El Santa Lucía, primer hospital de la Región en recibir un certificado de calidad por su UCI

Foto de archivo de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal del hospital Santa Lucía de Cartagena./Antonio Gil / AGM
Foto de archivo de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal del hospital Santa Lucía de Cartagena. / Antonio Gil / AGM

Esta acreditación se aplica a la prestación de cuidados intensivos de adultos, implantación de dispositivos cardíacos, marcapasos, DAI y TRC, reservorios y seguimiento de los mismos en consulta externa

EFECartagena

El Servicio de Medicina Intensiva (UCI) del Hospital Santa Lucía de Cartagena es el primero de este tipo en la red del Servicio Murciano de Salud que ha obtenido el certificado de calidad ISO 9001:2015 en su sistema de gestión. En un comunicado, fuentes sanitarias señalaron que esta acreditación se aplica a la prestación de cuidados intensivos de adultos, implantación de dispositivos cardíacos, marcapasos, DAI y TRC, reservorios y seguimiento de los mismos en consulta externa, desensibilizaciones de pacientes, necesidades de la vía venosa hospitalaria, así como investigación y donación de órganos en el recinto hospitalario.

Además de incrementar la satisfacción y seguridad de los pacientes, la implantación de este sistema de gestión permite avalar, según el área II de Salud, las prestaciones que se ofrecen se hacen conforme a unos protocolos consensuados y que se trabaja de manera organizada a todos los niveles. El jefe del Servicio de Medicina Intensiva del hospital Santa Lucía, José Manuel Allegue, incidió en la importancia de valorar los posibles riesgos en la unidad «antes de que se produzcan, en detectarlos de manera precoz y adelantarse a esas circunstancias para establecer medidas preventivas».

Así, el certificado obtenido por la UCI del Hospital Santa Lucía supone reconocer que este servicio ha protocolizado y cumple con los procesos de atención al paciente desde su llegada, estancia y alta según los requisitos de la norma ISO 9001:2015. Asimismo, acredita que se utilizan herramientas de control y seguimiento de calidad percibida como las encuestas de satisfacción. En la auditoría también se ha valorado la formación e investigación de los profesionales que trabajan en la unidad, el estado de las instalaciones e infraestructuras, así como la existencia de grupos de mejora y seguridad que velan por la seguridad clínica.