La falta de formación obliga a la industria a contratar obreros de fuera de la Región

Cuatro alumnos del curso de tubero industrial del Instituto Politécnico, en una clase práctica. / Antonio gil / agm
Cuatro alumnos del curso de tubero industrial del Instituto Politécnico, en una clase práctica. / Antonio gil / agm

Empresas auxiliares buscan a caldereros, tuberos, soldadores, torneros y mecánicos para atender a Sabic, Repsol y Navantia

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Los problemas de las empresas auxiliares del sector industrial de la comarca a la hora de contratar a especialistas aumentan. Se trata de trabajos concretos, como el de tubero, soldador, calderero, instrumentista, tornero, mecánico de motores, fresador, personal de control numérico y ajustador. El déficit de obreros especializados les obliga a contratar personal de fuera de la Región e, incluso, de España, para hacer frente a los trabajos que tienen comprometidos con Navantia, Repsol y Sabic. La falta de atractivo de los puestos, la inadecuada formación de los trabajadores y el desprestigio de la Formación Profesional (FP) están detrás de una escasez que no parece estar en vías de solución. Los representantes empresariales echan en falta una regulación «de verdad», del sector de la FP, para adaptarlo a las necesidades de los empresarios.

La necesidad de Navantia de contratar a más de un centenar de trabajadores del sector industrial, tras haber jubilado a cerca de doscientos este año; las paradas de mantenimiento de Sabic, que está apunto de concluir; la revisión de Repsol, que comenzará en septiembre; y la ampliación, a principios del año que viene, de las instalaciones del fabricante de lubricantes de última generación Ilboc han agravado ese déficit.

La acumulación de trabajo este año y el próximo ha obligado a las empresas de la comarca de Cartagena a lanzarse a buscar trabajadores en el norte de España y en países como Francia y Portugal.

Pese a la demanda de trabajadores, el número de parados del sector está estancado desde hace un año

Preocupante

Esta situación contrasta con el número de parados de la industria que hay en el municipio. Según los datos del Servicio de Empleo y Formación (SEF), hay 1.055 personas que buscan empleo en este sector, cuando hace un año había 1.034.

Es un problema que, desde hace años, tanto la Cámara de Comercio como la patronal COEC han puesto de manifiesto en varias ocasiones. El presidente de la institución cameral, Miguel Martínez, criticó que pese a que Cartagena es la cuna de la formación en puestos de trabajo de la industria, hay una escasez de obreros cualificados «preocupante». En su opinión, existe una «disfunción» entre «lo que necesitamos los empresarios» y lo que «la administración nos proporciona». Dijo no entender por qué «gastamos ingentes cantidades de dinero en cursos que apenas son rentables y no invertimos en formación para la industria». También demanda una ampliación de los institutos donde se forma a los trabajadores del sector, como por ejemplo el Politécnico y el Bastarreche, «que actualmente están al 100% de su ocupación, pese a que todos los alumnos que se forman salen con trabajo».

La patronal COEC cree que la administración ha reaccionado en los últimos años, pero que «debería ser más ágil»

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC), Pedro Pablo Hernández, explicó que se ha reunido en varias ocasiones con representantes la administración para dar a conocer esta situación. No ve lógico que haya empresas que se ven en la obligación de organizar sus propios cursos de formación y de salir fuera de la Región y de España a buscar a los trabajadores.

«Nos preguntan, desesperados, si tenemos alumnos»

La demanda de profesionales del sector industrial, sobre todo de cara a realizar trabajos en las paradas de mantenimiento de Sabic y Repsol, ha llevado al Instituto Politécnico a impartir el Certificado de Profesionalidad de Tubero Industrial. Se trata de un curso intensivo de unos cuatro meses, aproximadamente, creado para «satisfacer las exigencias de las empresas del sector de la comarca de Cartagena», explicó el profesor Francisco José Ruano. El Politécnico imparte las clases por las tardes a 18 alumnos, de entre 17 y 42 años. Se trata de un curso del Servicio de Empleo y Formación (SEF). Los estudiantes, tras la formación, harán prácticas laborales en empresas. Según la previsión del centro educativo, el 100% de los alumnos encontrarán trabajo tras los estudios, igual que ocurre con los del ciclo de Soldadura y Calderería. «No hay tuberos y es una de las profesiones más demandadas en estos momentos. Los empresarios vienen, desesperados, y nos preguntan qué tenemos. El problema es que no hay relevo generacional, a pesar de que una vez que aprendes el oficio los sueldos son bastante altos», aseguró. Los alumnos están próximos a acabar su formación y tras las prácticas comenzarán a trabajar, con toda probabilidad.

Economía digital

«La administración ha reaccionado en los últimos años, con la Formación Profesional Dual, pero debería ser más ágil para solventar la demanda que hay de trabajadores especializados y, de paso, prepararse para la Industria 4.0», añadió Hernández.

El instituto Politécnico y el Bastarreche ya imparten cursos específicos que demandan las empresas. Por ejemplo, en el primero de ellos, además de grados formativo de soldadura, imparten uno de tubero industrial. Incluso la UPCT oferta ya un máster de soldadura profesional, para el próximo curso.

Destacados son los que prepara el SEF, que a lo largo de este año y el próximo impartirá una quincena. Tienen como objetivo mejorar las posibilidades de inserción laboral de los alumnos, mediante una formación de alto nivel, por ejemplo en ensayos no destructivos, una de las principales ramas que precisa Navantia.

Otras de las profesiones que son demandadas, y para las que se han creado cursos, es técnico en control de calidad de soldaduras, inspector de uniones soldadas en fabricación, analista mediante ensayos no destructivos de productos acabados y técnico de control de calidad en la industria pesada.

Centro de referencia

También hay cursos relacionados con la soldadura oxigás y mig mag y Soldadura con electrodo revestido, entre otros relacionados con esta profesión. La mayoría de los programas formativos serán impartidos en el Centro de Referencia Nacional de Formación Profesional de Cartagena, puntero en el ámbito de la química. Este centro es uno de los pocos de España que imparte cursos de la especialidad de organización y control de ensayos no destructivos, donde expiden un certificado de profesionalidad.

La UPCT impartirá el curso que viene un máster de soldadura

La Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) impartirá el próximo curso, a través de sus escuelas de Ingeniería Industria e Ingeniería Naval, el Máster en Ingeniería Internacional de la Soldadura. Es una profesión muy demandada por empresas como Navantia y para la que, según la patronal Fremm, falta mano de obra en la Región. La UPCT explicó ayer en un comunicado que los estudios se dividen en cuatro módulos. Quien lo supere conseguirá el diploma de 'International Welding Engineer (IWE)', por el International Institute of Welding. Este curso ha sido organizado por el Departamento de Ingeniería de Mecánica, Materiales y Fabricación, en colaboración con Cesol, la Asociación Española de Soldadura y Tecnologías de Unión. En él participan profesores de distintos departamentos de la UPCT, así como de otras universidades. También lo harán especialistas de la industria de reconocido prestigio y experiencia en sus respectivos campos.