El Gobierno regional pide «expulsar» a López de la política por su «violencia»

López vuelve al interior del edificio, seguido por su asesor Jesús Giménez. García insta con el dedo a Mateo a irse.

La consejera y candidata a la alcaldía ve «intolerable» la conducta del exregidor y él liga su procesamiento por maltrato y amenazas a una «provocación» del PP

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

El Gobierno regional pidió ayer la unidad de las fuerzas políticas para «expulsar de la vida pública» al concejal portavoz de MC y exalcalde, José López, tras su procesamiento por los presuntos delitos leves de maltrato de obra y amenazas a un exalto cargo de la Comunidad Autónoma. La portavoz del Ejecutivo autonómico y candidata del PP a la alcaldía de Cartagena, Noelia Arroyo, defendió la necesidad de «trabajar todos» para sacar de la política a «individuos que solo saben comunicarse mediante la violencia verbal o física».

Arroyo reaccionó así a la decisión del Juzgado de Instrucción 2 de Cartagena de abrir juicio oral contra López por una querella del exdirector general de Calidad Educativa y Formación Profesional Fernando Mateo, tras una fuerte discusión, con insultos incluidos, en marzo de 2016 con el entonces alcalde. Este lanzó una patada en dirección a Mateo, interponiéndose entre ambos un asesor del regidor, en medio de un rifirrafe por la negativa de la Comunidad a ceder al Ayuntamiento la réplica del submarino Peral sin una solicitud formal.

«Me parece intolerable esa actitud, que pasa de la violencia verbal a la física. Como cartagenera, siento una enorme vergüenza y mucha tristeza. Y otra vez, por culpa de la misma persona, vamos a ser expuestos como una anomalía de la democracia. Cartagena no es eso», manifestó a 'La Verdad' la portavoz del Ejecutivo de Fernando López Miras.

El Grupo Municipal Popular, a través de su portavoz, Francisco Espejo, instó a López a «que dimita como concejal y se vaya a su casa», antes de sentarse en el banquillo «por la agresión denunciada por un alto cargo del Gobierno regional». Espejo aprovechó la ocasión para sacar a relucir que el Pleno podría exigir al líder del partido comarcalista el reintegro de sus nóminas de alcalde, por presunta incompatibilidad con su condición de empresario del café, y manifestó: «López debe devolver los 125.000 euros de su sueldo, cobrado supuestamente de forma ilegal, y marcharse. Cartagena no puede tener un concejal que hace política a patadas».

Los populares añadieron que este juicio «no es un hecho aislado», sino la continuación de «demasiados años» siendo testigos y víctimas» del «uso sistemático de la violencia verbal» por parte de López. La diferencia, concluyó Espejo, es que «en este caso había cámaras que sirven de prueba». La causa, no obstate, está a la espera del recurso que prepara ya el abogado Vicente Pérez Pardo y de que la Fiscalía fije su criterio. El abogado de Mateo, Francisco Luis Valdés-Albístur Hellín, se remitió al auto de la juez y declinó hacer comentarios.

El portavoz municipal y secretario general de MC dijo a este diario que es «víctima de una provocación orquestada y de una persecución política y personal, cuyo resultado es el circo para el que el PP no duda en utilizar a la Administración de Justicia, a la Consejería y lo que haga falta». El exalcalde mostró su deseo y su confianza en que «termine pronto y con justicia este procedimiento», y explicó que lo ocurrido el 1 de marzo de 2016 en la Escuela de Hostelería es que «enviaron a este director general a provocar y faltar al respeto a Cartagena y al alcalde». Todo ello, añadió, «con ocasión de la cesión de la réplica del submarino Peral por parte de la UPCT que trataron de impedir», para que no fuera colocada en la rotonda del Paseo Alfonso XIII.

«Víctima de una persecución»

El líder de MC subrayó que «la resolución judicial ha desmontado en gran medida» la querella, pues acuerda el archivo provisional y parcial respecto a un delito leve de coacciones, otro de atentado contra la autoridad y otros de calumnias e injurias. Además, «rebaja» los presuntos delitos de amenazas y maltrato a leves, lo que eran «faltas» antes de la reforma del Código Penal.

La jueza apunta que, fruto de una pésima relación previa, hubo un intercambio de expresiones injuriosas reprochables en dos dirigentes políticos, que además están en un acto institucional, pero no tipificables como posibles delitos.

Respecto a Arroyo y el PP, López replicó: «Les gustaría que yo no siguiera en la vida política, porque he destapado su corrupción y su incapacidad. Eso buscan con malas artes desde el inicio de la legislatura».

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Manuel Padín, indicó que «la situación debe seguir los cauces judiciales». Eso sí, opinó que «este señor nunca ha trabajado para los cartageneros, sino solo para sí mismo, para calmar su insaciable hambre de protagonismo». Y añadió que «tiene suerte de que MC no disponga de nada parecido a un código ético interno, porque en cualquier otro partido habría sido expulsado hace mucho tiempo».

El exregidor alega ante la juez que el vídeo está manipulado

El portavoz de MC y exalcalde de Cartagena, José López, recordará en su recurso ante la juez María Pascual que esta tiene pendiente responder a un escrito en el que le plantea que el vídeo aportado por Fernando Mateo como prueba de una agresión está «manipulado». El abogado del antiguo regidor, Vicente Pérez Pardo, pedirá el archivo, al considerar acreditado que López no dio una patada ni quiso agredir al exdirector general de Calidad Educativa y FP de la Consejería de Educación.

Fuentes de la defensa sostienen que esa Consejería, dueña de la Escuela de Hostelería de Cartagena, no ha aportado a la causa la grabación original de la cámara de videovigilancia exterior. En ella, afirma el letrado del exalcalde, «se observa que hay un corte, porque en un fotograma se ve la pierna de López levantada y, en el siguiente, se ve a Mateo a un metro de la escalera y dado la vuelta mirando a López».

Las imágenes, difundidas ayer por 'La Verdad' en su edición digital, muestran (sin sonido) el enfrentamiento. Entre otras cosas, se observa cómo Antonio García, exgerente de la sociedad municipal Casco Antiguo y de la Oficina de Congresos, y profesor de la UPCT, se interpone entre López y Mateo e insta a este a irse. Incluso le levanta el dedo índice.

Junto a López está también Jesús Giménez Gallo, su entonces jefe de gabinete, abogado y presidente de MC. Giménez le coge del brazo, mientras el exalcalde levanta su pierna su pierna derecha, en dirección a Mateo. Después, López y sus auxiliares van detrás del cargo de la Comunidad, hasta que este se marcha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos