«Con la moto se disfruta de la amistad de un modo diferente»

Pepe 'el Malo'. / P. Espadas
Pepe 'el Malo'. / P. Espadas

José Navarro Martínez (Pepe 'El Malo') Motero

PACO ESPADAS Totana

José Navarro, Pepe 'El malo' (Totana, 1960) fue uno de esos tenderos de barrio que vendía de todo en su comercio de ultramarinos. Era muy popular y querido por los parroquianos, en especial por los niños de su barrio, el de Florida en su Totana natal. Hace años dejó el delantal y el mostrador y hoy en día trabaja como repartidor de paquetería; antes lo fue de huevos y también de leche. Es uno de esos tipos que derrochan simpatía y alegran la jornada con sus chistes y bromas. Su afición del alma es montar en moto. Lo hace siempre que no le reclaman los nietos, los mismos que le llaman 'malo' con sonrisas picaras.

-¿Por qué le llaman 'El Malo'?

-Cuando solo tenía tres añitos, me llevaron a la guardería de las monjas de La Milagrosa, en Totana. Un día estaba jugando con un triciclo y una niña se empeñó en quitarme mi bicicleta. Entonces, al parecer, le mordí en el brazo, cosas de niños. Aquello hizo que una de las monjas dijera delante del resto de niños: «Mira que eres malo». Se quedaron todos con la frase y, a partir de ahí, todos los niños me decían 'malo'.

-¿Y cómo lleva que le sigan diciendo 'Malo'?

-En el año 1973 estaba viendo en el campo de fútbol del Olímpico de Totana cómo entrenaban los jugadores. Allí otro niño no paraba de decirme aquel nombre, sabedor de que me molestaba mucho. Le dije que se estaba buscando un lío y así fue, se encontró con un gallito. Aquel tipo hoy es un buen amigo, a pesar de que se marchó caliente. Aquel momento fue decisivo, ya que asumí que sería de nombre 'El Malo', para toda mi vida.

-¿De dónde le viene la afición a montar en moto?

-Cuando tenía 14 años aun guardaba el dinero que me dieron en mi primera comunión, con el que me compré un ciclomotor de marca Rieju. Conforme pasaban los años fui adquiriendo otras motos pequeñas, hasta que pasé a mayor cilindrada comprando una Kawasaki Vulcan. Con esta moto entré a formar parte del Moto Club Custom Alhama.

-¿Continúa con esa misma moto?

-No, en el año 2003 pasé a ser propietario de una flamante Harley Davidson, moto con la que he vivido grandes aventuras, junto a mis compañeros de ruta

-¿Es socio de un club de motos?

-Efectivamente, es un club con sede en Alhama de Murcia pero con socios de toda la Región, incluso de fuera. Ahí he conocido a gente maravillosa con la que he viajado por toda España y más allá de los Pirineos. Es una manera de disfrutar de la amistad, de la gastronomía y de la cultura de forma diferente. En este mundo de la moto se forjan grandes amistades.

-¿Además de los viajes realizan otras actividades?

-Sí, muchas, pero la más importante es la concentración de motos 'custom' que organizamos en Alhama de Murcia y que se denomina Los Mayos.

-Cuénteme algo más de esos Mayos

-Es una concentración que se inició en el año 1993, dedicada al entonces emergente mundo de las motos chopper americanas. Es un evento por el que han pasado miles de personas de toda España y Europa. Quizás no sea tan famoso como otros más mediáticas, ya que lleva el nombre de 'custom' y es más selectiva, pero es uno de los eventos más emblemáticos del calendario nacional. Lo organizamos desde mi club Custom Alhama, este año precisamente cumplimos treinta años de existencia y por ello serán muy especiales. Lo celebramos el 10, 11 y 12 de mayo con la colaboración del Ayuntamiento de Alhama, coincidiendo con las fiestas de Los Mayos. Por cierto, desde hace años está abierto a todo tipo de motos, pero las reinas siguen siendo las de cromo y hierro.

-¿Cuál ha sido su mejor experiencia en moto?

-Una de las mejores fue un viaje de 1.400 kilómetros en un solo día para asistir a un evento en Saint Tropez (Francia), con mi amigo Pedro. Dos días allí y otra dura jornada igual que la de ida, pero de vuelta.

- ¿Cuándo dejará ese mundo de la moto?

Mientras que la fuerza me acompañe seguiré. Si algún día no puedo ir en moto iré con mis colegas pero en coche, y seguro que pasando una gran envidia, paseando mi chaleco motero con mi nombre de 'Malo'.

Temas

Totana