La mitad de las obras elegidas por los vecinos siguen sin estar en marcha

Edificio Rubio, en El Algar, cuyo entorno está pendiente de remodelación. / antonio gil / agm
Edificio Rubio, en El Algar, cuyo entorno está pendiente de remodelación. / antonio gil / agm

La Federación vecinal muestra su inquietud al Ayuntamiento por el retraso en la ejecución de los presupuestos participativos de este año

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La remodelación del Polideportivo de Pozo Estrecho, la adecuación del tráfico (onda verde) en la antigua N-301, de El Bohío a Santa Ana; la reconstrucción del Parque Sauces; huertos urbanos como el de José María Lapuerta; el talud frente a la Iglesia de Tallante y la adecuación del entorno del Edificio Rubio y del Teatro Apolo, en El Algar, son seis de las 14 obras incluidas en los presupuestos participativos de 2018 cuya ejecución material no ha comenzado, cuando quedan menos de dos meses para que acabe el año. La comisión de seguimiento de este programa de infraestructuras, elegidas en votación directa por los ciudadanos, se reunió ayer para valorar una planificación que los vecinos ven con preocupación. Solo hay una obra concluida (una fuente en El Palmero), en una decena se ven progresos, 14 se encuentran en contratación y dos están aún menos avanzadas.

Las 28 actuaciones previstas suman dos millones de euros en inversiones. El problema es que tanto la redacción de los proyectos como la puesta a disposición del dinero se han visto retrasadas. En el primer caso, porque el proceso de elección concluyó cerca del verano. Y en el segundo, porque los presupuestos no se aprobaron definitivamente hasta finales de julio y eso obligó a tirar del superávit de 2017, liberado en junio, para poder empezar con la contratación.

Además, la estrategia de hacer propuestas para la votación, primero, y elaborar los proyectos elegidos, después, ha llevado a los técnicos a darse cuenta, sobre el terreno, de los problemas para adaptarlos a su ubicación.

«Patas arriba»

Los índices de ejecución proporcionados a los grupos municipales dan una imagen formalmente correcta pero de difícil comprensión para los ciudadanos. Sobre la terminación de la fuente citada, en la plaza de El Palmero (zona oeste), no hay discusión. Por eso figura un grado de ejecución del 100%. Sin embargo, los proyectos que en el listado aparecen completados al 95%, no están todos a punto de ser terminados. En realidad hay bastantes en los que las obras han comenzado, pero están lejos de su conclusión . Asi ocurre, por ejemplo, con la reforma de la Plaza de Perín, que según un dirigente vecinal, «ha comenzado, pero tiene la explanada patas arriba y se encuentra aún lejos de acabar».

Con ese mismo porcentaje figuran la adecuación de zonas infantiles en la Plaza del Pino (Las Lomas del Albujón), en la Plaza de la Juventud (El Albujón) y en el Polígono de Santa Ana; la reforma de las plazas Manuel de Falla (Barriada San Cristóbal) y Pablo VI (Los Mateos) y el acondicionamiento de la zona de aparatos biosaludables en la Plaza de Juan Carlos I. También la remodelación de las plazas Urbanización Mediterráneo, Pablo VI y San Isidoro (Lo Campano).

Al 60% se encuentran, según el listado, los proyectos que en realidad se encuentran en proceso de contratación, como los ya enumerados. A esa categoría pertenecen, asimismo, la eliminación de las placas de uralita del centro social de San José Obrero y la construcción del campo de tiro con arco de Carthago Aventura. También la adecuación de la capilla del Concejo de la Catedral de Santa María la Mayor, que es municipal; la colocación de unas farolas en el Polígono de Nueva Cartagena; y la remodelación de las plazas de la Estrella y de la Constitución (Santa Lucía), de Las Peñas (La Palma) y del parque de la calle Lobo y de la calle José Nondedeu (El Algar).

En distintas fases de preparación se encuentran los proyectos de acondicionamiento del Huerto Cándido (La Palma) y la mejora de los accesos de Cueva Victoria (El Estrecho de San Ginés).

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos