Hidrogea cortó una conexión ilegal a la red de aguas, y a los pocos minutos hicieron otra

Un grupo de personas, en una vivienda okupada. / LV
Un grupo de personas, en una vivienda okupada. / LV

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Las denuncias de los propietarios de viviendas de la urbanización Mojón Hills sobre la ocupación ilegal de varias casas llevó hace unos días a la concesionaria del servicio de aguas municipal, Hidrogea, a acreditar una conexión ilegal a la red pública. Según indicaron fuentes vecinales, técnicos de la empresa acudieron a la zona del conflicto, situada en el entorno de la calle Isla del Cangrejo, e interrumpieron el suministro irregular a los inmuebles usurpados.

Sin embargo, y para su sorpresa, en cuestión de «unos pocos minutos», los okupas volvieron a efectuar un 'pinchazo' en las tuberías para disponer de agua de forma gratuita. Al no ser los dueños de las viviendas, los actuales inquilinos no pueden dar de alta el servicio y optan por esta práctica fraudulenta.

Según fuentes municipales, ante este tipo de situaciones, si el infractor continúa con su comportamiento la empresa que gestiona el servicio público interpone la correspondiente denuncia.

En el caso del consumo eléctrico, la okupación de casas supone también un problema para las compañías eléctricas, por el impago de los recibos, y para las entidades financieras y otros propietarios de las casas, por tener que afrontar un gasto que los inquilinos generan a su nombre.

Otro de los problemas más habituales que denuncian los afectados son los destrozos que causan los okupas en sus casas. En Cartagena, también hay denuncias por la presunta existencia de mafias que alquilan pisos (e incluso habitaciones sueltas) a los que previamente han cambiado la cerradura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos