El estatus de BIC limita el uso previsto en la Casa del Niño

Fachada de la Casa del Niño que da a la calle Real. / José María Rodríguez / agm
Fachada de la Casa del Niño que da a la calle Real. / José María Rodríguez / agm

«Los técnicos estudian si el taller arqueológico dotado de un muelle de carga es compatible», dice el director general de Bienes Culturales

EDUARDO RIBELLES CARTAGENA.

El aprovechamiento de la Casa del Niño para albergar el servicio de recuperación arqueológica del Centro Regional de Restauración ha tropezado con una nueva condición que hay que cumplir antes de aprobar un proyecto definitivo y contratar las obras. Los cambios en la Consejería de Cultura (tres responsables en poco más de un año) no ayudan a acelerar un proyecto que lleva tres años sobre la mesa. El director general de Bienes Culturales, Juan Antonio Lorca, informó a 'La Verdad' del último capítulo, por ahora. «Para tener ese centro en la Casa del Niño es necesario instalar un muelle de carga», explicó. La pregunta es ¿lo permite su catalogación como Bien de Interés Cultural (BIC)? Lorca confía en que sí.

Todos los museos que trabajan con piezas arqueológicas, que hay que recibir, restaurar y volver a cargar para su transporte al lugar de exposición o de origen, cuentan con infraestructuras de este tipo. También, por poner un ejemplo, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, situado en el Paseo del Muelle. Para instalarlo en la Casa del Niño, habría que habilitar una entrada de camiones o un lugar donde estacionarlos y una plataforma desde la que se pueda trabajar, con poleas, elevadores hidráulicos o el medio oportuno, para llevar piezas a veces muy voluminosas hasta el taller en el que actuar sobre ellas.

USO PASADO Y PRESENTE

Gota de Leche
Fue casa de subsistencia para alimentar a hijos de familias pobres, en la posguerra.
Centro Histórico Fotográfico
De 2007 a 2010 fue sede del Centro Histórico Fotográfico de la Región. Cerró por deficiencias en el techo.
uCentro educativo
Acoge aulas del colegio San Isidoro y Santa Florentina.
uCentro de restauración
La Comunidad propone centrarlo en la recuperación arqueológica.

«Esto es lo que estamos intentando hilvanar, para que case con las características del edificio», apunta el director general, quien asegura que hará todo lo posible «para que ese centro de arqueología sea una realidad, porque si tiene que estar en algún sitio de la Comunidad, debe ser aquí, donde más bienes arqueológicos de valor tenemos». No obstante, indicó que «si finalmente fuera incompatible, buscaríamos otro uso». «Vacío no se va a quedar el inmueble», añade.

Este tipo de centros necesitan un lugar en el que los camiones puedan dejar grandes piezasLas obras deberían haber comenzado a finales del año pasado; los 300.000 euros siguen disponibles

Un proyecto, tres consejeros

La idea de albergar el centro de restauración en Cartagena partió, a finales de 2016 de Noelia Arroyo, actual consejera de Transparencia y Portavoz y candidata a la alcaldía de Cartagena por el Partido Popular. Como consejera de Cultura presentó a bombo y platillo esta propuesta. Después de su cambio de competencias, el año pasado, coincidiendo con el relevo en la presidencia regional (Fernando López Miras por Pedro Antonio Sánchez), se supo que El Palmar (Murcia) retendría la parte más importante de este servicio, la de puesta al día de bienes muebles. Allí se han hecho, por ejemplo, las grandes recuperaciones de imágenes de Semana Santa.

El traslado a Cartagena quedó limitado al servicio de restauración arqueológica. Eso concedió un rango menor al centro en la Casa del Niño, ya con Javier Celdrán en la Consejería. Con el cambio de año y el proyecto sin empezar, la partida presupuestaria (300.000 euros) se deslizó a 2018. Una nueva remodelación del Ejecutivo ha situado a Miriam Guardiola como consejera. A las pocas semanas se ha conocido este nuevo escollo: la necesidad de hacer un estudio para comprobar si el muelle de carga y descarga es compatible con el BIC.El edificio acoge una extensión del Colegio de San Isidoro y Santa Florentina.

Más mejoras en el colegio

La última obra de importancia realizada en él consistió en rehabilitar dos salas para convertirlas en aulas, con el fin de eliminar las dos prefabricadas instaladas en el patio desde hacía una década.

La Consejería de Educación tiene comprometidas, además, la reforma en el comedor escolar y la construcción de nuevos aseos y de una sala de usos múltiples. Actualmente, los cien niños con plaza en el comedor son atendidos por medio de un catering. Todo ello en el ala que da a la calle Tolosa Latour. El centro de restauración estaría en el extremo contrario (fachada hacia las calles Licenciado Cascales y Real). Allí funcionó, entre 2007 y 2010, el Centro Histórico Fotográfico (Cehiform), tras una restauración de techos y cornisas. Sin embargo, un derrumbe parcial obligó a cerrarlo. Desde entonces, esa parte del inmueble no ha tenido uso alguno ni ha sido sometido a tareas para mejorar su estado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos