La «lucha feminista» se hace con la calle en Cartagena

Varios miles de personas se han manifestado para defender los derechos de las mujeres./Pablo Sánchez / AGM
Varios miles de personas se han manifestado para defender los derechos de las mujeres. / Pablo Sánchez / AGM

Las mujeres recorren el centro histórico denunciando a gritos «los asesinatos» «la violencia» y los comportamientos «machistas»

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

«Que no, que no, que no tenemos miedo», «Si nosotras paramos, se para el mundo», «Ni una menos» y «Mujeres, a la lucha, que somos muchas», fueron algunos de los lemas que gritaron en el casco antiguo de Cartagena los miles de personas que participaron en la manifestación del 8 de marzo: Día Internacional de la Mujer. El color morado brotó en la Plaza de España a las siete de la tarde e inundó las calles del Carmen, Puerta de Murcia y Mayor, para crear un mar frente al Palacio Consistorial, donde las reivindicaciones de los grupos organizadores se escucharon más fuerte que nunca.

Jóvenes, mayores y niños se unieron a la «lucha feminista», por un «salario digno», por «la igualdad social», por «una mayor libertad» y por «sentirnos seguras cuando salimos a la calle», dijo María Teresa Rodríguez, una de las participantes, que iba equipada con un pañuelo morado al cuello y una camiseta del mismo color. Como muchas otras también llevaba la cara pintada con signos de libertad, como Maite González y sus hijas Carla y Eva.

Los colectivos Paro Internacional de Mujeres (PIM), Yayoflautas, Las gitanas feministas y 8 de marzo entre otros, consiguieron unir bajo una misma voz a cerca de siete mil personas. Hubo sitio hasta para «las que ya no están», dijo Sandra Conesa, que iba cerca de una zona acordonada, que simbolizaba el lugar que deberían ocupar «las asesinadas», como decía la pancarta de una chica con máscara que iba en el centro.

Las carteles morados con lemas como: «Ya es hora de la revolución», «Somos el grito de las que no tiene voz», «Nos quitaron tanto, que nos quitaron hasta el miedo», «Ni una menos, vivas nos queremos» y «Mismo trabajo, mismo salario», sobresalían entre la multitud.

A su llegada a la Plaza del Ayuntamiento, la manifestación reveló el éxito en que se convirtió la convocatoria, a tenor de la aglomeración que se formó. Los manifiestos leídos por las asociaciones participantes se centraron en reivindicar la «igualdad real» y efectiva entre mujeres y hombres, y en denunciar los «asesinatos», «violencias» y comportamientos «machistas». «Pero, aunque hoy seamos muchas, aún queda mucho por conseguir, y es por este motivo por el que hoy miles de mujeres y hombres protestamos en la calle», decía el escrito. La manifestación discurrió tranquila y pacífica y terminó con un lema que caló entre todos los asistentes: «A todas nosotras, cada día de nuestras vidas, nos encontrarán de frente defendiendo nuestros derechos». Durante todo el día fueron más de diez mil personas las que participaron en los actos sociales y culturales que se celebraron en la Plaza del Ayuntamiento y en la calle Sebastián Feringán, entre otros lugares.