La modernización de la vía pública abarca 5.800 farolas y ensayos con aseos y toldos

Una chica pasa ante los aseos que el Ayuntamiento está montando en Vista Alegre. / j. m. rodríguez / agm
Una chica pasa ante los aseos que el Ayuntamiento está montando en Vista Alegre. / j. m. rodríguez / agm

El Ayuntamiento rebaja la factura mensual de energía eléctrica un 29%, gracias al nuevo contrato de suministro y al mayor uso de bombillas led

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La modernización de la vía pública en el municipio de Cartagena abarcará, hasta final de año, la renovación de otras 3.800 farolas. La instalación de bombillas led, en sustitución de otras antiguas, ha permitido ya al Ayuntamiento rebajar la factura mensual por el consumo eléctrico en un 29%. Y los técnicos calculan que el ahorro será mayor a lo largo de este 2019, porque hay que considerar el efecto del cambio de empresa comercializadora.

Según informaron fuentes del Consistorio, Los Barreros es una de las zonas donde la compañía concesionaria del mantenimiento del alumbrado público, Sice, tiene previsto cambiar luminarias. En los últimos meses, la compañía ha sustituido 2.000 y ha mejorado la iluminación en numerosas zonas, como el Paseo Alfonso XIII y las calles Ingeniero de la Cierva, Pintor Balaca, Jiménez de la Espada, Ramón y Cajal, Príncipe de Asturias, Wssel de Guimbarda, Tierno Galván, Gonzalo de Berceo. San Martín de Porres y la Gran Vía de La Manga.

Además de la mejora que suponen estas actuaciones, los cálculos de los funcionarios indican que el gasto en energía eléctrica en media tensión, en los tres primeros meses de 2019, fue de 265.029,29 euros. Eso supone una media mensual de 88.343,10 euros. El año pasado, el importe total fue de 1.487.234,78 euros, IVA incluido, lo que implicó una media de 123.936,23 euros.

Colocarán sombrajes en el Parque de Los Juncos y estudian extenderlos a la zona del casco histórico

Los especialistas del área de Infraestructuras se muestran convencidos de que la disminución de los costes tiene aún recorrido, puesto que en 2018 el suministro correspondió a tres firmas (Endesa Energía, Ibedrola Comercializadora de Referencia y Aura Energía) y en 2019, tras la correspondiente oferta, está en manos de Aura Energía. También influirá en el gasto municipal el hecho de que la mayoría de las leds fueron instaladas desde finales del último ejercicio.

Otra de las cuestiones que está abordando el Ayuntamiento en la reforma del espacio público es la instalación de aseos. La corporación está montando en Vista Alegre, junto a una zona de juegos infantiles y deportes, unos baños que servirán de prueba piloto. Se trata de evaluar la aceptación de las casetas por parte de los vecinos, de cara a la posible instalación de otros similares en distintas zonas del término municipal. Eso incluiría el casco histórico, para dar servicio tanto a los vecinos como a los turistas. En el casco del centro de la ciudad, dado el mayor trasiego de personas, la idea inicial es poner casetas de pago, como las que hay en otras ciudades.

En la agenda municipal también figura realizar próximanente otro ensayo en el Parque de Los Juncos: la instalación de toldos que aumenten las zonas de sombra. Será una prueba para montar lonas en las principales calles del centro urbano, de forma que se atenúe las molestias por el calor en los meses de verano. Esta medida ha sido reclamada, en diversas ocasiones, por vecinos y comerciantes, que también se basan en la experiencia positiva de otras urbes españolas.

Ampliar las zonas de sombra también ha sido una petición reiterada por el grupo municipal Ciudadanos, a lo largo de la legislatura. Ayer, el concejal Manuel Padín lamentó que, pese a la peatonalización y las diversas reformas urbanas de los últimos veinte años, el Ayuntamiento «no ha tenido en cuenta la necesidad de aliviar a los vecinos y a los turistas ante los rigores del sol y el calor».

Plantar árboles e instalar pérgolas en las principales calles del centro son dos cuestiones prioritarias para Cs, que citó como referente Málaga y extendió su petición a «plazas, áreas infantiles, patios de colegio y las explanadas más frecuentada».

Botellas para los perros

Entre los retos que tiene también la administración local está evitar las quejas por la suciedad y los malos olores que generan los orines de los perros.

La corporación está repartiendo botellas de 400 mililitros de capacidad, para que los dueños de los animales los llenen de agua y echen esta sobre el pipí. En total, la empresa concesionaria del servicio de limpieza de la vía pública, Lhicarsa (formada por el Ayuntamiento y FCC), tiene previsto entregar 5.000 envases. Estos recipientes están a disposición de los vecinos en el edificio administrativo de San Miguel y en las oficinas de barrios y diputaciones (omitas). También hay mosquetones para colgar en la correa del animal.

El propósito municipal es incrementar el control sobre el cumplimiento de la normativa, que incluye la obligación de recoger los excrementos de los perros, cuando incorpore nuevos policías locales.