El PP fuerza un Pleno extraordinario para reprobar al gobierno de Castejón

Francisco Espejo y Diego Ortega, este lunes durante la rueda de prensa en el Palacio Consistorial./J. A. G.
Francisco Espejo y Diego Ortega, este lunes durante la rueda de prensa en el Palacio Consistorial. / J. A. G.

Ve una «situación grave», porque la alcaldesa tiene solo a «tres concejales», anula obras para pagar horas extra a funcionarios y tiene un municipio «sucio e inseguro»

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

El PP trató este lunes de arrebatar el protagonismo político a la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, quien se dio un madrugón para participar en el viaje inaugural del tren híbrido a Madrid, aunque se bajó en Albacete y regresó en coche para seguir con su agenda. A través de su portavoz, Francisco Espejo, los populares anunciaron la solicitud de un Pleno extraordinario, para forzar a la regidora socialista a comparecer ante la corporación como máximo en la segunda semana de octubre y dar explicaciones sobre su gestión, en «el peor momento de la legislatura». Se trata de aplicar la modificación del Reglamento del Pleno, aprobada de forma reciente a propuesta de Ciudadanos, y celebrar un pleno de Estado del Municipio, donde además de un debate habría una votación. En ella, los populares pedirán el apoyo del resto de grupos (Cs, MC y Podemos) para «reprobar la gestión del gobierno socialista». La convocatoria del Pleno extraordinario exige un mínimo de siete concejales y el PP tiene diez, por lo que cumple de sobra el requisito y la sesión deberá celebrarse.

Con aires de precampaña electoral, los comicios serán en mayo, en una rueda de prensa en el Palacio Consistorial a la que asistieron ocho de los diez componentes del grupo municipal, Espejo aseguró que primero «el pacto de perdedores» MC-PSOE y ahora los socialistas «han demostrado que no saben gobernar Cartagena». Espejo señaló que en la etapa de José López como alcalde «al menos había concejales socialistas ilusionados, pero ahora las guerras internas muy duras en el PSOE están pasando factura a un municipio de 218.000 habitantes, donde Castejón solo tiene a tres concejales y fracasa estrepitosamente». Aludió así a la reciente salida del Ejecutivo de Obdulia Gómez y a la próxima marcha de Francisco Aznar, ediles críticos con Castejón y fichados por Diego Conesa para la Delegación del Gobierno en la Región. En el caso de Aznar, Espejo dijo que pagó su intento de dar un «golpe de Estado» a la alcaldesa, en alusión a su fallido intento de celebrar unas elecciones primarias para elegir al candidato a la alcaldía.

Francisco Espejo, a cuyo lado estuvo el viceportavoz municipal, Diego Ortega, citó varios ejemplos de políticas que causó este verano «perjuicios» a vecinos y empresarios, en ámbitos como el turismo, la hostelería, el comercio, la limpieza, la seguridad y las infraestructuras. Denunció el desvío de agentes de la Policía Local y de los operarios del servicio de limpieza desde los barrios y las diputaciones a las playas, lo que «obliga a los vecinos a formar patrullas para evitar los robos y ha hecho que la ciudad esté aún más sucia, porque Castejón se cargó el Instituto de Servicios del Litoral cuando era vicealcaldesa». También habló de la falta de promoción turística, el «plagio» del plan de comercio de otras ciudades y la anulación de obras en las calles Cuatro Santos y Gisbert, y en el puente de Torreciega, para poder pagar un millón de euros en horas extra a bomberos y brigadas de infraestructuras.

El presupuesto dura dos meses

Esta última decisión, lamentó Espejo, es una muestra de la «improvisación e incapacidad» de Castejón, a quien el presupuesto «le ha durado dos meses», y quien eleva el gasto en el capítulo de personal nueve millones de euros, en una deriva iniciada que ha llevado en solo dos años a elevar ese desembolso en dos millones. A propósito de que la amenaza de tres sindicatos (CC OO, UGT y Csif) de reventar con una protesta el pregón de Carthagineses y Romanos, que Castejón leerá el próximo viernes por la noche, Espejo explicó la decisión de la alcaldesa como un intento de «garantizarse un pleno tranquilo» y en condiciones de seguridad.

Adelantándose a posibles críticas, Espejo dijo que no se trata de «una guerra del PP contra los trabajadores del Ayuntamiento», a los que su grupo desea lo mejor, sino una guerra del PP contra la «falta de planificación» de los socialistas, cuya supresión de obras privará a los vecinos de varias zonas de ver mejorado su entorno urbano. Fruto del retraso de estas actuaciones, que el Ejecutivo explica por motivos presupuestarios y por la lentitud de los trámites burocráticos ante la Comunidad Autónoma, Espejo dijo que hay una oleada de cierres de comercios en calles como Cuatro Santos, San Fernando y Santa Florentina.

Críticas por el tren híbrido

Acerca de las críticas de Ciudadanos al PP, por apoyar una enmienda de MC que restó 400.000 euros al cuerpo de Bomberos para hacer obras -el partido comarcalista dice que fue un «error» ya subsanado aunque la alcaldía dice que la partida sigue en vigor-, Espejo respondió: «Ciudadanos dejó de importarme hace tiempo, porque no se sabe dónde están y su política es la del buenismo». Justificó el apoyo a la propuesta de MC por el objetivo superior del PP de conseguir «un presupuesto de consenso», tras la «negociación de última hora» de Castejón y López. En ese Pleno decisivo, el PP pasó de oponerse a las cuentas a aprobarlas, en cuestión de minutos, lo que permitió a la primera edil recabar el mayor respaldo de la historia local a un presupuesto.

Los populares mostraron este lunes también su preocupación por la «falta de control» en el áreas de Deportes, que gestionaba Obdulia Gómez, y en las de Seguridad Ciudadana y Personal, que aún lleva Aznar, un concejal «interino» y apartado de la negociación con los sindicatos. Asimismo, Espejo cargó contra el retraso en las obras del AVE que «dejó el PP» planificado y la indefinición sobre la integración de la alta velocidad en el municipio. Además, calificó de «diligencia» el tren Alvia puesto en marcha este lunes, y calificó de «vergonzoso y ridículo» que «todo un ministro de Fomento viniera a Cartagena a anunciar que el primer tren de la mañana ahorra a los cartageneros diez minutos». Con sarcasmo, Espejo concluyó: «No sabemos si el tren es híbrido porque utiliza diésel y electricidad, o porque Castejón va en tren y vuelve en coche. A lo mejor es que iba a Albacete».

Frente a esta gestión, Espejo reivindicó las decenas de enmiendas presentadas por su grupo desde junio de 2015, en áreas como comercio y turismo, para corregir al gobierno del «pacto de la servilleta». El concejal censuró a Castejón por no buscar el apoyo del PP, con un «presupuesto de concentración», actitud que contrastó con la búsqueda del interés general de los populares, que apoyaron «incluso las propuestas de Podemos». «¿Por qué no?», remarcó Espejo, quien recordó que su equipo es el principal grupo de la oposición y representa a 26.000 vecinos, que les votaron y que merecían tener «un porcentaje» de iniciativas plasmadas en el presupuesto final.

El relevo de ediles, «en breve»

Fuentes del Gobierno local indicaron que la toma de posesión de Merces García como nueva edil, así como la salida de Aznar y su cambio por Manuel Mora, tendrán lugar «en breve». Los cambios dependen del Gobierno central, por lo que según las fuentes consultadas Castejón volvieron a pedir a Diego Conesa que presione a Madrid, para desbloquear una remodelación anunciada a principios de julio. La regidora aprovechará estos cambios para hacer una renovación en la distribución de tareas en su gobierno, algo que adelantó ya el viernes pasado con el nombramiento como director general de Función Pública de José Serrano, exjefe de Recursos Humanos con el PP y quien fue apartado por MC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos