Gigarpe, del cómic a la galería

Gigarpe, con algunas de sus obras. / PEDRO MARTÍNEZ / AGM
Gigarpe, con algunas de sus obras. / PEDRO MARTÍNEZ / AGM

JOSÉ SÁNCHEZ CONESA

Ginés García Pérez 'Gigarpe', nació en Las Palas (Fuente Álamo) el día 23 de octubre de 1938. Muy pronto, con doce años, realizaba dibujos publicitarios para los anuncios comerciales que se proyectaban en los cines, antes del NODO, y para Licor 43. Su amigo José Zarco Avellaneda le encomendó dibujos para el desaparecido diario 'Línea' pero el gran viaje iniciático lo realizó con 16 años a Barcelona, con el propósito de mostrar sus habilidades en el comic en la sede de la editorial Bruguera. Siguiendo esa traza se detiene en Valencia para hacer lo propio en la editorial Valenciana, productora de 'El Guerrero del Antifaz' y de la revista 'Jaimito'. Tanto les gustó aquella historieta inacabada de Ginés que el director le propuso que la concluyese al día siguiente, abonándole mil pesetas. Con ellos publicó 'Los hermanos Savage'. Luego recaló en otra empresa valenciana, propiedad de los hermanos Gago, uno de ellos, Manuel, era el celebérrimo autor del mentado 'Guerrero del Antifaz'.

'El león marino'

Ya en Barcelona pudo entrevistarse con el director de Bruguera, González, vislumbrando en una sala de trabajo al gran Ibáñez, padre de 'Mortadelo y Filemón'. Le proponen entrar en plantilla con sueldo fijo, situación que lo sobrecogió pues no podía imaginarse fuera de su entorno familiar. Lo llaman de Maga para dibujar 'El león marino', trabajo muy bien pagado, a razón de 2.500 pesetas semanales. Laboró durante años para esta casa, cerca de una década hasta que el día de su cierre, con cuadernillos de su autoría como 'Quintín', 'El pajecillo valiente', 'Fogata' y 'El Gran Cazador'. Para Bruguera ilustra una novela del oeste, género de gran éxito en aquellos años. En realidad el trabajo estaba destinado a Creaciones Editoriales, agencia filial de Bruguera, que los enviaba a otros países para su posterior publicación en España.

Ginés García Pérez conoció en Barcelona y Valencia el gran auge de los tebeos

En estos primeros años de la década de los 60 colabora con ediciones Paulinas, publicando en el tebeo 'Valentín Tin Tan' y con otra filial que dirigían unas religiosas en Italia. Lo hace también para otro grupo de referencia como era editorial Toray y para la murciana Costa de Murcia una serie de cromos tituladas 'Jorge, el pequeño Tarzán' (un nombre que le gustaba y por eso uno de sus hijos se llama así), 'Historia de las armas' o 'Cristóbal Colón'. Llegó a entrar en esa empresa como socio, sacando a la calle otras dos colecciones: 'Los mejores jugadores de España' y 'Las Provincias Españolas'.

Las propuestas se acumulan en su mesa de trabajo, todo un desafío a su capacidad de trabajo, finalizando su etapa de dibujante con las biografías de Juan de Arco, Gengis Khan y Abraham Lincoln. Más unos dibujos para la quincenal publicación cartagenera 'Sudeste', de Zarco.

Salas de arte

La crisis de los tebeos, en gran medida ocasionada por la penetración implacable de la televisión en los hogares, ocasionaba el cierre sucesivo de las editoriales, una situación realmente comprometedora por cuanto estaba casado y con hijos. Abre un negocio de enmarcado y restauración de cuadros en 1972, en un callejón existente entre el mercado de Santa Florentina y el colegio, junto a otros puestos dedicados a la venta de flores, bisutería o un bar. Funcionó desde el primer momento, poniéndose de moda debido a la nutridísima concurrencia de clientes, lo que le empuja a abrir un local en la calle Ramón y Cajal, ampliando el negocio a galería de arte. Y poco a poco se fue apagando aquella llama de autor.

Abre otra sala en la calle Jiménez de la Espada, debido al gran éxito de las exposiciones que organizaba, pues exhibían sus obras pintores muy comerciales como José Royo, Ginés Bueno, Francisco Ribera o Luis Bermejo. Las exposiciones de Gigarpe eran espacios destinados al encuentro de las gentes de la cultura y a las tertulias que mantenían entre otros Zarco Avellaneda, Pascual García Mateos, Francisco Montoya. En la conversación brota el recuerdo de los pintores cartageneros Enrique Navarro, Ramón Alonso Luzzy o Nicomedes Gómez, y retrocediendo más en el tiempo a sus maestros en el cómic Leopoldo Ortiz, Miguel Quesada y José Ortiz.

De sus cuatro hijos han heredado su faceta artística Alfonso García Aznar, que continúa con Gigarpe, del que destaca sus paisajes urbanos de Cartagena, y el pintor y escultor Jorge, algunas de sus obras las vemos cotidianamente como el Marinero de Remplazo, el Infante de Marina desfilando frente al Arsenal, el Augusto de la plaza de San Francisco, el Escipión en la sede de Romanos y Cartagineses.

Desde hace muchos años Ginés reside en Galifa, disfrutando de la paz campera de un huerto que cultiva y de una domestica granja que cuida. Su compromiso social le lleva a pertenecer a la junta directiva de la asociación de vecinos de aquella localidad que preside José Andreu, siendo responsable del local social y de los asuntos culturales. Hace unas semanas obtuvo el premio Pata de Gallo concedido por el Aula Taller Teatro del Desván como reconocimiento a la extensa programación teatral que desarrolla allí, llegando a verse unas 14 obras teatrales al año. Un proyecto que inició hace unos años, pasado grupos de toda la región, incluso actores argentinos. Eso es empeño que merece premio, como todo lo que va indicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos