Evacuan en ambulancia a un funcionario tras discutir con el concejal de Personal de Cartagena

Manuel Mora y Bernardo Muñoz./LV
Manuel Mora y Bernardo Muñoz. / LV

El edil Manuel Mora declara a la Policía que el exsecretario general del Pleno, Bernardo Muñoz, «se tomó a mal» un decreto de reubicación y niega haberle agredido

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La reubicación de altos funcionarios ordenada en las últimas semanas por el Gobierno local de Cartagena derivó este lunes en un incidente entre el concejal de Personal, Manuel Mora, y el exsecretario general del Pleno, Bernardo Muñoz. Este último recibió asistencia médica y fue trasladado en ambulancia hasta el Hospital Santa Lucía al sentirse indispuesto tras una discusión con el edil socialista, según fuentes de Emergencias fue atendido por una contusión en las piernas.

Según confirmaron a 'La Verdad' fuentes municipales, los hechos ocurrieron hacia las nueve menos diez de la mañana en el despacho del concejal, en el edificio administrativo San Miguel. Funcionarios del área de Personal escucharon un fuerte golpe procedente de la estancia y abrieron la puerta, con una tarjeta magnética. Los trabajadores vieron a Mora en una esquina, y a Muñoz en otra, en el suelo. Según las fuentes consultadas, el empleado se quejó de dolor en la cadera y el concejal afirmó: «Yo no lo he tocado».

A continuación, los empleados llamaron a los servicios médicos, que atendieron al funcionario y lo trasladaron en una ambulancia no medicalizado. También fue requerida la presencia de la Policía Local, que por medio de dos agentes levantó acta de lo ocurrido en la Concejalía, ubicada en la segunda planta del edificio.

Policía Local e Inspección

Fuentes del Gobierno local afirmaron que el concejal pidió declarar de forma voluntaria. Según la versión de Mora, al comunicar al funcionario el contenido de un decreto de traslado a otro servicio, desde su puesto actual en el área de Hacienda (que también depende de Mora), Muñoz «se lo tomó muy mal». Otras fuentes indicaron que el concejal afirmó que el funcionario salió corriendo y se topó contra una cristalera.

En el Ejecutivo remarcaron que, frente a los comentarios extendidos este lunes en el Consistorio, «es rotundamente falso que el concejal haya agredido al funcionario municipal». La Policía investiga los hechos, al igual que la Inspección de Trabajo. Esta última se personó, asimismo, en San Miguel, en medio de un creciente revuelo entre la plantilla.