La llegada de la gripe obliga a habilitar 76 camas de reserva en los hospitales

Así estaba ayer la sala de espera de urgencias del hopital Santa Lucía. /J.M. Rodríguez/ AGM
Así estaba ayer la sala de espera de urgencias del hopital Santa Lucía. / J.M. Rodríguez/ AGM

Las largas esperas y los pacientes en los pasillos fuerzan la apertura de dos unidades en el Santa Lucía y parte de la cuarta planta del Rosell

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Tan solo una semana después de que se diagnosticaran los primeros casos de gripe, el Hospital Santa Lucía comienza a tener ya camas en los pasillos y esperas de casi un día. Para evitar que esta situación vaya a mayores, la Gerencia del Área de Salud ha abierto la Unidad de Preigreso y la U-25 de ese centro hospitalario y la planta Cuarta B del Rosell. En total ha habilitado 76 camas, para atender al creciente número de pacientes de los últimos días y a los que se espera que acudan a los servicios de Urgencias con la llegada de la ola de frío polar, a partir de mañana.

La alta presión asistencial comenzó el pasado fin de semana. Desde entonces, prácticamente todos los días los corredores del Santa Lucía han albergado a pacientes a la espera de recibir una habitación en una planta de ingreso. Hubo momentos de hasta una quincena. Al cierre de esta edición había, al menos, una docena en la zona de Urgencias, según informaron fuentes hospitalarias. Estas aclararon que se trata de pacientes que están a la espera de ser sometidos a alguna prueba de diagnóstico. Y añadieron que si hay esperas es porque «se están gestionando los recursos disponibles».

La U-25 y la Unidad de Preingreso, equipadas con 30 y 26 camas, respectivamente, abren cada vez que se agota el espacio disponible en plantas. La Cuarta B del Rosell, con otras veinte camas, es la primera vez que es habilitada para hacer frente a la gripe, desde su cierre en el año 2011.

La principal causa de este repunte de pacientes se debe a los primeros casos de gripe. Solo en lo que va de mes ya ha habido doscientos diagnosticados, según datos del servicio de Epidemiología de la Consejería de Salud. También hay enfermos procedentes de las residencias de mayores, que presentaban diferentes patologías que precisaban atención médica constante.

Refuerzo de personal

Para aliviar en cierta forma la presión en Urgencias, también hay preparadas camas en la Segunda B del Rosell, donde actualmente está la Unidad de Semicríticos y la de Corta Estancia. La apertura de nuevas unidades de ingreso va aparejada con un refuerzo en el personal sanitario, cuyo número no fue facilitado. A pesar de los refuerzos puntuales, los trabajadores del Santa Lucía se quejan de la alta carga de trabajo que soportan.

Desde la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública Salvemos el Rosell indicaron que la saturación hospitalaria de los últimos días también es consecuencia de una falta de previsión que achacan a Salud, que no sustituyó en Navidad a los médicos de familia que tomaron días libres. Decenas de pacientes que debían esperar más de una semana para ser atendidos por sus médicos optaron por acudir a los hospitales y contribuyeron así a aumentar la presión asistencial.

La Gerencia, dirigida por José Sedes, espera que la incidencia de la gripe este año no sea tan virulenta como el pasado año. En 2018 se superaron todas las expectativas, con más de mil casos en algunas semanas de invierno.

 

Fotos

Vídeos