Los funcionarios municipales cobrarán hasta 40.000 euros si adelantan su jubilación

Una funcionaria atiende a una vecina, en San Miguel./ Pablo Sánchez / AGM
Una funcionaria atiende a una vecina, en San Miguel. / Pablo Sánchez / AGM

El Ayuntamiento incentiva los retiros anticipados para ahorrar dinero en sueldos y destinarlo a rejuvenecer la plantilla

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

Los funcionarios municipales que se retiren antes de los 65 años de edad percibirán ayudas de 5.000 a 40.000 euros. Así lo ha establecido el Ayuntamiento de Cartagena en su Plan de Ordenación de Recursos Humanos, a través del cual incentivará las jubilaciones anticipadas de sus trabajadores desde los 59 años, una opción disponible para los policías locales y los bomberos, a los 64 años y 9 meses.

El acuerdo de impulso de estas salidas anticipadas, aprobado en mayo por el anterior equipo de gobierno (del PSOE), tras una negociación con los sindicatos, quedó plasmado ayer en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM). Este publicó una resolución del exconcejal delegado del Área de Función Pública, Hacienda y Calidad de Vida, Manuel Mora, por la cual el Plan de Ordenación recoge las cantidades que cobrarán los empleados que cumplan una serie de condiciones.

El documento explica que las ayudas económicas van dirigidas «a los funcionarios con menos de 65 años de edad, y más de 10 años de antigüedad anteriores al hecho causante de la jubilación voluntaria, que reúnan los requisitos de acuerdo con lo previsto en el Régimen General de la Seguridad Social, y que causen baja voluntaria por jubilación». La indemnización será abonada «una sola vez», con doce posibles cantidades. Las más altas serán para aquellas personas que dejen el Consistorio con 59 años o con 60 años y un mes, seguidas de las que tengan 60 años y dos, tres o cuatro meses. Los bloques de edad de 61, 62, 63 y 64 años están subvidividos, también, en esos cuatro primeros meses.

Más de la mitad de los funcionarios de carrera, lo que supone cerca de 550 personas, tienen entre 50 y 59 años

Según los datos plasmados por el Ayuntamiento en su Plan, «de los funcionarios de carrera, la escala de edad más numerosa se encuentra en el tramo de 50 a 59 años, siendo estos 547 funcionarios, lo que representa el 52% del total». Además, en el caso del personal temporal, «la franja de edad más numerosa se encuentra en el tramo 40 a 49 años, lo que supone un 41,26% del total de personal temporal». Cuando recabó los datos, en marzo de 2018, la corporación disponía, en concreto, de 1.105 empleados públicos, de los cuales funcionarios de carrera eran 1.059, 273 contratados laborales, 76 funcionarios interinos y 46 laborales fijos.

«Estos datos evidencian el envejecimiento alarmante de la plantilla no solo del funcionario de carrera, sino del empleado público de carácter temporal que aún no tiene su plaza en propiedad», advierte el documento. Y apunta que el 41,26% del personal temporal de ese personal temporal supera los 40 años de edad.

Según fuentes municipales, estos números reflejan que más de quinientos trabajadores podrían solicitar el retiro voluntario en la próxima década. Añadieron que la mayoría de los empleados públicos debe esperar a tener 63 años, puesto que no pertenecen a los cuerpos especiales a la Policía Local y al Servicio Municipal de Extinción de Incendios (Bomberos). En concreto, la Ley General de la Seguridad Social dispone la jubilación anticipada voluntaria a partir de los 63 años. Las fuentes consultadas agregaron que es importante tener en cuenta, para cada caso individual, que la edad legal de jubilación ha ido aumentando, de forma progresiva, desde el año 2013 y que llegará a los 67 años en 2027.

Las ayudas estaban ya previstas en el Acuerdo de Condiciones de Trabajo de los funcionarios y en el Convenio Colectivo del resto de empleados alcanzado en abril. Pero su inclusión en el Plan de Ordenación de Recursos Humanos, como una nueva «fase», implica un compromiso de la administración local con la creación de nuevos puestos de trabajo.

Policía y Bomberos, a los 59

Como «la incidencia en el presupuesto municipal de las ayudas es mínima, el Consistorio podrá centrar su gastos de personal en un plan de «rejuvenecimiento de las plantillas». La explicación es que «casi la totalidad» de las indemnizaciones son abonadas «con cargo a las economías que generan los salarios de los empleados públicos que deciden voluntariamente jubilarse». Además, los Presupuestos Generales del Estado de 2018 (prorrogados en este 2019) permiten aumentar «la tasa de reposición de efectivos en varios supuestos y sectores».

En la Policía Local, este año abandonarán el cuerpo 36 agentes con al menos 59 años de edad y 37 cotizados. La previsión es cubrir el año que viene 39 vacantes, un cifra que podría subir a 69 si el nuevo equipo de gobierno (formado por PSOE, PP y Cs) convoca pronto nuevas oposiciones.

Una institución con menos «mochilas» y más «preparada»

Las jubilaciones anticipadas tendrán «beneficios» adicionales a los que recibirán los funcionarios. Según el Ayuntamiento de Cartagena, esta institución no tendrá que «incrementar su plantilla», ya que «los funcionarios pasan a la situación de jubilación y sus plazas quedan vacantes y pasa a ser la Seguridad Social la que se hace cargo del abono de esa pensión de jubilación». El Consistorio cubriría dichas plazas «con menor coste económico, ya que los funcionarios de nuevo ingreso no llevan mochilas personales, como trienios, complementos personales, etéctera». Este sistema también facilita «regular» la plantilla según «necesidades del momento: es decir, se puede cubrir las plazas vacantes o amortizarlas». Ello «produce una adecuación constante de la plantilla a las necesidades reales del municipio». Asimismo, el ciudadano «dispondría de plantillas jóvenes y mejor preparadas». También habría «un menor coste en impuestos indirectos, para poder mantener las plantillas»; y «la renovación constante de la plantilla funcionarial crearía empleo de calidad, empleo público».