FCC exige al Ayuntamiento 2,87 millones por trabajos en jardines en los últimos 4 años

La antigua concesionaria presenta facturas por tareas no incluidas en su contrato y el Gobierno municipal dice no tener constancia de impagos

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La antigua empresa concesionaria del servicio municipal de mantenimiento de los jardines, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), ha presentado en el Ayuntamiento de Cartagena una reclamación de 2,87 millones de euros por facturas impagadas. Según confirmaron a 'La Verdad' fuentes de la compañía, esta cantidad corresponde a trabajos encargados por la institución en todo el municipio y fuera de los establecidos en el contrato. Como ejemplo, citaron las podas de árboles de gran porte.

El contrato estuvo vigente hasta el 31 de diciembre de 2018 y el dinero guarda relación con tareas realizadas, según la empresa, desde enero de 2015 hasta aquella fecha. En este periodo ocuparon el gobierno local PP, MC y PSOE.

Para tenerlo claro

Antiguo contrato
FCC reclama el pago de 2,87 millones de euros por tareas realizadas desde enero de 2015 a diciembre de 2018.
Nuevo contrato
Desde enero de 2019 lo lleva la UTE Acciona-Actúa.

FCC, que registró su solicitud el 8 de mayo, junto a una «abundante documentación» digitalizada, insta a la corporación a sumar a los casi tres millones de euros los intereses fijados en la Ley 3/2004. Se trata de la normativa sobre medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

En la empresa negaron que la reclamación, hecha a pocos días de las elecciones municipales, responda a intereses electorales, pues la deuda afecta a la gestión realizada por tres partidos. También rechazaron que tenga que ver con la adjudicación del nuevo contrato, para cuatro años, a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Acciona-Actúa.

Etapas de PP, MC y PSOE

Las fuentes consultadas explicaron que, debido al elevado volumen de órdenes de trabajo, la compañía ha tenido que hacer un esfuerzo para reunir la información. «Entendemos que hay un enriquecimiento injusto por parte del Ayuntamiento», añadieron. Y comentaron que se reservan acciones judiciales.

En la Concejalía de Infraestructuras, que dirige el socialista Juan Pedro Torralba, entienden que la petición «podría entenderse como un afán de ánimo de lucro de la empresa». El Ejecutivo local lo resume en tres razones: «por no negarse a la continuidad del servicio, una vez finalizado el contrato; por no negarse a realizar labores fuera del 'supuesto' objeto del contrato; y por presentar una reclamación extemporánea y desproporcionada».

Fuentes del equipo de gobierno aseguraron no tener constancia de que exista la deuda reclamada por FCC, así como de ninguna «negativa» de la compañía «a la ejecución de ninguna labor propuesta». Agregaron que en el área de Infraestructuras no hay datos sobre «ampliación de plantilla, medios o maquinaria auxiliar» y señalaron que «en todo caso, la maquinaria siempre ha sido facilitada por el Ayuntamiento».

«Sorprende esta reclamación, basada en un contrato extinto, en el que la empresa FCC vio asegurada la continuidad de su trabajo en el periodo comprendido entre 2013 y 2018», manifestaron en el equipo de gobierno local, del PSOE.

Tardía y «desproporcionada»

Pusieron de manifiesto, también, que «precisamente, parte del retraso en la adjudicación de un nuevo contrato fue debido a los distintos recursos presentados por FCC en el proceso de licitación, que contemplaba todas las zonas» del municipio. En la corporación recordaron que todos los recursos fueron ganados por la administración, por lo que «queda suficientemente claro que se realizó una licitación pública y transparente, con criterios objetivos».

Por último, el equipo de gobierno quiso reconocer «la excelente labor de los trabajadores» de la nueva concesionaria, «que están transformando de manera sustancial la imagen de nuestros parques y jardines». También comentaron que «resulta llamativo que, teniendo como base a la misma plantilla, más las incorporaciones de la nueva contrata, la diferencia del servicio es abismal».