El 'lifting' urbano llega a Alfonso XIII

Biblioteca de la UPCT en el Campus de Alfonso XIII. /J. M. Rodríguez / AGM
Biblioteca de la UPCT en el Campus de Alfonso XIII. / J. M. Rodríguez / AGM

La UPCT renovará otra vez el casco histórico, con la nueva sede de la Escuela de Arquitectura. Tres bloques de pisos cogerán el próximo año el testigo de El Batel y el Palacio de Deportes en el proceso de cambio del perfil de la ciudad

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

«La Escuela quiere y puede contribuir a construir la ciudad, a ser cómplice de este proceso que nunca acaba, con un espíritu crítico y propositivo y con la energía de los alumnos». Con estas palabras resumió de forma reciente la profesora Patricia Reus el espíritu con que la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) encara la construcción de la nueva sede de la Escuela de Arquitectura e Ingeniería de la Edificación, y la colaboración con el Ayuntamiento en proyectos de renovación urbanística. Ejemplos son la remodelación de las estaciones de autobuses y del Ferrocarril de Vía Estrecha (Feve) y la mejora de los accesos a Los Mateos.

El nuevo edificio universitario, que ocupará el espacio destinado en la actualidad a la biblioteca del campus del Paseo Alfonso XIII, y que supondrá una inversión de 6 millones de euros (en parte financiados por la Unión Europea), seguirá la estela de los inmuebles públicos de nueva planta o rehabilitados que han modernizado la estética de Cartagena.

Solo en los últimos diez años, al menos una decena de edificios municipales, autonómicos y estatales han cambiado el perfil de la ciudad, sobre todo en el casco histórico. A ellos hay que añadir, a pesar del efecto de la crisis en la paralización de proyectos, otras construcciones privadas que, desde ámbitos como el universitario y el residencial, han dado nuevos aires al paisaje urbano.

Para lo que queda de 2017 y los próximos dos años, está previsto que instituciones y compañías levanten nuevos bloques de servicios públicos, viviendas y oficinas en ubicaciones y con diseños llamados a dejar su impronta en la trama urbana.

En el listado de edificios que están por asomar, además de la escuela de Arquitectura de la Politécnica (planificada para el curso 2019-2020), están dos bloques de pisos promovidos por la firma Agrourbana Carthago SL en el chaflán del Paseo de Alfonso XIII con la calle Ángel Bruna y en la calle Juan Fernández, junto al mercado de Santa Florentina.

Según fuentes del sector inmobiliario, el propósito de la empresa para el primer emplazamiento, tras haber derribado ya el edificio actual, que sirvió de sede a la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), es levantar al menos seis plantas. En cuanto a Juan Fernández, la idea es edificar un bloque de pisos en un solar situado en la confluencia con las vía Carlos III y Ronda. En esta parcela, ubicada frente a otra que el Ministerio de Defensa ha sacado a subasta en varias ocasiones, según el Ayuntamiento habrá una treintena de viviendas en once plantas.

En el caso del solar anexo al colegio Adoratrices -y que da a Alfonso XIII, Príncipe de Asturias y Jiménez de la Espada-, el empresario Alfonso Torres (propietario de la discoteca Trips de La Manga y referente del Grupo Urbanizador Mar y Sol) espera la licencia para hacer unos cuarenta pisos de lujo, en una construcción escalonada de nueve alturas, así como una plaza.

El Gobierno local quiere abrir, al menos de forma parcial y tras nueve años de obras en la avenida del Cantón, el Palacio de Deportes. Y los colegios de abogados y procuradores seguirán presionando para que el Ministerio de Justicia inicie cuanto antes la construcción de la Ciudad de la Justicia, un complejo que ocuparía una parcela municipal junto al centro comercial Mandarache. Por ahora, en el Ensanche Norte, el coso multiusos sigue a la espera de un inversor privado.

La UPCT también tratará de poner fecha cuanto antes a la rehabilitación del antiguo edificio municipal de la calle Sor Francisca Armendáriz como residencia de estudiantes. Como hitos recientes, la Politécnica cuenta con la construcción en el Campus de la Muralla del Mar de los edificios de Laboratorios Docentes y de Investigación (Eldi) y de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), así como con la reforma de la Casa del Estudiante. Esta última tiene la firma del arquitecto Martín Lejarraga, quien también inauguró en 2010, en la Muralla del Mar 22 (antigua Casa del Cónsul) un llamativo bloque de viviendas, locales y aparcamientos

Además de Guillermo Vázquez Consuegra, primer premio en el Concurso Nacional de Proyecto y Obra por el Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua), abierto por el Ministerio de Cultura en 2008, en el entorno del puerto han dejado su huella el célebre Rafael Moneo, con la adaptación para la Comunidad Autónoma y el Consistorio del Palacio Pascual de Riquelme como Museo del Teatro Romano; y José Selgas, responsable del Auditorio y Centro de Congresos municipal El Batel.

También a orillas del muelle, José Manuel Chacón dirigió la remodelación del antiguo Cuartel de Instrucción de Marinería (CIM) como sede de la Facultad de Ciencias de la Empresa de la UPCT. El mismo arquitecto recuperó para ISEN, centro adscrito a la Universidad de Murcia, el inmueble que, en Menéndez Pelayo, fue Escuela Técnica de Aprendices de Bazán y Museo Naval.

En Los Dolores, la Universidad Católica San Antonio (UCAM) abrió en 2014 su campus, tras recuperar pabellones del cuartel del Regimiento de Artillería Antiaérea 73, cuya base está ahora en Tentegorra. En esta última zona sigue sin uso, desde 2010, el antiguo Hospital Naval, que el Ministerio de Defensa ha tratado de vender. Quien sí vendió a principios de este año la vieja cárcel de San Antón fue el Ministerio del Interior. Allí, la empresa del Hospital Perpetuo Socorro, respetando las torres de vigilancia, hará un aparcamiento y servicios sanitarios.

La clínica Virgen de la Caridad está cambiando su fisonomía en Jorge Juan, al pasar de dos a cinco plantas y ganar empaque de hospital. Como el que supuso para el Ensanche, en 2009, el bloque multicolor del INEM y SEF en Ribera de San Javier, será otro 'lifting', otra cirugía urbana, a tiro de piedra del proyecto que, hace trece años, marcó un hito: el del centro comercial El Corte Inglés.