Los Franco, en la ciudad

Franco entra en el Ayuntamiento de Cartagena./
Franco entra en el Ayuntamiento de Cartagena.

El dictador hizo cuatro visitas en cuarenta años y tenía cierta manía a Cartagena por ser reducto republicano

LUIS MIGUEL PÉREZ ADÁNCartagena

Estando de plena actualidad la posible exhumación de los restos del general Francisco Franco de su actual ubicación en el denominado Valle de los Caídos, recordamos las ocasiones que este jefe del Estado visitó nuestra ciudad, pero haciéndolo extensible también a otros miembros de esta misma familia.

Nicolás Franco y Salgado-Araújo.

El padre. Todo un personaje, de fuerte personalidad procedente de una familia militar, intendente del cuerpo administrativo de la Armada, cuando contrajo matrimonio con María Pilar Bahamonde ya había recorrido mundo, incluso con algún hijo anterior a este matrimonio. Hombre culto de carácter autoritario y buen administrador de fondos públicos, tenía en el anverso un gusto desmedido por las mujeres y la bebida.

Su relación con Cartagena viene dada por sus años vividos en nuestra ciudad, destinado como habilitado en el Hospital de Marina. Cuando residía en Cartagena ya había abandonado a su mujer e hijos y convivía con una nueva pareja que le acompañaría hasta el día de su muerte.

Su relación con la sociedad cartagenera no estuvo exenta de cierta polémica, su conducta y el hecho de su separación matrimonial no le facilitó su aceptación en la rígida sociedad del momento. Se le conoció más por ser el padre de los emergentes Franco: Ramón, héroe nacional por sus travesías aeronáuticas y Francisco, un militar que estaba realizando una notable campaña en la guerra de Marruecos.

Una vez cumplido su destino se marchó de Cartagena, siendo solo recordado en ambientes cantineros de un conocido barrio hoy desaparecido.

Ramón Franco Bahamonde

El hermano. Su estancia en Cartagena esta atestiguada en 1929, cuando prepara el vuelo de un hidroavión que pretendía batir un nuevo record aeronáutico tan de moda en aquellos momentos.

Se trataba de realizar un raid España-Nueva York-España en un Dornier Supervall 16, un nuevo reto para los experimentados y afamados integrantes de la mítica tripulación del Plus-Ultra, el comandante Ramón Franco y sus compañeros Ruiz de Alda, Gallarza y el mecánico Madariaga.

Aunque el vuelo partiría desde Los Alcázares, es conocida sus constantes visitas a nuestra ciudad sobre todo en los momentos de descanso. Al igual que el padre, Ramón fue un personaje con muchas aristas, enormemente popular en su tiempo, pero que quedaría eclipsado por la historia de su hermano Francisco.

Nicolás y Pilar Franco Bahamonde

Los otros hermanos. Nicolás, el primogénito de la saga, fue militar, político, diplomático e ingeniero naval, siempre estuvo al lado de su hermano pequeño Francisco, visitó en varias ocasiones durante la posguerra Cartagena por sus relaciones con la Constructora Naval, actual Navantia.

De Pilar no tenemos constancia, al día de hoy, de su presencia en Cartagena.

María del Carmen Polo

La esposa. De las visitas realizadas por Francisco Franco a Cartagena en ninguna de ellas estuvo acompañado por Carmen Polo, pero esto no significa que la esposa del dictador no visitara nuestra ciudad. Lo hizo en marzo de 1948, en concreto pasó parte de la Semana Santa de aquel año disfrutando de nuestras procesiones, fueron cinco días los que permaneció como invitada del almirante Bastarreche.

Francisco Franco Bahamonde

Escribía Antonio González en su monográfico Visitas de Franco a Cartagena, publicado por la revista 'Cartagena Histórica', que Franco viajó poco a Cartagena quizás por una especial animadversión a esta ciudad porque fue el último reducto de la República en tomarse y era consciente de que la mayor parte de sus habitantes eran antifranquistas; también porque la consideraba un feudo de la Armada a la que, como casi todos los miembros del Ejército, miraba con suspicacia por la especial idiosincrasia y el elitismo que aún imperaba entre sus cuadros de mando y por supuesto porque en ella habitó su padre, con el cual tuvo siempre una relación de mutua antipatía. Yo añadiría otra: el hundimiento del barco 'Castillo Olite', al final de la Guerra Civil, un auténtico desastre para las tropas de Franco en su fallida toma de Cartagena, en donde murieron cerca de 1.500 hombres en una operación que no sirvió para nada a solo veinte días del final de la guerra y del que sin duda el propio «Generalísimo» fue su responsable directo.

De todas formas, se contabilizan cuatro visitas oficiales en los casi cuarenta años de régimen autoritario. La primera, del 29 al 30 de abril de 1946; la segunda, del 6 al 7 de octubre de 1957. Tercera, el 29 de abril de 1960 y la cuarta, el 6 de junio de 1963. De todas existe referencia visual a través del noticiero de la época el NODO, fueron siempre relacionadas con inauguraciones sociales e industriales pertenecientes a la refinería de Escombreras, la Térmica, Fertilizantes y actos relacionados con la Armada.

En ellas la ciudad se engalanó con toda la parafernalia y propaganda de la dictadura al servicio del denominado 'Caudillo de España'. De su paso efímero por Cartagena, de sus actos, discursos y anécdotas pueden tener buena cuenta en la lectura del monográfico anteriormente citado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos