Leticia Navarro, reina del sushi

Leticia Navarro prepara un plato de cocina japonesa en el restaurante donde trabaja. / J. M. Rodríguez / AGM
Leticia Navarro prepara un plato de cocina japonesa en el restaurante donde trabaja. / J. M. Rodríguez / AGM

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁN

Recientemente, unos buenos amigos de Madrid que vienen todos los veranos a pasar sus vacaciones a La Manga me llamaron para compartir una cena, insistiendo en que querían sorprenderme con un local que habían descubierto en La Manga Club y que estaban seguros de que me iba a gustar por su singularidad y calidad.

Como en otras ocasiones, me dejo llevar y me pongo a sus órdenes y, a la hora indicada, me encuentro con ellos en el lugar de autos. Era el Undersun Restaurant Lounge, ubicado en el centro comercial Las Sabinas, en pleno corazón de La Manga Club; un lugar en que puedes convertir una velada en una increíble experiencia gastronómica, rodeado de glamur, diseño, contrastes y con un ambiente de lo más internacional, tanto en sus terrazas como en las salas, donde con una carta variada y bajo los mandos del chef Martín Pérez existen menús para todos los gustos, con ensaladas, pescados, pasta fresca, arroces y una extraordinaria selección de postres caseros.

Y si a todo esto le sumamos una amplia bodega con más de cien referencias en vinos, cavas y champanes, el éxito está asegurado. Allí es posible probar los trendy & old school cocktails y que yo ya conocía por haber estado en otras ocasiones en este local pero una vez más lograron sorprenderme (debe ser que tengo una capacidad de asombro ilimitada). En esta ocasión, me llevaron a un rincón del gran salón en el que nos sentamos para disfrutar del mundo del sushi, en una barra donde, en este caso la chef elabora en directo el producto.

La 'sushiwoman' cartagenera ha pasado por el Basque Culinary Center y por Japón

El músico Antonio Fidel dirige la programación del Trips Bands, que se celebra cada martes

Acreditada oficialmente

Así fue como los cuatro tuvimos el placer de darnos un homenaje de la mano de la 'sushiwoman' Leticia Navarro, una cartagenera que se ha recorrido medio mundo elaborando este producto; desde Basque Culinary Canter de San Sebastián, hasta su última experiencia en Japón, donde estuvo durante 90 días, patrocinada por el gobierno nipón, hasta conseguir el título oficial del Ministerio de Agricultura y Pesca como experta en sushi, sashimi y cocina japonesa. Esta joven de la Trimilenaria, utiliza para su trabajo lo que podríamos denominar tecnología 4.0; de hecho, en breve lanzará su web sobre la cultura de la cocina oriental, en la cual se podrá aprender y conocer todo sobre este arte culinario, aportando consejos de cómo degustarlo, historia sobre el origen de los palillos y cómo utilizarlos, o como usar y en qué medida el wasabi, la soja o el jengibre y demás detalles de tan singular cocina.

Una vez desvelados el local y los protagonistas, paso a contarles el festival que Leticia nos preparó. Empezamos con una Kirin Michigan Premium, una cerveza japonesa servida con espuma helada, que se mantiene fría durante largo tiempo y que es una de las más populares en el Imperio del Sol Naciente. Se trata de una cerveza con 120 años de historia, de tipo Lager, con un maravilloso color ámbar y un amargor muy suave, prolongado pero suave, y que sirve para acompañar al primer plato, una ensalada de wakame y pepino deliciosamente fresca.

Continuamos la degustación con una exquisita fuente de sashimi de atún toro y otra de salmón, que acompañamos con el vino que pidió Rodolfo: un verdejo de Rueda 2017, un Belondrade y Lurton que resultó ser un vino potente, tostado, con aromas cítricos y de fruta madura y que en boca estaba sabroso. Todo un vinazo que nos sirvieron en su punto justo de temperatura y que también nos sirvió para acompañar los siguientes platos: una especie de tortilla que Leticia elaboró en una sartén auténtica japonesa, unos nigiris de tamago con sésamo y nigiris de gamba dulce con huevas de wasabi, unas piezas de Nigiri de atún con foie flambeado y reducción de PX, que repetimos tres veces de lo buenos que estaban y que, entre sorbos de Verdejo, se dejaba comer la mar de bien.

El siguiente plato fue un surtido de uramaki de salmón flambeado con salsa cítrica, de atún picante y pepino y un cremoso de anguila con foie y PX. Y para terminar, un tartar de atún y un tataki de bonito que estaban francamente exquisitos. Y de postre probamos el pastel típico de la cocina japonesa, los mochis de distintos sabores, acompañados de sake Kensho Junmai Chill, un sake de autor español, elaborado en el Delta del Ebro, que está revolucionando nuestra gastronomía y que, servido frío, se convirtió en un fin de velada extraordinario.

Al terminar, nos obsequiaron con unas entradas para el Trips Bands Festival y allí que nos dirigimos, hacia la mejor sala de verano de España para tomar unos gintonics. Cuando fuimos a pedir, nos recomendaron probar la ginebra cartagenera pero con prestigio nacional Manners que, con hielo de la calidad del de CubiPlaya y tónica Fever-Tree estaba de maravilla en ese ambiente tan especial.

Certamen de grupos

Como a los propietarios del grupo Trips-Urdersun, Alfonso Torres y Ana del Río, perfecta pareja que lo bordan a nivel empresarial, les gusta hacerlo todo bien, allí nos encontramos con otro profesional del mundo de la música. Es un cartagenero de nivel 10 en el mundo de la música de los 80 y 90, en el que Alfonso ha delegado para la programación del Trips Bands. Me estoy refiriendo a Antonio Fidel, que formó parte de grupos como Los Rápidos, Los Burros o El Último de la Fila, con los que ha grabado decenas de discos en los mejores estudios (RealWorld, Miraval, Sonobox...) y que ha trabajado con productores y grupos de la talla de U2, Joe Jocker, Jarabe de Palo, Bunbury, Vetusta Morla, Bisbal... Actualmente es el gestor cultural del Athenas Club Cartagena, en la calle Cuatro Santos.

Con un currículum así se podrán imaginar que el éxito está garantizado todos los martes en las noches en Trips con su festival de bandas y con los distintos ambientes que esta singular discoteca ofrece; incluido su restaurante, el Blue Fish, perfectamente dirigido por José María Cremades y Ángel Sánchez, del que otro día les hablaré.

Y mientras llega ese momento, me despido con una frase de la Dama de Hierro Margaret Thatcher, que sentenció y no se equivocó al decir: «No olvidemos nunca esta verdad fundamental, el estado no tiene más que el dinero que las personas ganan por sí mismas y para sí mismas. Si el estado quiere gastar más dinero, solo puede hacerlo endeudando tus ahorros o aumentando tus impuestos. No es correcto pensar que alguien lo pagará. Ese 'alguien' eres tú. No hay 'dinero público' solo hay dinero de los contribuyentes».