La Federación vecinal de Cartagena exige que las balsas antirriadas funcionen

Una de las balsas de Los Nietos, el miércoles 25, llena de agua. gil/ A.
Una de las balsas de Los Nietos, el miércoles 25, llena de agua. gil / A.

Las asociaciones urgen a la Comunidad y a Arco Sur a asegurar el vaciado de los depósitos de Mar de Cristal y Los Nietos, para evitar inundaciones

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca (Favcac) exigió ayer públicamente que la Comunidad Autónoma adopte las medidas oportunas para garantizar el correcto funcionamiento de las balsas antirriadas construidas en Mar de Cristal y Los Nietos, mediante un convenio firmado por la Consejería de Agricultura y Agua y la Comunidad de Regantes Arco Sur para evitar inundaciones en estas localidades y en Islas Menores. La Federación reaccionó así a la información de 'La Verdad' sobre los problemas surgidos durante la reciente gota fría, debido a que los depósitos promovidos por la Comunidad de Regantes Arco Sur, con respaldo de la Consejería de Agricultura, estaban llenos a pesar de la alerta roja.

El presidente de la Federación, Leandro Sánchez, calificó de «intolerable» lo ocurrido, porque «está claro que se les está dando un uso distinto de aquello para lo que se supone que fueron hechas». Además, «no hay control alguno sobre ellas y producen el efecto contrario al que deben tener».

Acerca de la decisión de los agricultores de mantener almacenada el agua desde el mes de mayo, en lugar de vaciarla para que los depósitos cumplieran su función de contención de avenidas, Sánchez señaló que es la Administración la que «tiene que supervisar estas instalaciones, aunque estén en terrenos privados». De lo contrario, se deja expuestos a los habitantes de las localidades cercanas, que sufren destrozos desde el año 2011 por las escorrentías de lluvia.

«Parece ser que no tienen necesidad real de agua, porque si no no la desperdiciarían como lo hacen», comentó asimismo Sánchez, respecto a que las balsas carecen de conexión a la red de distribución de la comunidad de regantes, algo que Arco Sur trata ahora de solucionar con nuevas obras.

En todo caso, la Federación mostró su preocupación por hecho, reconocido en Arco de que las balsas estén diseñadas solo para evacuar el agua para regar las fincas que ocupan y no para desalojarla al mar, a través de las ramblas. El Gobierno regional no aclaró por qué fueron construidas así, pese a ser balsas de laminación en cuya redacción del proyecto asumió la Consejería de Agricultura y Agua y que autorizó su área de Medio Ambiente.