José López irá a juicio por la patada que lanzó a un exalto cargo autonómico

José López, con la pierna derecha levantada, tras Fernando Mateo. / LV

El exalcalde será juzgado el 3 de diciembre por un delito leve de amenazas y maltrato de obra al exdirector general de Calidad Educativa y FP

LA VERDADCARTAGENA

El exalcalde de Cartagena y concejal de MC José López será juzgado el próximo 3 de diciembre por un delito leve de amenazas y maltrato de obra por el incidente que protagonizó con Fernando Mateo, exdirector general de Calidad Educativa y FP, al que llegó a lanzar una patada tras una fuerte discusión. El magistrado del Juzgado de Instrucción número 2 de Cartagena no ha estimado el sobreseimiento de la causa y dictó el auto de apertura de juicio por estos delitos leves.

Los hechos tuvieron lugar en el contexto de una polémica por la negativa de la Comunidad a ceder al Ayuntamiento la réplica del submarino Peral, para colocarla en una rotonda del Paseo de Alfonso XIII, mientras el Consistorio no se dirigiera formalmente a la Administración para formular esa petición. El entonces regidor, que consideraba un menosprecio a Cartagena tener que seguir ese trámite, pidió el sumergible a la UPCT, que lo tenía cedido y que al final medió ante la Consejería para su colocación en la glorieta. La primera autoridad municipal, que gobernaba entonces con el PSOE, llegó a afirmar airado esos días: «Pueden quedarse con la réplica y ponerla en el Segura, junto a la sardina. Estaría muy apropiado». Mateo, cuyo abogado es Francisco Luis Valdés-Albistur Hellín, denunció que, tras recibir distintas amenazas e insultos por parte de López, este intentó agredirle lanzándole una patada.

Como prueba, aportó la grabación de las cámaras de la Escuela de Hostelería, donde se ve al exalcalde levantando la pierna derecha, mientras a poca distancia, y con una tercera persona entre ambos, Antonio García, exgerente de la sociedad municipal Casco Antiguo, Mateo (del PP) baja una escalera. También estaba el exasesor de López y edil de MC, Jesús Giménez.

La juez que instruyó el caso recordó que el querellante dijo «haber sufrido insultos por parte del querellado, al llamarle 'imbécil, marrano, sinvergüenza, puto cobarde, e hijo de puta', así como haberle proferido expresiones tales como que 'se metiera el submarino por el culo'».