El Hospital Santa Lucía deriva las operaciones de aneurisma a Murcia por falta de cirujanos

Una intervención quirúrgica en un quirófano del Hospital Santa Lucía, en una imagen de archivo. / j. m. rodríguez / agm
Una intervención quirúrgica en un quirófano del Hospital Santa Lucía, en una imagen de archivo. / j. m. rodríguez / agm

Una baja y una liberación sindical dejaron el servicio con la mitad de médicos a principios de año y las vacaciones de los que quedan obligan a cerrar

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El Hospital Santa Lucía está derivando por falta de personal todas las operaciones de cirugía vascular a otros centros, desde principios de este mes. Solo las intervenciones de varices, asumidas por el servicio de Cirugía General, tienen lugar en sus quirófanos. En los casos más delicados, los pacientes tienen que ser trasladados a Murcia y en el resto se recurre a clínicas concertadas locales como Virgen de la Caridad y Perpetuo Socorro. Lo más probable es que esta situación se prolongue hasta finales de agosto.

Una portavoz de la Gerencia del Área II de Salud aseguró a 'La Verdad' que esa reorganización estaba prevista desde hace meses para no dejar pacientes sin atender, y ante una previsible falta de especialistas para realizar las sustituciones de verano. Sin embargo, la vicealcaldesa, Noelia Arroyo, consideró que la situación es fruto de una «falta de coordinación y de planificación» que debe tener una solución cuanto antes. Por eso, anunció la celebración de reuniones técnicas para subsanar esta situación.

Para tenerlo claro

15
casos que necesitaban una intervención de cirugía vascular, uno por día, han sido derivados a hospitales de Murcia (La Arrixaca y Morales Meseguer) desde que comenzó el mes de julio.
2
médicos, la mitad de los cuatro necesarios para mantener un servicio continuado de intervenciones, se ocupan de todos los pacientes desde principios de año. Al irse uno de vacaciones, el que queda no puede operar solo.

El Área de Salud de Cartagena incluye los municipios de Mazarrón, Fuente Álamo y La Unión. Desde el 1 de julio, esta nueva merma de servicios ya ha supuesto enviar para operar a la Arrixaca y al Hospital Morales Meseguer a una media de un paciente al día, según informó la portavoz consultada. Si este goteo continua al mismo ritmo, a finales de verano serán más de 60 las personas que habrán tenido que hacer al menos 60 kilómetros para ser intervenidas y pasar el postoperatorio correspondiente en Murcia.

El Servicio Murciano de Salud ha sido incapaz de encontrar sustitutos para realizar las intervenciones

El servicio de Cirugía Vascular se ocupa de las operaciones para solucionar problemas en el sistema circulatorio periférico (venas y arterias). Hasta principios de este año, el equipo de cirujanos estaba compuesto por cuatro profesionales, todos ellos médicos especialistas. Formaban dos equipos con capacidad para realizar intervenciones, ya que en cada operación es necesaria la presencia de dos facultativos. Las cifras oficiales parecían normales ya que indicaban que la lista de espera estaba bastante controlada. En diciembre de 2018 solo 17 personas aguardaban una intervención.

Los casos de varices los asume el centro público y el resto son desviados a clínicas concertadas

Los problemas comenzaron a comienzos de este año. Uno de los médicos pasó a ser liberado sindical y el equipo de cuatro personas quedó descuadrado. Un segundo facultativo lleva de baja casi seis meses. Esto ha dejado solo dos médicos para prestar una atención que comenzó a generar listas de espera por encima de lo habitual en el mes de marzo. Desde entonces, el Servicio Murciano de Salud (SMS) no ha tomado ninguna medida estructural. Desde el pasado 1 de julio y con el inicio de las vacaciones de verano solo hay un cirujano vascular, dado que el otro disfruta de su permiso anual.

Según una portavoz oficial de Salud, no ha sido posible contratar un profesional de garantías que cubra ese hueco. «Seguimos buscando, pero no es sencillo, porque es una especialidad en la que hay muy pocos y están ya cogidos o muy demandados», aseveró.

En los últimos seis meses, el SMS se ha ocupado de organizar el plan de derivación de los pacientes, en vista de que contratar a un médico no era sencillo.

Entre las intervenciones que han dejado de hacer destacan las de aneurismas, unas dilataciones anormales de las arterias. La más común es la de la aorta. Cuando el diámetro de uno de estos vasos sanguíneos crece hasta ser más del doble del original, hay riesgo de que se fracture y cause una hemorragia de muy graves consecuencias Para evitarlo, se programan operaciones destinadas a evitar daños severos. «Al enviar a la Arrixaca a pacientes para intervenciones programadas por estas malformaciones, están en las mejoras manos, porque es el hospital de referencia regional y tiene todos los servicios y cuenta con un número más que suficiente de médicos», indicó la misma portavoz.

En lo que va de mes, quince personas con operaciones de cirugía vascular pendientes han sido enviadas a La Arrixaca y al Morales Meseguer para ser intervenidas. Los pacientes derivados a las clínicas privadas de Cartagena son por patologías mucho menos complicadas. Por último, se ha considerado que el servicio de cirugía general tenía recursos suficientes para asumir una pequeña carga de trabajo más y ocuparse de las varices.

Hemodinámica

El Hospital Santa Lucía ya fue objeto de controversia a principios de este año por la denuncia de que el servicio de Hemodinámica solo funciona de ocho de la mañana a tres de la tarde, por lo que quienes sufren crisis cardiacas fuera de ese horario tienen que ir o ser trasladados a Murcia. La denuncia fue puesta sobre la mesa por el Partido Cantonal, que se remitió a la existencia de un documento de cardiólogos del citado centro público, según el cual el traslado forzoso de infartados al hospital de La Arrixaca incrementaba hasta el doble el riesgo de muerte. Posteriormente, la alcaldesa, Ana Belén Castejón, exigió que la situación fuera reparada y el presidente regional, Fernando López Miras, actualmente en funciones, se comprometió a hacerlo a la mayor brevedad posible.

Sin embargo, esa promesa no evitó que el Pleno del Ayuntamiento aprobara el 11 de mayo, primer día de la campaña de las elecciones autonómicas y municipales, una petición expresa de dimisión de López Miras. Contó con el apoyo del PSOE y el voto en contra del PP.

«Es injustificable y son necesarias medidas urgentes», dice Arroyo

La vicealcaldesa y concejal del Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Cartagena, Noelia Arroyo, se dirigió ayer a la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma para reclamar medidas «urgentes y definitivas» que solucionen los problemas de gestión del servicio de Cirugía Vascular del Área II de Salud, que abarca los municipios de Cartagena, La Unión, Fuente Álamo y Mazarrón. Según Arroyo, «los hechos son injustificables y la situación nos preocupa. Lo cierto es que habiendo bajas médicas en ese servicio se han cogido vacaciones y liberación sindical, lo que se traduce en mala planificación, mala coordinación y, por tanto, mala gestión. Hemos hablado con la Consejería para pedir soluciones y ya ha habido reuniones técnicas en el seno del Servicio Murciano de Salud de las que esperamos soluciones». Noelia Arroyo lamentó que la intervención del Servicio Murciano de Salud «no parece haber sido la solución, ya que se siguen derivando pacientes a otros hospitales por la mala planificación que arrastra».