Futbolista, artista y cartagenero

Los componentes del grupo La Prima, sobre un escenario./J. M. RODRÍGUEZ / AGM
Los componentes del grupo La Prima, sobre un escenario. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM

Durante los años que duró aquella aventura, el grupo llegó a actuar junto a Camilo Sesto

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁN

Traigo hoy a esta página a un amigo de hace muchos años; de la época de Repesa, como entonces se llamaba la multinacional Repsol, que tenía su poblado al lado de su centro de operaciones en el Valle de Escombreras. Fue allí donde conocí al bueno de José Barceló López, un hombre con toda una vida ligada a su pueblo, sus vecinos, su fútbol y su música. Siempre en su casa de la calle Santa Florentina, donde vivía con sus padres, que fueron de los últimos en salir del tan querido poblado.

Allí, Pepe participaba en todos los eventos. Se implicaba siempre en las fiestas de verano, en la rondalla y en el fútbol, en todas las categorías. También allí fue donde, con tan solo 12 años, fundó su primer grupo musical de andar por casa, Los Iberson, que actuaban con guitarras de madera y botes, como batería, en las fiestas multitudinarias del poblado. Fue entre 1968 y 1969, la etapa negra en la que tuvo lugar el incendio en la refinería cuando, con 15 años formó la primera banda en condiciones, junto a varios amigos. Progression tocaba música pop-rock de lo más setentero.

Su representante fue Pedro Miguel de Rosique, líder por entonces de la 'movida' en la calle Balcones Azules y componente de Parábola, otro gran grupo cartagenero de esa época dorada en la que surgieron muchos y muy buenas formaciones musicales. Con este valedor, Progression hizo una giras por Andalucía y por la Comunidad Valenciana. Por desgracia, De Rosique perdió la vida muy joven, en la velada marítima del 27 de julio de 1972, que fue la última por el accidente en el que fallecieron diez personas al hundirse una de las carrozas flotantes.

José Barceló conoce las tradiciones y eso le ha ayudado a componer canciones que emocionan de verdad

Durante los años que duró aquella aventura, el grupo llegó a actuar junto a Camilo Sesto. Sin embargo, en 1974 el servicio militar apartó a José Barceló de la música. Fue entonces cuando se inició su etapa futbolística. Militó en el Molinense, en el Cotillas, en el Pacheco, en el Santa Pola, en el Valdepeñas, en el Jerez, en el Torrevieja, en el San Javier y en la Minera durante diez años en los que compatibilizó el fútbol con su carrera profesional como director comercial, primero, y en el mundo de las consignaciones, después. Finalizó su carrera profesional en FCC.

Nunca olvidó su afición musical. Por eso, pasados 35 años la retomó con la orquesta Primera Página, de la que pasó a Materia Prima. Sus 14 componentes recorrieron España, con Cartagena en el corazón. Tanto es el amor que siente por su tierra, que Barceló compuso una canción a su ciudad natal, 'Cartagena', en la que habla de ella como si de una mujer se tratase: &ldquoVives mirando al mar - y a pesar de los años que bonita estás - ¿Cuántos recuerdos llevas por dentro? - ¿Cuántos hijos parió tu cuerpo?... Protegiste en tus murallas - a poetas, militares, vagabundos, qué más da - como madre que no engaña - cariñosa, indulgente de mirada indiferente - sigues fiel a tus amantes - maltratada, firme y entregada - han hurgado en tus entrañas - eres alivio de mis penas - así te canto, como te amo... mi Cartagena'.

Barceló conoce como pocos nuestras tradiciones cartageneras y eso le ha ayudado a componer, con música del Tercio de Levante, una canción dedicada a su San Juan, que emociona sobremanera escuchar cuando la canta la Coral Carthagonova. Dice así: &ldquoLlenas la ciudad - qué radiante vas - mirad mi San Juan - parece caminar - Eres el dolor, la soledad y el sentimiento - fiel testimonio de la amistad - para tu pueblo la verdad - Vibra la ciudad - al verte llegar - a la Caridad - frente a tu madre estás... De emoción me llena, ver por Cartagena - tu paso tan deslumbrante y elegante - que da vida a la ciudad'.

El dúo Duetto unió a Barceló con su amigo Miguel Ángel Marín, con el único objetivo de hacer música y compartir actuaciones.

Pero Pepe no para. Acaba de montar La Prima, una banda creada con el ánimo de recordar la música de los años 70, 80 y 90 del siglo XX. En ella están también José Francisco Martínez, José Luis Madrigal, Pepelu, Maite Cánovas, Fran García, Ángela Moreno. El pasado 31 de diciembre, debutaron en la Glorieta de San Francisco con un éxito arrollador, por lo que seguro que seguiremos viéndoles en los escenarios de toda nuestra comarca.

Tras verles, un grupo de amigos nos dimos un homenaje 'a lo regional', como dice el doctor Planillas, es decir, a base de productos de nuestra comarca, sin melindres de diseño. Todo con materia prima y de calidad y reconocible sobre el plato. Fue en la Posada de Jamaica, donde Diego y Blas Gásquez se desviven por atender a sus cliente. Yo les doy un diez por calidad, servicio, cantidad, atenciones y precio.

Nos pusieron una ensalada de salmón rellena de aguacate y vinagreta de mostaza a la antigua, una mousse de pato y tempura de queso de cabra, un surtido de salazones de nuestro mar, buñuelos de bacalao, una tabla de pulpo y croquetón ibérico. Como plato fuerte, un lomo de bacalao al punto de sal gratinado con piñones. Terminamos la jornada con un coulant de chocolate excelente y con un asiático. Para beber hubo un Rioja tinto y un Rueda blanco bien maridados con la comida.

Cerramos el homenaje con unos gin tonics con los que brindamos por el cierre de la Navidad y por 2019, con el deseo de que traiga paz, salud y trabajo a toda Cartagena y su comarca. Termino hoy con una reflexión sobre algo que a todos, seguro que alguna vez nos ha pasado, ese momento de agobio, en el que estás buscando algo que parece imposible de encontrar y que, de repente, te das cuenta que lo llevas en la mano. ¿Les suena? Pues algo similar es lo que ocurre con la felicidad. Espero que a todos les hayan hecho felices los regalos de los Reyes Magos y que, si no es así, puedan resarcirse de ello a lo largo de todo el año.