Un estudio revela que los cetáceos no ensordecen con los cruceros del puerto

Las conclusiones del proyecto Cetacustic fueron presentadas ayer. /Pablo Sánchez/ AGM
Las conclusiones del proyecto Cetacustic fueron presentadas ayer. / Pablo Sánchez/ AGM

El proyecto Cetacustic permitirá redactar unas directrices de gestión de los barcos de pasajeros para reducir su impacto en los animales marinos

C. R.CARTAGENA

Un estudio denominado Cetacustic ha determinado que el ruido de los cruceros en el Puerto de Cartagena no supera los límites para que los cetáceos pierdan audición o cambien de comportamiento y huyan. Dicho trabajo solo certifica cierto impacto de enmascaramiento auditivo, debido a que las frecuencias del sonido del crucero solapan con parte de las frecuencias empleadas por los cetáceos para realizar tareas de comunicación, localización y navegación, fundamentalmente en frecuencias bajas y medias (cetáceos LF y MF), lo que puede dificultarles alguna de estas actividades. Los científicos consideran ese tipo de impacto como el menos perjudicial para esos animales, según informó la Autoridad Portuaria en un comunicado.

El proyecto Cetacustic, cuyas conclusiones fueron presentadas ayer, es una iniciativa del Puerto apoyada por la patronal regional Croem y la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica.

El estudio ha sido elaborado por los profesores de la UPCT Javier Gilabert y José Luis Sancho para determinar la interacción entre el turismo de cruceros y los cetáceos en el entorno protegido del Puerto de Cartagena-Valles Submarinos del Escarpe de Mazarrón de la Red Natura 2000. Con los resultados obtenidos se han propuesto unas directrices de gestión del turismo de cruceros para minimizar la afección.

Para la realización del estudio se registró el ruido procedente de cuatro buques de pasajeros representativos de los diferentes cruceros que realizaron escala en Cartagena durante los meses de mayo a septiembre de 2018. Los buque se agruparon según el número de pasajeros en dos categorías. La primera con capacidad para más de 3.000 pasajeros, 'Britannia' y 'Celebrity Reflection' y la segunda, para menos de 500 pasajeros, 'Wind Surf' y 'Seadream I'.

Control en Cala Cortina

Mediante un hidrófono situado en un punto de muestreo lo más próximo a la ruta de los buques, concretamente al suroeste de la playa de Cala Cortina, los expertos obtuvieron más de 2.000 minutos de grabación sonora. Posteriormente se realizó el procesado de los datos, lo que permitió la caracterización y evaluación del ruido submarino producido por los cuatro cruceros seleccionados durante las maniobras de aproximación y salida del puerto. Finalmente, llegaron a la conclusión de que esas emisiones no superan los límites para que los cetáceos pierdan audición o cambien de comportamiento y huyan

En la presentación del estudio, el vicepresidente del Puerto, Pedro Pablo Hernández, indicó la importancia de estos estudios ya que este organismo público «tiene entre sus objetivos ser uno de los más sostenibles del Mediterráneo, por una parte, pero también es consciente de la importancia que tiene el turismo de cruceros a nivel local y regional».

La realización de estudios que permitan conocer cómo afecta la actividad portuaria a los hábitats es primordial, dijo. «Se trata de una valiosa experiencia que pone de manifiesto resultados y aportaciones que nos van a permitir sentar las bases para abordar, de cara al futuro más inmediato, soluciones a cuestiones como la contaminación acústica subacuática», concluyó.