MC y Vox impiden dar el nombre de Paco Martín al auditorio del Parque Torres

Pleno de Cartagena, este viernes./Pablo Sánchez del Valle / AGM
Pleno de Cartagena, este viernes. / Pablo Sánchez del Valle / AGM

El partido localista rechaza la medida por si la nominación del teatro relega a la del conjunto de jardines donde está ubicado

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Los votos negativos de MC (8 concejales) y Vox (2) quebraron ayer la unanimidad imprescindible para que el Pleno del Ayuntamiento de Cartagena diera el nombre del programador cultural Paco Martín al auditorio del Parque Torres. Martín falleció el año pasado. Él creó el festival La Mar de Músicas, que surgió y mantiene la celebración de sus conciertos principales en el citado recinto. El Ejecutivo municipal decidió honrarle con esta distinción en atención a las peticiones trasladadas por «muchos representantes del mundo de la música», explicó el concejal de área de Cultura, David Martínez.

El edil destacó que el principal mérito de Martín es haber puesto Cartagena en el panorama musical internacional gracias al certamen. Pero recordó que en su hoja de servicios sobresale también su participación como programador en Mudanzas, el Cartagena Jazz Festival, el Festival de Teatro de San Javier y la programación musical del Auditorio Víctor Villegas de Murcia. Nada de eso convenció a MC y Vox.

La falta de consenso obligó a organizar una votación secreta usando una urna. PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos apoyaron la iniciativa. Vox explicó después del debate que, «sin dejar de valorar los méritos de Martín, consideramos que este tipo de asuntos deben tramitarse con el máximo rigor. Ya había un voto negativo de MC, como quedó claro en la comisión de Hacienda, y hay que cumplir el Reglamento de Honores y Distinciones que exige unanimidad en estos casos», dijo su portavoz, Gonzalo Abad.

Ni siquiera la garantía de que el recinto seguirá llamándose como el antiguo alcalde logra la unanimidad necesaria

La oposición de MC tuvo más calado. Su portavoz adjunto, Jesús Giménez Gallo, consideró que el cambio de nombre «no era una decisión acertada», porque supondría eliminar la denominación actual como auditorio del Parque Torres, «que honra a un alcalde de enorme importancia, que impulsó el desarrollo urbano del municipio, creó el parque en el que está el recinto y pidió la provincia para Cartagena» en la década de 1920. Al concejal no le pareció suficiente que el parque en su conjunto siga llevando el nombre de Alfonso Torres, como le aseguró David Martínez.

Giménez Gallo subrayó que su grupo no se opone a que «traigan a este Pleno la declaración de Martín como hijo predilecto, que le propongan para la medalla de oro del municipio o que le pongan su nombre a otro lugar». Lo que consideró inadmisible es «desvestir un santo para vestir otro», precisamente por la relevancia que La Mar de Músicas le da al recinto en su conjunto. Asimismo, rechazó los «intentos de manipulación» que, a su juicio, se han vertido contra MC por su posición en contra en este caso: «Todo esto se ha hecho para culpabilizar al exalcalde José López y por eso se ha escogido precisamente las fechas en las que se celebra el festival».

Martínez lamentó la no adhesión de Vox y MC a una propuesta que parte del mundo de la cultura, subrayó. En contra de lo dicho por Giménez, consideró que «este es el mejor momento para hacer ese reconocimiento, dado que se cumplen 25 años de vida del certamen que Paco creó».

Nadie aludió a la situación que Martín vivió durante el periodo de López como alcalde. En 2016, el equipo municipal decidió trocear varios contratos técnicos del festival, cuestionó su presupuesto, prescindió de colaboradores habituales y entró en tareas de programación que anteriores gobiernos municipales habían dejado siempre al criterio profesional de Martín. Aquella situación le generó problemas de salud al programador cultural por los que estuvo de baja varios meses.

Además, el gobierno de López decidió eliminar el escenario de la Catedral Antigua y dio como motivo que el templo primero debía ser restaurado y posteriormente ser destinado preferentemente al culto y en todo caso a la celebración de conciertos de música sacra. Pero no a otros espectáculos para los que, según su criterio, hay recintos alternativos.

Entonces, Martín manifestó públicamente sus discrepancias. Este diario publicó una carta abierta en la que pedía a López que cambiara de opinión y al obispo Lorca Planes que amparara la celebración de los conciertos. No tuvo éxito y ese lugar no ha vuelto a acoger este tipo de eventos.

Otros honores aprobados

El Pleno sí aprobó otras menciones. El fotoperiodista José Albaladejo, que trabajó como fotógrafo oficial del Ayuntamiento, dará nombre a título póstumo a la sala de prensa del Palacio Consistorial. Asimismo, la diputación de El Plan tendrá una plaza con el nombre de Isabel Hernández Navarro y El Beal, un parque llamado Dolores Peñas García.

Asimismo, todos los grupos menos Vox aprobaron ubicar en un lugar por decidir un monumento a los afectados por el virus VIH, que causa el sida. El partido de Santiago Abascal se opuso porque considera que hay enfermedades con una mayor mortalidad que esa y que merecerían igual o mejor consideración.

Los dueños de terrenos en el Plan Rambla tendrán que esperar a la reparcelación

Los propietarios minoritarios de terrenos incluidos en el Plan Parcial Rambla tendrán que esperar a que la presentación de un plan de reparcelación que distribuya definitivamente las edificabilidades, para saber a qué compensaciones, indemnizaciones o posibilidades de realojo tienen derecho. Así lo confirmó ayer la concejal de Trasparencia, Alejandra Gutiérrez, en respuesta a una batería de preguntas de la portavoz de Unidas Podemos IU Verdes Equo, Pilar Marcos.

La concejal de la oposición se hizo eco de la preocupación de los representantes de unos 40 dueños de parcelas y casas en la zona, que quieren mantener sus propiedades allí o, al menos, ser compensados para poder seguir con su estilo de vida en un lugar cercano en las mismas condiciones. «Yo quiero seguir criando a mis gallinas y plantando tomates», indicó Lali Montero hace unos días, cuando junto con otros afectados presentó una petición para que Ana Belén Castejón les reciba.

«La alcaldesa mantendrá una reunión con ellos la próxima semana, acompañada por técnicos de la concejalía de Urbanismo, dado que lo que hay que hacer es resolver dudas técnicas», indicó Gutiérrez.

La concejal informó de que el plan parcial recobró plena vigencia al quedar anulado el Plan General de 2012 y de que el convenio urbanístico también está en vigor, según reconoció en una Junta de Gobierno Local el 11 de febrero. En la zona hay tres polígonos urbanizables.

El Plan Rambla, promovido por la sociedad Cartagena Parque, incluye 1.600 viviendas, un gran jardín y una avenida principal que ejercerá además como acceso oeste al casco urbano, entre la carretera de Tentegorra y el puente del Cartagonova.