comisión de Igualdad de Oportunidades para la actualización del Plan de Igualdad firmado en 2010. La presidenta de la constructora naval, Susana Sarriá, resaltó que «la transformación de la empresa no sólo ha de ser tecnológica, sino también social», informó Navantia en un comunicado. Tras esta comisión serán creadas otras tantas, entre ellas, la de seguimiento, para iniciar el proceso de jubilaciones, que en Cartagena afectará a unos 450 trabajadores. También será creada la de Empleo, para estudiar en qué sectores productivos se necesita incorporar nuevos trabajadores. En el astillero local entrarán 337.