Flamenco y gastronomía

Pepe López, Chencho Valdivieso, Raúl Sánchez, Sergio De Gea y Sandra Galiana, en el club El Galeón. / PABLO SÁNCHEZ / AGM
Pepe López, Chencho Valdivieso, Raúl Sánchez, Sergio De Gea y Sandra Galiana, en el club El Galeón. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁNCartagena

El pasado fin de semana, de una sola tacada, tocamos todos los palos. ¡Ahí es nada! Y es que, rodeado por buenos amigos, se puede disfrutar a un mismo tiempo del flamenco y de la buena mesa y los buenos caldos, mientras se habla de nuestro Efesé al más alto nivel, con su presidente y algunos muy buenos aficionados.

Todo empezó en la residencia veraniega de la familia Casado Mena, en Cala Flores, en su encantadora mansión 'Atoja', nombre que han compuesto con las iniciales de los cuatro miembros de la familia, y en la que, como cada año, organizaron su típica fiesta de verano en los jardines, los alrededores de la piscina y demás rincones de ensueño. Todo ambientado con motivos típicos de nuestra Trimilenaria y de Andalucía.

En este entorno tan acogedor fue donde los casi casi invitados allí reunidos, procedentes tanto de nuestra ciudad como de otros puntos de la todavía unida España, disfrutamos de una degustación de platos realizados en directo por el chef Álex Acosta, con la colaboración de todo el equipo de La Cartuja.

La asociación 'El Galeón' ha abierto un local en La Manga, en primera línea del Mar Menor

Desde un cazón en su punto, pasando por croquetas, tiraditos de ternera y ensaladilla de marisco hasta pata negra al corte y chacinas de la sierra de Huelva, regado todo con buenos vinos, tintos y blancos a la temperatura perfecta, y un surtido de quintos de cerveza que cada uno escogía de una barca llena de hielo picado. Tras dos horas de intenso ir y venir de exquisitas viandas, y antes de entrar en el mundo del hielo, una selección de fina repostería catalana, aunque elaborada en Cartagena, servía de dulce prólogo a un espectacular recital de flamenco.

Lola de los Reyes, del tablao flamenco de Triana, que lleva su nombre y que es uno de los más prestigiosos de Sevilla, de esos en los que el flamenco se respira y se vive de otra manera, dio un recital que puso a los invitados en pie.

A continuación, actuó el grupo jerezano Los del Pino, con sus sevillanas y su arte jerezano y rociero. Y cerrando la gala, el Lámpara Minera 1989, Antonio Ayala El Rampa, quien tocó todos los palos de nuestros cantes autóctonos. Entre copa y copa, tertulia futbolística con buenos aficionados cartageneros y el presidente de nuestro Efesé, Paco Belmonte, y su encantadora novia, Ana García. En esta improvisada tertulia, mi amigo Adolfo Escalante nos cuenta algo que nos sorprende sobre un amigo común: Ricardo Díaz-Manresa.

Resulta que este gran periodista cartagenero, residente en Madrid, premio Garlopa 2017, conocido por sus ácidas opiniones futboleras, es uno de los que ha visto superada su paciencia y quiere desengancharse de una vez por todas del fútbol, debido a lo ocurrido con el FC Cartagena este año, ni más ni menos que lo que ya le ha pasado en muchas ocasiones.

Esperanzados con el Efesé

Los que ya contamos con algunos años, hemos sido testigos no solo de cordobazos o vecindariazos, sino de muchas otras ocasiones de promoción perdidas (contra el Osasuna, el Logroñés o el Hércules). Unas veces por unas cosas y otras por los 'Herencias Jurados', nuestro equipo no ha logrado el tan ansiado ascenso. Cierto es que lo ocurrido en Majadahonda es de lo más cruel que te puede pasar en el fútbol, pero parece que esa mala suerte solo nos persigue a nosotros. Ya en su día, el insigne cronista cartagenero Isidoro Valverde escribió el libro 'Las desventuras del Efesé y alguna que otra ventura', donde reflexionaba sobre esa mala suerte crónica a lo largo de una serie de artículos.

Y allí mismo, mientras nos tomábamos nuestras copas, se comentó que esa mala suerte se cura con trabajo y metiendo un gol más que el contrario, que es lo que el Efesé pretende hacer este año. La mayoría de los aficionados que nos encontrábamos allí, nos sentimos muy contentos y esperanzados al ver el espíritu que transmitían ese magnífico presidente que es Paco Belmonte y el director general, Manolo Sánchez Breis, quienes han conseguido hacer de nuestro equipo un referente nacional. Cierto es que hemos fallado en las promociones dos años seguidos, pero también es verdad que, si hubiese existido el VAR, probablemente ya habríamos ascendido en alguna de las eliminatorias falladas. Aun así, la seriedad y la imagen del equipo de cara al exterior son espléndidas.

Y cuando ya estaba finalizando la velada, Eulogio Samatiel nos convocó para comer ese mismo domingo en un nuevo local de La Manga, el club gastronómico 'El Galeón', una asociación gastronómica abierta al público y ubicada en un magnífico chalet, en primera línea del Mar Menor, con extraordinarios jardines para las copas o cenas. En él se puede disfrutar de cocina de autor y de producto, cocina de fusión con técnicas de vanguardia y últimas tendencias en arte culinario, ya que cuenta con grandes cocineros y un 'sushiman' que elaboran todos los productos de lujo.

Al frente de la sala está Sandra Galiana, extraordinaria sumiller que nos recomendó probar el menú degustación en cinco bloques que a continuación les detallo, perfectamente marinados con diez vinos, que convirtieron las tres horas de la comida en un placer para los sentidos. En el bloque de 'Bienvenida', cajita de huevos de codorniz, gordal rellena de crema de mejillones y de gel de vermut y sandía osmotizada con sangría y berberechos.

Diez vinos y sushi

Para la 'Toma de Contacto', falsa croqueta de gamba roja con mahonesa de jengibre y buñuelo de wasabi con jamón de mar y ali-oli de codium. Para 'El Camino', navajas a baja temperatura con concha de apio impregnada con hojas de lima, foie de mar al douro, esfera de escabeche y mertensia, ceviche de lecha y lulo con sorbete de cilantro y huevas de trucha, brioche de rabo de toro perfumado con palo cortado, langostino en semisalazón y su cabeza con humo de Jack Daniel's, y Sam de papada a baja temperatura lacada con salsa de ostras.

En el bloque de 'La Experiencia', bonito mediterráneo en semisalazón, mi caldero del Mar Menor, ali-oli con fitoplancton y halófilas de San Pedro y cochinillo a baja temperatura demiglace de sus jugos, boniato, parmentier de patata violeta y flores. Por fin, llegados a 'La Redención', melón osmotizado con jarabe de hierbabuena, helado de ron y crujiente de almendras con azúcar moscobado, y vaina de cacao rellena de cremoso de chocolate con cayena y anís estrellado, brownie de nueces da macadamia y cardamomo, helado de chocolate blanco y aire de cacao. Ya en el jardín, Cúbical Mango, una Ginebra de Williams & Humbert que, con 7Up, está especial. Acabo hoy con una frase que nos puede servir de consuelo a todos: «¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia». Dicho queda para los enfermos del dinero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos