El gastromercado de Cartagena abrirá en un año con 14 puestos y creará 70 empleos

Imagen virtual del interior del futuro gastromercado, con la zona central destinada a los clientes y los bares al fondo. / zamora company
Imagen virtual del interior del futuro gastromercado, con la zona central destinada a los clientes y los bares al fondo. / zamora company

Los dueños de Licor 43 comienzan las obras para transformar la antigua sede de la Cámara de Comercio en un edificio para hostelería y turismo

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Un año. Ese es el plazo que se ha dado la sociedad formada por Zamora Company, antes Grupo Diego Zamora SA (Licor 43) y la compañía RYA Residencias SL, para abrir en el Muelle de Alfonso XII un gastromercado con catorce bares y restaurantes. En ellos, el cliente podrá disfrutar de la comida italiana, japonesa y americana y de las tapas más típicas de España. Una vez solventados los últimos escollos burocráticos y técnicos con la Autoridad Portuaria, la empresa encargada de transformar la antigua sede de la Cámara de Comercio en un centro de ocio gastronómico, Continental Obras y Mantenimiento SL, inicia las obras con quince meses de retraso.

Los trabajos, que supondrán una inversión de 2,2 millones de euros, se centran ahora en vaciar el edificio por dentro y dejarlo diáfano. Para ello, un grupo de albañiles trabaja en turnos de mañana y tarde llenando grandes contenedores de escombros. La superficie interior del Mercado del Puerto, como así se llamará, tiene unos mil metros cuadrados, aproximadamente. Tras esta fase y si no hay problemas en la estructura y en las paredes, comenzará la transformación integral, cuyo trabajo es obra del arquitecto Martín Lejarraga.

Al detalle

Nombre
El Mercado del Puerto. Lo proyecta la sociedad formada por Zamora Company, antes Grupo Diego Zamora SA (Licor 43) y la compañía RYA Residencias SL.
Establecimiento
Tendrá doce puestos de diferentes estilos gastronómicos y dos de bebidas relacionadas con Zamora Company.
Inversión
2,2 millones de euros.
Puestos de trabajo
La previsión es crear 70 empleos.
Fechas
Las obras comenzaron la semana pasada y está previsto que el local abra dentro de un año, aproximadamente.
Empresa constructora
Continental Obras y Mantenimiento SL.

El proyecto prevé la apertura de puertas en las fachadas, excepto en la que da a la carretera. También tendrá grandes ventanales para ganar luminosidad. La intención es que «sea lo más accesible posible a las distintas circulaciones peatonales, ubicando perimetralmente los distintos espacios gastronómicos», explicó a 'La Verdad' Remi Sanz, que es responsable de Comunicaciones Corporativas y Marca Global de Zamora Company.

Una pérgola y muchas plantas destacarán en la azotea, para dar vistosidad al edificio

La segunda fase será la construcción de los locales. La distribución interior del edificio reservará la parte central para los clientes, que podrán disfrutar sentados en diferentes ambientes (con sillas, mesas, taburetes y sillones) lo que les sirvan en los puestos situados alrededor del inmueble.

En el gastromercado habrá barras especializadas en arroces, mariscos, tapas españolas, embutidos locales, carnes, hamburguesas, postres, helados y verduras. Según Sanz, también los habrá de comida japonesa e italiana, así como de productos enlatados, que tan de moda están en los gastromercados de las grandes ciudades.

Recreación del Mercado del Puerto, como así se llamará el gastromercado que promueven los dueños de Licor 43. :
Recreación del Mercado del Puerto, como así se llamará el gastromercado que promueven los dueños de Licor 43. : / LV

A estos doce se sumarán dos más de productos de Zamora Company, con el asiático como gran protagonista. Esta típica bebida, a la que se añade Licor 43, tendrá un sitio preferente como base de un centro de interpretación del café, en el que se incluirá un taller para aprender a hacer el combinado. También habrá varios especialistas en coctelería, con dominio de varios idiomas, para servir las mejores preparaciones.

El mercado abrirá pronto, para servir los desayunos, y no cerrará hasta bien entrada la noche. Los promotores quieren crear allí un ambiente relajado para disfrutar del entorno. Además de adquirir en cada puesto los platos que desean, los clientes podrán hacer una parada para comprarlos y llevárselos a casa, como en una plaza de abastos tradicional. La tercera fase será la decorativa.

Sala multiusos

Eso estará en la planta baja. En la terraza estudian aún qué poner, si es que finalmente pueden abrirla al público, ya que los primeros estudios revelan que la azotea es intransitable. En un principio estaba previsto que estuviera semicubierta de forma similar a la del Auditorio y Centro de Congresos El Batel. Una parte estaría cerrada como sala multiusos para eventos empresariales, sociales y culturales, clases de coctelería e, incluso, fiestas privadas.

El resto sería equipado con barras y zona para los clientes que quieran disfrutar de una vista privilegiada sobre la dársena portuaria. Para acceder a esta parte habrá una zona de escaleras de caracol y ascensores, que estará ubicada donde ahora está la entrada principal a la antigua sede de los empresarios.

Lo que sí está claro es que habrá una gran pérgola que sobresaldrá por los laterales con acceso, «mientras que el uso de la vegetación convertirá al edificio en un punto verde del entorno, generando un ambiente fresco y agradable», añadió Remi Sanz.

«Esta empresa familiar apuesta por un proyecto innovador y diferente que servirá de gran apoyo a la economía local. También ayudará al crecimiento arquitectónico y gastronómico de la ciudad. Con su apertura se crearán más 70 empleos directos, a los que se sumarán varias decenas más de puestos de trabajo indirectos», añadió el directivo de Zamora Company.

Polo de atracción turística

Los promotores serán los encargados de contratar a los camareros y de contratar el producto. Además, gestionarán la limpieza y el resto de servicios. Los hosteleros solo se tienen que preocupar de servir su especialidades gastronómicas.

La idea de esta sociedad empresarial es convertir a este centro gastronómico en un polo de atracción turística regional. También que los llegados en cruceros tengan un lugar de referencia para probar las comida y bebida típica de la zona y para que puedan hacer sus compras.

Este establecimiento se unirá al que previsiblemente abrirá a finales de este mismo año también en el puerto. Se trata del edificio que la Autoridad Portuaria arregla ahora. En él habrá un restaurante en la primera planta, y en la baja otros cuatro bares o negocios relacionados con el turismo.