«Los jóvenes se engancharán al papel como lo hicimos los demás»

Gonzalo Giner. / J. Yelo
Gonzalo Giner. / J. Yelo

Gonzalo Giner, escritor

JESÚS YELO

Empezó a publicar a los 41 años y ya tiene seis títulos en el mercado literario. 'El sanador de caballos' (2008) fue el que dio mayor prestigio a nivel nacional. Gonzalo Giner (Madrid, 1962) es licenciado en Veterinaria y académico por las Academias de Ciencias Veterinarias de Cataluña, México y Murcia, y también colegiado de honor de ocho colegios veterinarios en España. El próximo 25 de abril acudirá a Abarán a compartir su trayectoria con los lectores de la librería Victorio Lucas y «créanme que lo hago encantado», reconoce.

-¿Cómo y cuándo fueron sus comienzos como escritor?

-No hará ni quince años, después de habérmelo leído todo, en un momento de mi vida en el que traté de usar la escritura como terapia para rebajar la enorme ansiedad que estaba padeciendo en mi vida profesional.

-¿Lo mejor y peor de ser escritor?

-Sentir un enorme placer durante el acto creativo mientras escribes. Y por supuesto recibir los comentarios y la complicidad de los lectores. Lo peor, no ser capaz de llegar a mucha gente, dormir poco y la escasa recompensa económica que se está obteniendo últimamente; no es lo más importante pero también queremos vivir.

-¿Da esta profesión para vivir?

-Ahora cuesta un poco más, porque la gente compra muy pocos libros. Pero se puede si estás en una buena editorial como Planeta y tus libros siguen vendiéndose bien.

-¿En qué proyecto anda inmerso en la actualidad?

-Acabo de terminar una nueva novela, de corte actual, una aventura que sorprenderá a muchos. A mí me ha tenido cautivado, sobre todo por los escenarios en los que se mueve, en África.

-¿Dónde y cómo suele escribir?

-Mi mesa de trabajo es muy austera y no tengo demasiadas manías. Tan solo escucho en ocasiones música clásica, sobre todo a Bach, Handel y Arcangelo Corelli.

-¿En qué situación cree que se encuentra la literatura española?

-Creo que vivimos un momento de excepcional calidad gracias a la aparición de excelentes nuevos autores, junto a las atractivas propuestas de los más asentados en el mundo editorial. Me parece que la oferta es variada y el lector puede encontrar obras de gran calidad, ya sea dentro de la novela negra, histórica, intimista o juvenil.

-¿Escritores que más le apasionan?

-Javier Sierra, Luz Gabas, Pérez Reverte, Juan Gómez Jurado y Ruiz Zafón en cuanto a los españoles. Y de fuera me encantan Joël Dicker, Stefan Zweig y Umberto Eco.

-¿Alguna manía o hábito para escribir?

-Mi manía es levantarme a las cuatro de la madrugada, y a esas horas no me puedo permitir demasiadas bobadas. La escritura es trabajo, trabajo, corrección y más trabajo.

-¿Cómo ve el futuro del libro en papel?

-No solo no le veo un mal futuro, me atrevo a decir que, en pocos años, muchos de los que ahora están leyendo libros digitales regresarán al papel. Es difícil renunciar a su tacto, olor, textura, incluso a su sola presencia en nuestras estanterías. La gente joven que no lo ha probado se enganchará, como lo hicimos los demás.

-¿Es usted un escritor al que le gusta aprovechar el momento de inspiración o es más metódico?

-Soy veterinario, por tanto, de ciencias. Eso quiere decir que no puedo moverme sin mis esquemas, apuntes o gráficos. Si no planifico todo lo que voy a escribir, cuando llega el día de la primea página, me moriría.

-¿Qué consejos le daría a alguien que quiere ser escritor?

-Que para hacer oficio se tiene que leer mucho. Después, que no tenga ningún temor ni tampoco dudas, si está seguro de tener un buen libro en las manos. Las editoriales están ansiosas de ver llegar buenos trabajos, y sé lo que digo. Y que nunca se dejen condicionar por los agoreros.

-Si le obligaran a escribir un libro con algún otro escritor ¿Quién sería?

-No me dejaría.