Multan con 500 euros al conductor grabado a 210 km/h

El coche, por la AP-7 en una imagen del vídeo de internet. / G. C.

La Guardia Civil sanciona por conducción temeraria al joven que circulaba por la AP-7, en Los Alcázares, y cuyo vídeo fue subido a una red social de internet

EFE y JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

Un joven de 25 años, vecino de Cartagena, ha sido identificado por la Guardia Civil después de haber sido grabado cuando circulaba a 210 kilómetros por hora en la autopista AP-7, a la altura de Los Alcázares, a las 7.11 horas del 22 de julio. La denuncia al conductor, cuya conducta implica la retirada de seis puntos del permiso de conducción, fue posible gracias a la colaboración ciudadana, «al detectarse en una conocida red social la existencia de un vídeo de un turismo que circulaba de forma manifiestamente temeraria», explicó ayer el Instituto Armado.

En un comunicado de prensa, la Guardia Civil indicó que, con la finalidad de determinar la identidad del conductor, el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) examinó la grabación, de tan solo 9 segundos. Así, pudo constatar que esta imprudencia fue cometida aproximadamente a la altura del kilómetro 790, en las proximidades de la población de Los Alcázares. Es un tramo que está limitado a una velocidad máxima genérica, por razón de la vía, de 120 kilómetros a la hora.

Fruto de la investigación, los guardias civiles lograron identificar y localizar al conductor -un varón, español, de 25 años y vecino de Cartagena- que reconoció expresamente ser el autor de los hechos, por los que finalmente ha sido denunciado por conducción temeraria ante la Jefatura Provincial de Tráfico.

Cuentakilómetros dañado

Esta conducta, cuando no constituye delito, se halla recogida en el artículo 3 del Reglamento General de Circulación y sancionada por Tráfico con 500 euros de multa y la retirada de 6 puntos en el permiso de conducción. «En este caso, la escasa duración del vídeo grabado y la carencia de otros elementos de prueba objetivos impiden la persecución penal de los mismos ante la autoridad judicial», explicó la Guardia Civil.

El abogado del conductor, Antonio Casado Mena, manifestó que a su defendido, quien conducía un turismo marca BMW, «no se le pudo imputar el delito del artículo 379 del Código Penal, que castiga a todo aquel que condujere un vehículo a motor a velocidad superior a 80 kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente». Y, eso, «pese a que en apariencia la velocidad que marcaba el velocímetro del turismo era superior a 210 kilómetros por hora».

«El motivo es que el marcador del turismo estaba dañado, hasta el punto que con el coche parado la aguja marca poco más de 60 kilómetros por hora, no pudiéndose probar, por consiguiente, que el coche circulase a esa velocidad», añadió el letrado. Y precisó que el conductor «acreditó con sobrada documentación que, allá por la Semana Santa de este año, el coche se llenó de agua en las inundaciones que hubo en Torrevieja, sufriendo infinidad de desperfecto, de los cuales solo pudo arreglar unos cuantos desperfectos». Ante esta circunstancia, según Casaso «la Guardia Civil, accediendo al vehículo, pudo comprobar el mal estado del cuentakilómetros».

Piden colaboración

El abogado se felicitó de que «finalmente todo quedó en una sanción administrativa, o sea en una multa por conducción temeraria, que conlleva la pérdida de 6 puntos y una multa de 500 euros, o de 250 euros en importe reducido [por abonarla antes de veinte días], zanjándose así el tema».

En cualquier caso, la Guardia Civil apela a la conciencia cívica de la población para que avise al teléfono 062 (Guardia Civil) o 112 (Emergencias), o directamente a las patrullas en servicio, «cuando se encuentre con situaciones anómalas o maniobras irregulares que den lugar a pensar que los conductores lo hacen bajo la influencia de drogas o alcohol».