Un espectáculo de 360 grados

Ensayo de uno de los enfrentamientos de la batalla, ayer en la Cuesta del Batel, con la Muralla de fondo./Pablo Sánchez / AGM
Ensayo de uno de los enfrentamientos de la batalla, ayer en la Cuesta del Batel, con la Muralla de fondo. / Pablo Sánchez / AGM

Decenas de personas ensayan la batalla de las fiestas históricas en la Cuesta del Batel. Las gradas cambian de ubicación y se mantiene el emplazamiento sobre la Muralla para que el público vea el asedio desde todos los ángulos

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Casi tres mil espectadores podrán asistir el último viernes de septiembre en la Cuesta del Batel a una reconstrucción del asedio de las legiones romanas a la Qart Hadast defendida por las tropas carthaginesas, con una importante novedad respecto a ediciones anteriores. Tendrán la posibilidad de elegir la orientación desde la que contemplarla, ya que las gradas y los emplazamientos reservados para ellos prácticamente rodearán el lugar de la contienda. «Será un espectáculo disfrutable en 360 grados a la redonda», indicó su creador, Gerardo González. Las tribunas, hasta ahora situadas frente a la Muralla, se prolongarán en esta ocasión también a ambos flancos, creando una especie de recinto acotado para ver los intentos de los romanos de tomar al asalto la fortaleza púnica. Es el gran cambio ideado por González, que se estrena como responsable de este acto con la intención de conseguir «la recreación histórica más fiel a lo que realmente pasó hace dos mil años en la toma de Qart Hadast».

Alrededor de un centenar de persona realizó ayer en el escenario tradicional de la batalla el primer ensayo general tras las vacaciones de agosto. «Estamos muy cerca del resultado final que quiero conseguir y que entusiasmará al público dentro de diez días», indicó el director de escena, miembro de la IV Legión Quinto Trebelio y que interpretará a este general.

La hora de comienzo de las hostilidades será a la seis de la tarde, como es tradicional y su duración ha quedado fijada en poco más de una hora. Los diálogos y los parlamentos entre los intérpretes de los generales enemigos, el carthaginés Magón y el romano Escipión, variarán ligeramente. El cambio fundamental está en tomar la muralla, que hace las veces de fortificación de la ciudadela carhaginesa, como eje de la escenificación «de lo que pasó realmente».

Así, habrá un ataque inicial romano, con las legiones en formación triple ('velites' o infantería ligera y 'hastati' en primera línea, príncipes, en retaguardia y los 'triari' o infantería pesada como cobertura). Le seguirá una escaramuza menor entre avanzadillas de ambos bandos y, después, una contra desde la fortaleza de las falanges carhaginesas. Escipión asestará el golpe definitivo con la ofensiva combinada desde el sur y desde el oeste «que el público podrá ver perfectamente cómo triunfa», aseguró González. Todo ello con la toma de la ciudad como eje argumental, descartadas las batallas por grupos y a campo abierto de otros años.

Para ello, González, estratega curtido en muchas puestas en escena de contiendas en miniatura, cuenta con un equipo de tres mil personas, de las que dos docenas son profesionales de la empresa Legend. «Ellos se ocuparán de las escenas de riesgo, como las cargas de caballería y el manejo del fuego, con el que los dos bandos se hostigarán, mientras que los festeros se emplearán a fondo en dar verosimilitud histórica a las acciones bélicas», dijo González. Para ello, además de ensayar las formaciones originales de combate ('aces', tortugas, ajedrezados y falanges, entre otras) perfeccionan la recepción de órdenes, que en el caso romano serán transmitidas por primera vez en latín.

«Para este espectáculo que combinará una puesta en escena de cine con una fidelidad total a la historia he pensado incluso el título de 'El sueño de Neptuno'», explicó González, «porque la leyenda cuenta cómo fue este dios el que reveló a Escipión en un sueño que la forma de tomar la ciudad era atacar por los flancos».

Tras la derrota, el campo de batalla quedará cubierto de víctimas antes de que los romanos marchen hacia el puerto para entregar condecoraciones e iniciar su desfile triunfal hacia el campamento.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos